La Red Eclesial Latinoamericana y Caribeña de Migración, Desplazamiento, Refugio y trata de Personas (Red Clamor) envía una carta de solidaridad al coordinador general de la Red Jesuita con Migrantes (RJM LAC), Javier Cortegoso, tras el vandalismo sufrido en las instalaciones del SJM Haití el viernes 16 de septiembre.

 

Mérida 17 de septiembre de 2022

Javier Cortegoso
Red Jesuita con Migrantes LAC

Recibe nuestro fraternal saludo en Cristo Migrante.

A través de estas líneas queremos expresarte nuestra solidaridad ante los lamentables sucesos acontecidos en Ounaminteh, Haití, en donde fueron afectadas las instalaciones del SJM, en el contexto del caos general, que no cesa en ese sufrido país.

Conocemos el gran servicio que ustedes prestan al pueblo haitiano, en especial a las personas en movilidad forzada, víctimas del empobrecimiento creciente, la violencia y las catástrofes relacionadas con la crisis climática.

Somos testigos del amor que sienten y la alta valoración de la gran mayoría de los haitianos por el trabajo que ustedes realizan, por lo cual estos hechos aislados, son fruto de la desesperación y de la falta de políticas públicas para enrumbar a todos los haitianos por las sendas del Desarrollo Humano Integral, sin que nadie quede excluido de su derecho a vivir con dignidad.

Te pedimos que hagas llegar a todos los hermanos y hermanas del SJM en Haití, a toda la RJM y la Compañía de Jesús, nuestra solidaridad y plena comunión en este momento de incertidumbre y mucho dolor. Cuando un miembro del cuerpo sufre, todo el cuerpo sufre y así lo sentimos en la Red CLAMOR.

Nos unimos en oración para que cese la violencia y el Servicio Jesuita pueda seguir adelante con el extraordinario trabajo que vienen realizando en Haití, con plena seguridad para sus bienes, pero en especial para las vidas de sus compañeros y compañeras de misión.

Oramos también por los hermanos que participaron en esta acción violenta, pues ellos son víctimas del sistema que impera en Haití, que degrada a los seres humanos y engendra violencia, para que el Señor toque sus corazones, les haga experimentar su misericordia y puedan luchar de forma pacífica por sus derechos, pero nunca más se vuelvan contra los que los ayudan.

Con San Ignacio reafirmamos que vale la pena que en muestras vidas todo sea Amar y Servir, aun en medio de las turbulencias y una vez más les animamos a seguir adelante con su misión

Fraternalmente,

+ Mons. Gustavo Rodríguez
Arzobispo de Yucatán, México
Presidente de la Red CLAMOR

MSc. Elvy Monzant Árraga
Secretario Ejecutivo de la Red CLAMOR

Descargar Comunicado en PDF

 

Información de Red Clamor