El objetivo de la directiva es brindar capacitaciones y conseguir proyectos para que las artesanas del Territorio Indígena Mojeño Ignaciano (TIMI) fortalezcan su trabajo tanto en tejido como en cerámica. Además, quiere reforzar la lucha contra la violencia a mujeres y niños.

 

Lo primero que hacen las mujeres de Agodonal, una comunidad del Territorio Indígena Mojeño Ignaciano (TIMI), Beni-Bolivia, es lucir los manteles pintados a mano y las hamacas y bolsos tejidos en telar. Ellas aprendieron desde niñas el tejido y pintado, actividades, que junto a la cerámica, son el principal sustento económico que tienen.

Así reciben la visita de tres de las integrantes de la directiva de la Subcentral de Mujeres del TIMI y de la subalcaldesa del territorio, Sara Jiménez, que llegan a este lugar en el feriado del 18 de noviembre, que se recuerda el día de creación de Beni.

Esta muestra de talento le refuerza a la Subcentral de Mujeres del TIMI su objetivo de fortalecer estas actividades, no solo en Algodonal sino en las 19 comunidades que forman parte de este territorio, ubicado en el municipio beniano de San Ignacio de Mojos.

“Queremos canalizar proyectos para que ellas puedan beneficiarse en la artesanía y el tejido y en cerámica (…) La mayoría de las hermanas hacen ese trabajo, por eso hay que buscar proyectos para que ellas puedan seguir trabajando e incentivando a otras mujeres de las comunidades”, explica la presidenta de la Subcentral de Mujeres del TIMI, Rosario Cunavi.

Precisamente, durante el encuentro las comunarias les piden que se pueda reforzar las actividades que realizan. Fabiola Noza, una de las artesanas de Algodonal, cuenta que las mujeres requieren apoyo para continuar con su trabajo, y así, incluso, podría haber más artesanas en esta comunidad.

Por eso, la Subcentral actualmente está en la tarea de tramitar personería jurídica con el fin de canalizar proyectos; las dirigentas esperan ya obtenerla los primeros meses del siguiente año.Esa fue una de las demandas que surgieron en el Encuentro de Mujeres del TIMI, que hubo hace algunas semanas.

Participación política

La Organización de Mujeres tiene orígenes en 1988.Inició como Club de madres, donde las mujeres se reunían para producir materiales con el fin de contar ingresos y luego fue tomando más fuerza en la incidencia política. Es así que actualmente las 19 comunidades del TIMI tienen Organización de Mujeres; este año se terminaron de conformar las que faltaban.

Las dirigentes cuentan que partir de estas organizaciones, las indígenas comenzaron a tomar espacios políticos que antes eran exclusivos para las mujeres.

“Hoy nuestras hermanas ya se animan a llevar un cargo importante dentro de la comunidad, como corregidoras, como cacicas, como consejo educativo”, explica, orgullosa, Cunavi.

Como resultado de ese trabajo de incidencia política que hizo la Subcentral es que actualmente el TIMI tiene mayor número de corregidoras que de corregidores y, además, es una mujer la que preside la Subcentral Mixta.

En ese sentido, la secretaria de la Subcentral de Mujeres del TIMI, Carmen Rosa Noza, destaca el rol de las mujeres es relevante.

Pese a los avances, aún hay mucho que avanzar coinciden las dirigentes y las comunarias de Algodonal. Estas comentan, entre risas, cómo los hombres que también se dieron cita para recibir la comitiva se retiraron cuando se empezó a hablar sobre temas que interesan e involucran a las mujeres.

Lucha contra la violencia

Además del fortalecimiento de las actividades económicas y políticas, a esta Subcentralle interesa trabajar en la prevención de la violencia contra mujeres y niños en el TIMI. Esto debido a que identificaron que en varias de las comunidades es un problema latente.

“Hubo casos que ocurrieron en las comunidades y hemos ido solucionándolo. Hacemos conocer la Ley 348 para que sepan donde hay que denunciar. Es importante que sepan sus derechos y la importancia de la mujer en las comunidades”, explica Cunavi.

Por ello, la presidenta y la subalcaldesa forman parte de una Red de lucha contra la violencia que tiene el fin de continuar con talleres de socialización de la Ley Nº 348: Integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia.

La subalcaldesa Jiménez destaca que, además, en las comunidades hay promotoras comunales que refuerzan la lucha contra la violencia y promueven los derechos de las mujeres y que de ese modo cada vez más, las indígenas son conscientes de sus derechos.

 

Imagen e información de repam.net