Con la incorporación de registros de más de 15.000 empresas, fundaciones y fideicomisos, la base de datos Offshore Leaks, del International Consortium of Investigative Journalists, ahora tiene información sobre más de 800.000 entidades registradas en jurisdicciones secretas que se han conocido gracias a cinco investigaciones diferentes.

    El International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ) publica datos de beneficiarios finales de más de 15.000 compañías offshore, fundaciones, fideicomisos y otras entidades mencionadas en la investigación de Pandora Papers. Los registros se agregaron a la base de datos de Offshore Leaks y provienen de dos empresas proveedoras de servicios offshore: La firma panameña Alemán, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal) y Fidelity Corporate Services, con sede en las Islas Vírgenes Británicas. En el caso de Colombia, el mayor número de registros corresponde al banquero Jaime Gilinski Bacal.

Con esta adición, Offshore Leaks ahora contiene información clave de más de 800.000 compañías offshore que provienen de cinco filtraciones diferentes, y vínculos con personas y entidades en más de 200 países y territorios. 

La incorporación de estos datos arroja luz sobre los verdaderos dueños de compañías, fundaciones y fideicomisos registrados en jurisdicciones secretas. En total, la aplicación interactiva revela más de 740.000 nombres de personas y empresas detrás de estructuras opacas.

El ICIJ publica esta información en nombre del interés público. Si bien la presencia del nombre de una persona o de una empresa no tiene la intención de sugerir que se haya involucrado en una conducta ilegal o inapropiada, el ICIJ cree que proporcionar estos datos a todos de forma gratuita ayuda a arrojar luz sobre el daño que ha causado la economía offshore.

Los nuevos datos hacen parte de Pandora Papers, la investigación liderada por el ICIJ en la que participaron medios de todo el mundo –incluyendo a la alianza El Espectador-CONNECTAS en Colombia– que se basa en más de 11.9 millones de registros de 14 firmas proveedoras de servicios offshore que exponen el uso de esta industria en más de 200 países y territorios. Esto incluye individuos que usan el secretismo de paraísos fiscales para comprar y vender propiedades, ocultar activos de las autoridades tributarias, hacer inversiones en compañías o portafolios bancarios, entre otros. 

Las estructuras offshore pueden ser usadas para evadir impuestos, lavar dinero o facilitar otras actividades ilegales. Pandora Papers revela las entidades offshore de más de 330 políticos y más de 130 multimillonarios, así como de celebridades y miembros de la nobleza. De América Latina figuran más de 90 altos funcionarios o políticos. Los documentos también muestran los movimientos financieros de estafadores, narcotraficantes, líderes de culto fugitivos y funcionarios deportivos corruptos.

“Es el secretismo lo que facilita el delito”, dijo el director del ICIJ, Gerard Ryle. “Nuestro trabajo ha demostrado que los paraísos fiscales pueden ofrecer protección a las personas y empresas que tienen algo que ocultar. Ya se trate de activos que deberían haber sido gravados o dinero sucio que debería haberse confiscado, este sistema existe para esconder la riqueza de las autoridades y proteger a los corruptos de la rendición de cuentas”.

Pandora Papers, la mayor colaboración periodística de la historia, demostró que muchos de los funcionarios y poderosos que podrían ayudar a acabar con la industria offshore en realidad se están beneficiando de ella, ocultando activos en compañías opacas y fideicomisos mientras sus gobiernos hacen muy poco para detener el flujo de dinero ilícito que enriquece a los criminales y empobrece a los países.

“A las investigaciones del ICIJ durante los últimos ocho años, incluidos los Panama Papers y Pandora Papers, se les atribuye el mérito de arrojar luz sobre esta economía en la sombra”, dijo Ryle. “La base de datos de Offshore Leaks ayuda a devolver el poder de la información a donde pertenece: en manos del público”.

Los nuevos datos agregados a Offshore Leaks representan solo una fracción de la información disponible en la filtración de Pandora Papers. Hoy el ICIJ está publicando datos extraídos de los documentos de dos de los 14 proveedores de servicios que hacen parte de la filtración. En 2022 incorporará más datos vinculados a otros proveedores de Pandora Papers. El ICIJ no publica documentos en bruto ni información personal. La base de datos contiene una gran cantidad de información estructurada sobre propietarios de empresas, apoderados e intermediarios en jurisdicciones secretas, pero no divulga comunicaciones privadas, información de cuentas bancarias ni documentos personales privados. Como los registros provienen de documentos filtrados y no de un registro estandarizado, puede haber nombres duplicados, incluso en la misma filtración.

Estos nuevos datos revelan información confidencial sobre los propietarios de entidades offshore registradas en su mayoría en las Islas Vírgenes Británicas, una jurisdicción notoriamente secreta, entre 1980 y 2018.

El ICIJ también lanza nuevas funciones que facilitan la navegación de la base de datos, como filtros que les permiten a los usuarios identificar fácilmente qué filtración es la fuente de un registro específico. También incluye filtros para explorar los datos por jurisdicción y país. 

Pandora Papers ofrece una cantidad de información sin precedentes acerca de los verdaderos propietarios de entidades registradas en Islas Vírgenes Británicas, Seychelles, Hong Kong, Belice, Panamá, Dakota del Sur (EE. UU.) y otras jurisdicciones secretas. Una parte significativa de la información sobre beneficiarios finales en Pandora Papers proviene de los reportes generados por los proveedores para el Sistema de búsqueda segura de beneficiarios reales de Islas Vírgenes (BOSS, por sus siglas en inglés), que se estableció a raíz de la investigación de Panama Papers en 2016. Hoy la información recogida por BOSS sigue sin estar disponible al público, razón por la cual el ICIJ continúa dando acceso gratuito y libre a estos datos.

Los Pandora Papers tienen más de dos millones de registros de Alcogal, un bufete de abogados con sede en Panamá. Los clientes de Alcogal representan casi la mitad de los 336 políticos y funcionarios públicos que el ICIJ y los medios aliados identificaron en los Pandora Papers. Entre ellos se encuentran exmandatarios y algunos en ejercicio como el presidente de Ecuador y el rey de Jordania, entre muchos otros. En los datos sobre beneficiarios reales que ICIJ pudo estructurar, casi la mitad de las empresas estaban vinculadas a Alcogal.

Si bien los datos de Pandora Papers de Alcogal y Fidelity agregados a Offshore Leaks contienen información que no estaba disponible para el público a través de fuentes abiertas, no todos los oficiales o individuos importantes que aparecen en los Pandora Papers aparecen en la base de datos pública. Esto se debe a que la información sobre la propiedad a menudo se oculta en correos electrónicos, cartas de poder y notas internas y no se puede extraer fácilmente de manera sistemática.

La publicación de Pandora Papers ha tenido consecuencias en todo el mundo. A las pocas horas de la publicación del 3 de octubre de 2021, las autoridades de Pakistán, México, España, Brasil, Sri Lanka, Australia y Panamá y otros lugares prometieron abrir investigaciones. El Parlamento Europeo, así como los de Malasia, Colombia, Ecuador y Brasil, entre otros, realizaron debates sobre los hallazgos de los Pandora Papers.

Citando los documentos de Pandora, los legisladores estadounidenses propusieron una ley para tomar medidas enérgicas contra los “facilitadores” financieros. Según los expertos, se trata de la reforma más significativa contra el lavado de dinero desde el 9/11.

“Estas filtraciones nos dicen, una vez más, que el secreto financiero está en el corazón de la economía global y corre como un veneno por las venas de nuestros sistemas políticos”, escribió Alex Cobham, director ejecutivo de Tax Justice Network, tras la publicación de los Pandora Papers.

 

Imagen e información de connectas.org