El encuentro tuvo lugar en Tabatinga, una pequeña ciudad brasileña que confina con la ciudad colombiana de Leticia, no lejos de la ciudad peruana de Santa Rosa del Rio de las Amazonas.
Es la zona en la que está enclavada la diócesis del Alto Solimões, cuyo obispo, Dom Alcimar Caldas Magalhaes ha tomado parte en algunas fases del encuentro, y ha subrayado la importancia del trabajo que llevan adelante los miembros del Equipo Itinerante. En total han sido diez días de encuentro, dividido en diversas fases y concluido con la llamada “inter-institucional”, en la que han participado cerca de 40 personas. La presencia de cinco miembros de la Compañía de Jesús -ha dicho el P. Adelson A. Santos S.J., Superior de la Región Amazónica- ha sido un signo concreto del intenso deseo entre los jesuitas de continuar la contribución a este innovador y profético trabajo que llevan a cabo compañeros y compañeras del Equipo itinerante para que pueda crecer en el servicio y la presencia fraterna, cercanos a quienes es más difícil alcanzar porque viven en lugares fronterizos, aislados y olvidados de la sociedad.