Un estudio revela que bancos continúan financiando la destrucción de la Amazonía mediante la inyección de capital a empresas petroleras y de gas.  Para representantes de pueblos indígenas es necesario cortar el flujo de dinero que alimenta la destrucción en este bioma.

 

Según el estudio de  Stand.earth y Amazon Watch titulado “Financiando la destrucción en la Amazonía”, los bancos mundiales están financiando el extractivismo en la región amazónica inyectando recursos a las empresas petroleras y de gas involucradas en deforestación, corrupción y la violación de los derechos humanos de los pueblos indígenas, pese  a los compromisos de sostenibilidad.

Para los representantes de pueblos indígenas es necesario cortar el flujo de dinero que alimenta la destrucción de Amazonía e instan a los bancos a dejar de financiar la expansión petrolera en la Amazonía adoptando una política de exclusión para toda la región.

“Una exclusión del bioma amazónico de todo financiamiento e inversión de petróleo y gas mantendrá a la Amazonía fuera del precipicio de un punto de no retorno ecológico. Eliminará los desastres derivados del petróleo y pondrá fin a las violaciones de derechos perpetrados por la industria”, expresó José Gregorio Díaz Mirabal, Coordinador General de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA).

Asimismo, Díaz Mirabal señaló que esa eliminación de la inversión de los bancos en la industria del petróleo y gas es parte del camino que se debe emprender para un planeta donde se  respeten los  derechos humanos, además, pidió que el  sector financiero invierta en recuperar lo que se perdió en el territorio amazónico.

Por su parte, Marlon Vargas, Presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (CONFENIAE), manifestó que  la industria petrolera ha causado estragos en los pueblos, violado sus derechos, talando los bosques y  ocupando los territorios,  creando de esta manera un caos climático que llevan al colapso de la Amazonía.

“Los bancos que financian esta destrucción son cómplices de lo que es una amenaza genocida para nosotros y una amenaza existencial para la humanidad y nuestro planeta. Hacemos un llamado a todos los demás bancos para que dejen de financiar la extracción de petróleo y el comercio del crudo amazónico, y, en su lugar, inviertan en alternativas económicas sostenibles para nuestros países y comunidades,” exhortó.

Desde 2009, seis bancos europeos han financiado el flujo de más de 150 millones de barriles de petróleo  desde la Amazonía ecuatoriana hasta refinerías estadounidenses. A  Inicios del 2021, seis bancos anunciaron compromisos para detener el financiamiento del comercio de petróleo amazónico proveniente de la región de las cabeceras de la cuenca de Perú y Ecuador, pero sus políticas no abarcan a todo e l bioma amazónico dejando a otras áreas de la región en peligro.

Lea el informe “Financiando la destrucción en la Amazonía”

 

Imagen e información de redamazonica.org