Presentado en la Oficina de Prensa del Vaticano el periódico de L'Osservatore Romano que, mensualmente, informará de historias, experiencias, pero también de pensamientos y opiniones de los marginados, excluidos, refugiados.

L'Osservatore di Strada, una publicación periódica de L'Osservatore Romano está a la venta y disponible desde el pasado 29 de junio. Cada mes informará de las historias, experiencias, pero también de los pensamientos y opiniones de los pobres, los marginados, los excluidos socialmente, las personas heridas por la vida.

No es, sin embargo, "un periódico 'para' los pobres, sino 'con' los pobres", aclaró el director editorial de los medios de comunicación vaticanos, Andrea Tornielli, al presentar el primer número en la Oficina de Prensa de la Santa Sede: "Los involucra haciéndolos hablar, haciéndolos protagonistas".

En L'Osservatore di Strada, una iniciativa del Dicasterio para la Comunicación, colaboran y colaborarán todos los periodistas de los medios de comunicación del Vaticano. También participan la Comunidad de San Egidio, el Centro Astalli, Cáritas, los Vicentinos, el Circolo San Pietro y la Limosnería Apostólica. Muchos de los "pobres" implicados son los de la zona de San Pedro, filmados en sus improvisadas camas de cartón bajo los arcos en un vídeo realizado por la redacción multimedia de Vatican News mostrado en la Oficina de Prensa del Vaticano.

"Todo es el resultado de un buen trabajo en equipo", dijo el director de L'Osservatore Romano, Andrea Monda. Por parte de muchos, empezando por el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, existía, de hecho, el deseo de concretar una intuición que surgió hace años, mientras estaba en marcha la reforma del Dicasterio, que unía las diferentes realidades editoriales de la Santa Sede en una gran familia. Piero Di Domenicantonio, coordinador del Osservatore di Strada, comentó que mientras se barajaba la idea de hacer del histórico diario de la Santa Sede "algo más popular", nació la idea de "un periódico de calle". Luego, la pandemia, la suspensión de las publicaciones y la lenta reanudación del trabajo retrasaron el inicio.

"El periódico de la amistad social y la fraternidad" sale a las calles cada primer domingo del mes, tras el rezo del ángelus del Papa Francisco, éste se distribuye entre los fieles en la plaza de San Pedro a cambio de una contribución voluntaria. Los ejemplares en papel se distribuyen en la Plaza de San Pedro, por algunas de las personas que se alojan en el Palacio Miglior, un antiguo hotel que el Vaticano ha dado en gestión a la Comunidad de San Egidio para dar techo a las personas sin hogar que suelen vivir en los alrededores de la basílica vaticana.

Será para ellos la contribución que los fieles y turistas quieran dar, pero puntualizan que el periódico es totalmente gratuito. Cada ejemplar tiene doce páginas y para el primer número, dedicado al tema del «camino», el artículo llevó las firmas de Mimmo, una persona sin hogar en el centro histórico de Roma, y del escritor Daniele Mencarelli.

«Qué es lo peor de vivir en la calle: la noche. No hay un escondite realmente seguro en la ciudad para dormir», escribe Luigi, otro «sin techo», en la portada de este primer número en la que relata el frío y la inseguridad de no tener un lugar propio.

Además se dedicaron dos páginas enteras a lo que han llamado «las canciones de los suburbios», una colección de relatos, reflexiones, poemas, dibujos realizados por personas asistidas por asociaciones y grupos eclesiales o simplemente encontradas en la calle.

Otra sección, titulada «la otra portada», que ocupa la contratapa, contará con dos lecturas, una espiritual y otra humorística y para el primer número, los autores fueron el Cardenal Enrico Feroci y el artista callejero romano Maupal (Mauro Pallotta), que ve a la Iglesia como un importante cardenal que ayuda a una anciana a llevar la compra y cruzar la calle.

 

Información de vaticannews.va - jesuitas.pe