Hoy, 14 de enero de 2024, día de la Divina Pastora, se cumple un año del inicio de mi servicio como Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela.

Momento propicio para hacer una Pausa Ignaciana en el camino y dar gracias a Dios por tantos hombres y mujeres, de diversas generaciones, culturas y procedencia social, que a lo largo y ancho de nuestro país, en las diversas Redes Regionales, Obras y comunidades están dando desde su  fe lo mejor de sí, siendo continuadores de la misión de Cristo en nuestra tierra, en nuestra Iglesia, entre nuestra gente: Pueblo de Dios que camina herido y lleno de esperanza, como en la Cruz nuestro Señor confiado en el amor resucitador de Papa Dios. Recuerdo las palabras del P. General Arturo Sosa, S.J. al final de su visita, en junio 2023, parafraseo: «en medio de tanta precariedad y adversidad, no he visto rostros quejosos ni gente lamentándose, sino muchos hombres y mujeres de fe, dando lo mejor de sí, buscando caminos, construyendo alternativas». Lo confirmo, es también mi moción espiritual después de haber visitado nuestra misión en los distintos contextos, para mí, ser testigo de la actuación del Espíritu en medio de su pueblo, con sus fragilidades y miedos, en esta hora aciaga que vivimos, es, sin duda alguna, un regalo de Dios.

A los pies de Nuestra Señora, como Ignacio, el peregrino, me detengo para tomar conciencia personal de los aprendizajes, dificultades, errores y desafíos en esta misión que temporalmente se me ha encomendado, en un contexto global, regional y nacional, lleno de incertidumbre y oportunidades.

De igual modo, así como agradezco tanto bien recibido, también, es justo y necesario, pedir perdón a nuestro Señor por las veces que no he estado a la altura del amor, cuyo camino es el servicio y la reciprocidad de dones, por eso, con Arrupe, reconozco que «somos pecadores y llamados», y pido perdón al dueño de la viña confiado en su misericordia, para que me haga dócil a su voz y a su Espíritu, y, así, trascendiendo mi propio amor e interés, acompañar con espíritu sinodal nuestra misión, buscando siempre la gloria de Dios y el bien de las personas.

Este primer año, ha sido un año de escucha y aproximación para sumergirme en los diversos procesos que se han venido activando ante los desafíos que la realidad nos plantea, a la luz de las Preferencias Apostólicas Universales, el Plan Apostólico de Provincia 2021-2026 y, recientemente el Statu Societatis Iesu. También, este ha sido un año, de urgentes decisiones y del inicio del proceso de reorganización de la Provincia, ante un contexto nacional preñado de incertidumbre y posibilidades. Para no hacer un listado de decisiones, me limitare a las más emblemáticas:

1) la serie de nombramientos provocados por mi salida de la Parroquia San Alberto Hurtado y José Gregorio Hernández (JGH) y del Centro Gumilla, hecho que se convirtió en una oportunidad de renovación y desafío en algunas de nuestras Obras y misión. El P. Manuel Zapata, SJ paso de la dirección del Centro Gumilla a la Parroquia San Alberto Hurtado; en el Centro Gumilla el P. Robert Rodríguez SJ asumió como  Director y Delegado para el Apostolado de Justicia Socio Ambiental y continua al frente de las Redes Apostólicas; mientras que en el Movimiento Juvenil Huellas, ante la salida del P. Robert Rodríguez SJ, asumió la dirección la Lic. Nakarí Delgado, quien venía ejerciendo de subdirectora;  la Presidencia del Consorcio SPES  es asumida por el P. Eloy Rivas SJ, cesando en sus funciones el P. Manuel Zapata SJ, quien estaba al frente de esta importante y novedosa iniciativa, y, la Dr. Xiomara Alemán continúa como Directora.

2) el nombramiento del nuevo Rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), P. Arturo Peraza, SJ, ante la partida a la casa del Padre de nuestro querido P. José Virtuoso, S.J. en el 2022. Proceso iniciado por mi predecesor P. Rafael Garrido SJ, y, para mí novedoso y lleno de muchos aprendizajes, en el que me sentí acompañado, tanto por la comunidad jesuita de la universidad, la Consulta de Provincia, el Equipo Rectoral de la universidad y demás autoridades. Decisión que se hizo pública el 04 de marzo de 2023, siendo el 02 de mayo la toma de posesión.

Con la salida del P. Peraza SJ de Guayana, donde ejercía de Vicerrector de la UCAB y Rector del Colegio Loyola Gumilla, cómo proyecto común, se nombra como Rector del Colegio Loyola Gumilla y Vice superior de la comunidad al P. Alejandro Vera SJ, quien estaba al frente del Filosofado y de la Pastoral Vocacional. Y, para fortalecer la comunidad de la UCAB-Caracas se nombra como Superior de la misma al P. Dizzi Perales SJ, anterior Socio de Provincia y Delegado de Formación en la gestión de mi predecesor el P. Rafael Garrido, SJ

3) se renovó y amplió la Comisión de Formación con la incorporación de los PP. Yovanny Bermúdez, Óscar Buroz, Danny Socorro, Fidel Torres, Juan Andrés Quintero y se nombró como Delegado al P. Aníbal Lorca, SJ, actual Maestro de Novicios. De igual modo, se restructuró la Pastoral Vocacional y, se han enfocado los esfuerzos en el impulso del trabajo que desde hace años se viene haciendo para adecuar el Plan de Formación a las exigencias de los tiempos y garantizar el continuo formativo en los procesos de nuestros escolares, así como también, la formación continua de jesuitas y laicos.

4) desde la Comisión de Juventud y Vocaciones se viene trabajando en una propuesta que articule las distintas iniciativas que existen de oferta juvenil a lo largo y ancho del país. Con la pandemia, la migración forzada de jóvenes, el auge de la era digital, y, el quiebre en las regiones de la movilidad urbana, las organizaciones juveniles han sido muy impactadas y diezmadas y, toca reinventarnos.

5) en el Apostolado de Justicia Socio Ambiental, se ha iniciado una estrategia para articular nuestra misión en torno a la Reconciliación, cultura democrática y ciudadanía, tan urgente en un país herido y fragmentado, donde cada día se estrechan más los espacios cívicos. Para ello, se ha iniciado un diagnóstico desde las distintas regiones del país en la construcción de una línea de base con el fin de impulsar un plan de largo aliento de justicia y reconciliación.

6) en lo educativo, se renovó el Equipo Directivo de Fe y Alegría (Director el P. José Gregorio Terán, SJ y Subdirector el Lic. Gerardo Lombardi) y la nueva Junta Directiva nombrando como Presidente al Sr. Germán García-Velutini, como primera vicepresidenta a María Fernanda Sosa y segundo vicepresidente al Sr. Oscar Grossman; así, como también, el ingreso de la profesora Marisa Guinand y el P. Luis Ugalde, S.J.; con la misma se pretende que la junta directiva tenga un papel más orgánico en las decisiones y acompañamiento de la dirección, ante los ingentes desafíos de la educación popular en Venezuela, tanto en la sostenibilidad, calidad e incidencia pública con la iniciativa «Alianza por la educación»

7) en el área educativa con el liderazgo de Ani Guinand se continúa acompañando desde el Centro de Reflexión y Planificación Educativa (CERPE) a la Asociación de Colegios de la Compañía de Jesús (ACSI) en Venezuela, focalizando los esfuerzos en el tema de la sostenibilidad y formación del talento humano y calidad educativa. En alianza con Fe y Alegría, ACSI y UCAB, desde la Comisión de Educación se apoya la iniciativa de «Alianza por la educación». Está pendiente la integración orgánica de Distribuidora Estudios a la estrategia educativa. Vale, subrayar, en este punto, que el contexto de los «100 años de educación» fue una oportunidad para reimpulsar y renovar nuestra misión educativa en el país.

8) en el Centro de Espiritualidad y Pastoral (CEP), como instancia de coordinación de las parroquias y el área de espiritualidad, se nombró al P. Javier Fuenmayor, S.J., con el fin de crear un espacio para diseñar una estrategia que posibilite la sinergia entre todas las iniciativas que se vienen desarrollando en la provincia, especialmente en el área de espiritualidad.

9) en cuanto a la enfermería se ha recreado la Comisión de Salud y se está trabajando, en alianza con Venemergencia, en un diseño de atención que cualifique los cuidados de los jesuitas en retiro de la actividad apostólica y, en una propuesta de salud preventiva para todos los jesuitas en las distintas regiones.

10) en el área de fortalecimiento institucional se ha avanzado en la articulación del Economato, Unidos en la Misión y el Consorcio SPES para continuar con las iniciativas en pro de la sostenibilidad de las Obras, tanto a nivel del talento humano como organizacional y económico. De igual modo, se ha activado la Comisión Económica y se trabaja en una propuesta para adecuar la gestión de las Obras a las nuevas directrices de la Compañía de Jesús Universal y en el Estatuto de la Pobreza.

11) se constituyó la Comisión de Discernimiento y Planificación conformado por, el P. Jesús (Txuo) Rodríguez SJ, Adle Hernández, el P. Eloy Rivas SJ, Piero Trepiccione y el P. Goyo Terán, S.J. que junto al equipo de delegados vienen trabajando en el diseño de un mapa estratégico, que a la luz de las Preferencias Apostólicas Universales, el Plan Apostólico de la Provincia, en el espíritu de Status Societatis Iesus y el Estatuto de la Pobreza, nos lleve a la reorganización del cuerpo apostólico, para responder a los desafíos que la misión nos presenta. El encuentro de Jesuitas de noviembre 2023, fue una oportunidad para -en el Espíritu del Status Societatis Iesus- presentar un borrador de mapa estratégico para el camino que recorreremos, con aportes, dudas, preguntas, resistencias; el tono del encuentro fue positivo y bien valorado.

12) con la iniciativa del Año Ignaciano en 2022-2023 hubo un importante despertar en las regiones y se inició un camino de fortalecimiento de las Redes Regionales, instancia que articula las distintas Obras en cada región, para alinear la misión común. Se ha priorizado el fortalecimiento de las redes, no solo como un modo de organización, sino como un modo de proceder que expresa nuestro carisma.

13) Desde la Conferencia de Provinciales en América Latina y El Caribe (CPAL) se ha venido avanzando en diálogo para encontrar puntos comunes con la Provincia de Colombia y, también, para fortalecer el Proyecto Panamazónico, así como, una respuesta articulada a la crisis migratoria que vive la región cuyo emblema es el Tapón del Darién y la Frontera México-USA. La visita del Padre General a la Frontera Táchira-Apure y a Guayana, fue un mensaje claro por parte del Gobierno General.

Desafíos más visibles que se nos presentan, entre otros que, por razones de espacio no se incluirán:

1) la fractura entre el centro del país y el interior es abismal. Aunque la Emergencia Humanitaria Compleja que vivimos afecta la calidad de vida de todas las regiones, incluyendo el centro, en el interior del país es mucho más dramática. Es evidente también que en los últimos años la proporción entre los jesuitas que viven en Caracas respecto al interior, es desigual, sin embargo, hay que subrayar que tal concentración numérica obedece en parte a un asunto de edad, pues, la casa de reposo y enfermería está en la ciudad capital. También, en Caracas están las direcciones de las instituciones emblemáticas y, las casas de formación. Sin embargo, la distribución actual de las fuerzas Apostólicas genera mucha inquietud y preguntas, por lo que se convierte en un asunto neurálgico a discernir en un proceso de reorganización Provincial.

2) priorizar y apostar por una educación de calidad en todos sus niveles, que esté a la altura de los tiempos, incluyente y sustentable en un país donde el sistema educativo está por el piso y la calidad de vida de la mayoría de los venezolanos es paupérrima, especialmente la de los educadores. Estamos convencidos que sin educación no habrá país y, está apuesta nos exige priorizar la educación lo que implica tensión creativa.

3) «El sentir con la iglesia» en un contexto de mucha fragilidad y adversidad nos plantea un discernimiento para cualificar nuestro aporte a la iglesia local y a la vida religiosa en el espíritu de la sinodalidad.

4) el fortalecimiento de las Redes Apostólicas Regionales articuladas con sentido país. La desigualdad socioeconómica entre la capital y el interior del país ha generado heridas profundas en el imaginario social de las diversas regiones del país. Heridas que si no se atienden a tiempo generarán una mayor fragmentación del sentido país. El fortalecimiento de las Redes Apostólicas Regionales, más allá de acuerparnos en torno a nuestra misión, son también un modo de ir fortaleciendo en las regiones, junto a otros actores, proyectos regionales no limitados a lo reivindicativo, sino, desde el camino de la reconciliación y corresponsabilidad iniciar un proceso hacia la construcción del país, como bien común.

5) en un país que ha perdido el cono demográfico por vía de la migración forzada, donde se ha profundizado la desigualdad social y, está negado a la mayoría de la población el acceso a los derechos humanos más fundamentales, la evangelización integral con perspectiva de derechos humanos es una exigencia ineludible.

6) en un cambio de época, de grandes incertidumbres y oportunidades, y, en un contexto de adversidad y grandes injusticias, el fortalecimiento del sujeto humano desde una experiencia encarnada y trascendente es una respuesta urgente y necesaria para discernir los signos de los tiempos.

A los pies de Nuestra Señora, en la advocación de la Divina Pastora, pido nos guíe para que venciendo nuestro amor e interés, nos dejemos conducir por el Espíritu Santo, y nuestra misión sea fecunda en el nombre del Señor.

 

P. Alfredo Infante, SJ

Provincial de Venezuela

 

Con información de jesuitasvenezuela