Los jesuitas en la India han pedido a los responsables políticos en la COP26 que se centren en la eco-educación para aumentar la conciencia y la acción sobre las preocupaciones ambientales y fomentar así la participación pública para abordar los problemas del cambio climático.

 

La Red Ecológica Jesuita en la India tiene más de 30 años de participación en iniciativas como la creación de conciencia, la educación ecológica, la agricultura orgánica, la energía renovable, la forestación, la preservación de la biodiversidad y las especies de plantas y animales en peligro de extinción, y hay mucho trabajo por hacer para prevenir la destrucción del medio ambiente natural y proteger a la Madre Tierra, Nuestra Casa Común. Estos esfuerzos contribuyen a crear una conciencia sobre la protección del medio ambiente y hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Las Preferencias Apostólicas Universales (PAU) de la Compañía de Jesús y las Preferencias Apostólicas de la Conferencia (PACs) buscan profundizar en la conversión personal, comunitaria e institucional. Son guías para mejorar tanto el trabajo apostólico del cuerpo de la Compañía en su conjunto como en las diferentes formas de llevar a cabo nuestros ministerios, donde las preferencias se encarnan. La cuarta PAU, Colaborar en el cuidado de nuestra casa común, y la tercera PACs, Promover la ecología y la justicia, hacen más hincapié en la necesidad de establecer una correcta relación con el medio ambiente.

La encíclica del papa Francisco, Laudato Si’ es un llamado urgente para abordar la actual crisis ecológica haciendo un cambio de paradigma que permita a todos los seres humanos vivir de manera sostenible y con dignidad. El papa Francisco critica el consumismo y el desarrollo irresponsable, lamentando de igual modo la degradación ambiental y el calentamiento global, y llama a todas las personas del mundo a tomar medidas globales rápidas y unificadas.

El aumento de las actividades económicas en los países en vías de desarrollo crea la necesidad de una mayor demanda de energía y consumo. La producción de energía, la adopción generalizada de prácticas de vida insostenibles y la contaminación relacionada han llevado a una grave degradación ambiental. La noción de que a medida que los países se desarrollen, se adoptarán tecnologías y estilos de vida respetuosos con el medio ambiente y no habrá más degradación ambiental, ha demostrado ser errónea en muchos casos.

Muchos países en vías de desarrollo, que ya están equipados con políticas ambientales, marcos legales e instrumentos económicos sofisticados, se enfrentan extrañamente al empeoramiento de las condiciones ambientales, incluso con medidas de mitigación en vigor.

Esto requiere una reflexión sobre el papel de los ciudadanos en hacer del mundo un lugar en el que vivir todos mejor, independientemente de las diferencias. Una de las principales limitaciones a las que se enfrenta es la participación pública en los comportamientos favorables al medio ambiente.

Si bien el marco jurídico y económico para la protección del medio ambiente es conocido y destacado por el medio ambiente, se hace igual hincapié y se presta especial atención a la necesidad de la participación pública en los comportamientos favorables al medio ambiente. También hay una interconexión entre la producción, el consumo, la demanda y la oferta que determinan la producción. En el Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de 1998 se observó que el aumento del consumo y las pautas de consumo desequilibrada ejercieron una enorme presión sobre el medio ambiente, contribuyendo al empeoramiento de la contaminación.

Dejando de lado las estrategias de marketing deliberadas, las personas todavía toman las decisiones para comprar y consumir. Las personas tienen un papel como participantes de la configuración de un mejor futuro para todos y la adopción de un estilo de vida sostenible para proteger el medio ambiente y contribuir así a mitigar los efectos del cambio climático.

En un esfuerzo por responder a las preocupaciones ambientales, la Red Ambiental Jesuita está orientada a promover la responsabilidad colectiva de cuidar, nutrir y sostener la Tierra, especialmente en los márgenes, que se manifiesta en el estilo de vida y la acción. La red está en funcionamiento en 16 provincias de todo el país. Los compromisos de ésta son amplios y variados, aunque las partes interesadas en cada red son diferentes.

La eco-educación es una de las principales áreas temáticas de la red y una serie de socios con Tarumitra, el Foro de Estudiantes para el Medio Ambiente, la Misión Ecológica Jesuita de Gujarat y el Centro Social Ahmednagar, están liderando el movimiento ecológico entre los estudiantes escolares y universitarios. Algunas de las asociaciones más importantes con los estudiantes son:

  • Eco-clubes en colegios con formación en cultivos y producciones sostenibles, etc
  • Campañas de sensibilización sobre la importancia de la plantación de árboles
  • Creación y gestión de reservas naturales
  • Transformación de vertederos de basura en las carreteras en cinturones de oxígeno verdes mediante la plantación de árboles y plantas con flor
  • Celebración de festivales ecológicos
  • Fórum de Líderes por el Entorno, un programa educativo que consiste en talleres al aire libre sobre ecología
  • Desarrollo de parámetros de auditoría electrónica sobre agua, energía, residuos, tierras y alimentos para las comunidades de jesuitas como normas mínimas para las instituciones gubernamentales
  • Programas de Concientización Ambiental para estudiantes, maestros y jóvenes
  • Programa de Maestros Verdes para inspirar y capacitar a los maestros y así involucrar a los estudiantes con una educación ecológica innovadora
  • Creación de huertos en las escuelas
  • Talleres de arte y exposiciones con niños, jóvenes y artistas eminentes y emergentes en Kerala y Gujarat en torno a temas ecológicos prominentes

Estos programas están dirigidos principalmente para inspirar y capacitar a maestros y estudiantes y que estos puedan participar en actividades ambientales y así promover estilos de vida respetuosos con el medio ambiente. De igual modo brindan una oportunidad para que los maestros sean más efectivos en la educación ambiental. Hasta ahora, más de 400 escuelas y universidades llegan a 500 mil alumnos y universitarios.

India es el segundo país más poblado del planeta y la democracia más grande del mundo, y la difusión de la educación y la concienciación medioambiental entre las masas se traducirá en un cambio monumental en la actitud de la gente hacia las prácticas sostenibles, los enfoques respetuosos con el medio ambiente, la adopción de tecnología verde, el cuidado de la naturaleza y la vida silvestre, la conservación de la biodiversidad, etc. Transformar la India es igual a transformar una parte significativa del mundo hacia mejores ecosistemas, estilos de vida sostenibles y saludables, y la conservación de los recursos naturales.

 

Imagen e información de sjesjesuits.global