La Hna. Matilde Moreno RSCJ, Coordinadora Nacional del Departamento de Pedagogía de Fe y Alegría Haití, narra cómo un fuego voraz acabó con la totalidad de las oficinas de SJM y con parte de las de Fe y Alegría en Haití.

 

En la madrugada del 3 al 4 de octubre de 2021, un fuego voraz acabó con la totalidad de las oficinas de SJM y con parte de las de Fe y Alegría en Haití. Esa “parte” me afecta de una forma muy especial porque se fue el Departamento de Pedagogía que yo coordino. Además perdimos los departamentos de Comunicación, el de Pastoral y el almacén de toda la documentación de FyA desde su fundación en 2006 hasta 2018.

Muchas de las pérdidas son irreparables, pues se fueron los 3 ordenadores y las dos memorias externas donde estaba el respaldo de todo el trabajo de tantos años y además también se convirtió en humo el archivo en papel con materiales únicos: más de 12 libritos en creole de creación propia para implementar talleres de formación para profes y alumnado, siguiendo la metodología de la Educación Popular sobre medio ambiente, sexualidad, identidad, educar sin violencia, recuperación postraumática, prevención de desastres y un largo etcétera.

Un gran palo lo ha recibido el proyecto de mejora de la calidad de la enseñanza en preescolar y primaria en las 6 escuelas de la zona de Jean-Rabel que implican la realización de al menos 20 pequeños videos divulgativos donde se muestra cómo con materiales de deshecho, o muy muy simples, podemos implementar el aprendizaje de técnicas básicas, ecología, lenguaje, ciencias de la naturaleza y matemáticas. Todo ello en lengua creole para ponerlo a la disposición de todas las escuelas del país que, como nosotros, no tienen medios para sofisticaciones ni para adquirir materiales en tiendas especializadas. Estos videos se subirían a internet en nuestras plataformas y en las de la rama del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) que trabaja por la divulgación de la enseñanza en creole y que dirige Michel DeGraff, con quien tenemos muy buena relación.

Imagínense el problemón que se nos plantea al haber perdido la cámara de fotos, de video, el trípode, la única impresora en colores que teníamos, las pancartas, carteles, banderas de FyA…todo lo necesario para llevar adelante el proyecto.

También hemos perdido toda la biblioteca con los libros de pedagogía. Necesitamos reponerlo, sobre todo con los editados por FyA en francés. Sabemos que se pueden encontrar en internet, pero la mayoría de nuestros profes no tienen acceso a la electricidad. Aquí seguimos viviendo “donde termina el asfalto”, que es en casi todo el país.

Y, como broche de oro, lo más difícil: tenemos que construir nuestra oficina desde cero. Lo que no se ha quemado son pequeñas construcciones hechos como refugio provisional (con planchas de madera prensada y techos de chapa metálica) después del terremoto del 2010. Con una cerilla podrían arder también. Tenemos terreno para construir pero nos faltan medios económicos.

No hay que olvidar que la gran ventaja que tenemos es que esto es Haití, donde siempre se renace milagrosamente de las cenizas, donde sabemos seguir de pie luchando por construir un futuro digno en paz y justicia desde los más pequeños y con los más pequeños.

La resiliencia de este pueblo es épica y tampoco nos falta la Fe en nuestros hermanos y hermanas, de tantas partes del mundo, que seguro quieren ayudarnos con Alegría.

Matilde Moreno RSCJ
Coordinadora Nacional del Departamento de Pedagogía
Fe y Alegría Haití

 

Imagen e información de feyalegria.org