Jesuitas en Estados Unidos quieren recaudar 100 millones de dólares para los descendientes de esclavos que estuvieron al servicio de la orden durante el siglo XIX.

 

Por J.D. Long-García

La Compañía de Jesús se está asociando con los descendientes de personas que fueron esclavizadas por la orden religiosa para reconciliar y curar las profundas heridas raciales de Estados Unidos. La Asociación de Descendientes GU272, que toma su nombre de las 272 personas esclavizadas y vendidas por la Universidad de Georgetown, y los jesuitas están formando la Fundación Descendientes de la Verdad y la Reconciliación, una asociación que busca acelerar la curación racial y promover la justicia racial en los Estados Unidos.

Los jesuitas se han comprometido a recaudar 100 millones de dólares para los descendientes, según The New York Times, que informó por primera vez del anuncio de la fundación. La fundación mantiene un objetivo a largo plazo de recaudar mil millones de dólares para el proyecto.

"Desde nuestros inicios, la Asociación de Descendientes GU272 ha elegido identificar y reconstruir las familias de nuestros antepasados que fueron separadas, y a menudo destruidas, por la brutal institución de la esclavitud y crear un mecanismo sostenible para invertir en descendientes edificantes para muchas generaciones venideras", dijo Cheryllyn Branch, presidenta de la Asociación de Descendientes de GU272, en un comunicado de prensa. "A través de la Fundación Descendientes de la Verdad y la Reconciliación, restauraremos el honor y la dignidad de nuestros antepasados institucionalizando estos objetivos para nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos y los descendientes durante siglos".

La fundación apoyará las aspiraciones educativas de los descendientes en el futuro y apoyará programas e iniciativas que avancen en la igualdad racial.

"Durante más de 400 años, nuestro país ha negado la persistente destrucción humana causada por la esclavitud y el racismo consciente e inconsciente que divide a las comunidades y a nuestra nación", dijo Joe Stewart, presidente interino de la fundación y uno de los más de mil descendientes de Isaac Hawkins, un hombre esclavizado que, junto con otros hombres, mujeres y niños esclavizados, fue vendido para salvar al Georgetown College (ahora Universidad de Georgetown) de la ruina financiera.

"Después de 182 años, descendientes y jesuitas se han unido en el espíritu de la verdad, la curación racial y la reconciliación, posicionando de forma única a la Fundación Descendientes de la Verdad y la Reconciliación para dar ejemplo y guiar a Estados Unidos a través del desmantelamiento de los restos de la esclavitud y la mitigación de la presencia del racismo", dijo en un comunicado de prensa. "Nuestra asociación perseguirá y apoyará la creación de una nueva y permanente realidad de amor y justicia para todos los miembros de nuestra única humanidad".

La fundación, que representa a más de 10 mil descendientes, también tiene previsto mantener conversaciones con otras universidades que tienen un historial de aprovechamiento de la esclavitud de personas. En 2016, la Universidad de Georgetown creó el Archivo de la Esclavitud de Georgetown para albergar material relacionado con la Provincia de Maryland de la Compañía de Jesús (ahora parte de la Provincia Oriental de la Compañía de Jesús) y los propios vínculos de la universidad con la esclavitud. Estos documentos, que fueron digitalizados, permitieron identificar a miles de descendientes.

"Nuestra vergonzosa historia de esclavitud en los Estados Unidos ha sido sacada de la polvorienta estantería, y nunca se puede volver a poner", dijo el Padre Timothy Kesicki, presidente de la Conferencia Jesuita de Canadá y Estados Unidos. "El racismo perdurará en Estados Unidos si seguimos apartando la vista de la verdad del pasado y de cómo nos afecta a todos hoy. Los efectos duraderos de la esclavitud nos llaman a cada uno de nosotros a hacer el trabajo de la verdad y la reconciliación. Sin esta unión de corazones y manos en verdadera unidad, el ciclo de odio y desigualdad en Estados Unidos nunca terminará.".

En 1838, los jesuitas propietarios de la Universidad de Georgetown vendieron 272 personas esclavizadas -entre hombres, mujeres y niños- a los dueños de las plantaciones de Luisiana por 115 mil dólares. Esto equivale a unos 3,3 millones de dólares de hoy en día. Las personas esclavizadas fueron utilizadas como garantía por el Citizens Bank de Nueva Orleans, que posteriormente fue adquirido por JPMorgan Chase.

"La institución de la esclavitud y el racismo sistémico son partes trágicas de la historia de Estados Unidos, y tenemos la responsabilidad de impulsar un cambio sostenible para las personas y las comunidades que han sido impactadas por este amargo legado", dijo Brian Lamb, el jefe global de diversidad e inclusión de JPMorgan Chase, uno de los principales patrocinadores de la fundación. "Estamos orgullosos de apoyar a los descendientes y a los jesuitas en su búsqueda de soluciones a través de la verdad, la curación racial y la transformación para ayudar a desmantelar el legado de la esclavitud y construir una sociedad más equitativa tanto ahora como para las generaciones venideras".

 

Con imágenes e información de americamagazine.org