El cardenal guatemalteco concedió una entrevista en la que habla de la emigración y se detiene en lo que considera la causa principal, la pobreza, definida como "una forma de violencia estructural".
Sobre los hechos de violencia ocurridos contra los migrantes en Guatemala añade que hay que "combinar los dos principios de derecho a migrar y de respeto a las leyes de los países, aunque sea complicado".
"Todos somos responsables a distintos niveles: familias, políticos, legisladores, empresarios, comerciantes, sindicatos y organizaciones sociales. Aquí todos somos responsables", recuerda.

Luego de que Honduras solicitó al gobierno de Guatemala una investigación sobre los hechos de violencia ocurridos contra los migrantes en Guatemala (ver Fides 21/01/2021), la comunidad internacional abrió los ojos a este nutrido grupo de migrantes que continúan su marcha hacia Estados Unidos.

El obispo de la diócesis de Huehuetenango, cardenal Álvaro Ramazzini, concedió una entrevista al diario Prensa Libre en la que habla de la emigración y se detiene en lo que considera la causa principal, la pobreza, definida como "una forma de violencia estructural".

"Toda persona tiene derecho a migrar, especialmente en situaciones en las que necesita escapar de la persecución y los peligros que amenazan la vida, como la pobreza, que es un atentado contra la vida porque muchas personas, con los niveles de pobreza en que viven, no Pueden tener una vida digna ” dice el Cardenal.
Sobre la violencia que sufrió el grupo de migrantes, prosigue el Cardenal: “Sin duda hay que respetar las leyes de cada país, hay que reconocer su soberanía, pero al mismo tiempo hay que reconocer el derecho a migrar. Cómo combinar los dos principios es complicado, por eso hemos instado a los gobiernos a exigir políticas que favorezcan la presencia de migrantes porque no todos son delincuentes ni ladrones ”.

El cardenal Ramazzini, ante la realidad guatemalteca, comenta: "Este país no ha implementado políticas para promover un mayor empleo para la gente. Los campesinos han sido abandonados y el mismo sistema de recaudación de impuestos, que debe permitir recursos para satisfacer las necesidades de el resto de los guatemaltecos, no funciona, por eso las Conferencia Episcopales de Centroamérica piden que haya una reunión de los Presidentes para abordar este tema de manera global y hacer un frente común. Esta situación no se puede solucionar con un riguroso control fronterizo o con la represión, las propuestas y acciones deben provenir del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), que tiene que ver con la falta de soluciones estructurales que generan pobreza y violencia ”.

Al finalizar la entrevista, el Cardenal recuerda que la responsabilidad es de todos: "Todos somos responsables a distintos niveles: familias, políticos, legisladores que no favorecen leyes que promuevan el desarrollo, empresarios que en general solo buscan sus propios intereses, comerciantes, sindicatos y organizaciones sociales que no se conviertan en agentes de desarrollo. Aquí todos somos responsables”.

 

Por: Agencia Fides
Fuente: https://www.religiondigital.org