Nos escribe el P. David Pantaleón, S.J. desde Cuba, para contarnos las informaciones más recientes y relevantes en esta región del continente: 

 

El Camino de la Compañía en Cuba- Febrero

Hace unos días un poeta, mientras batallaba contagiado con el virus de esta pandemia, aludió a una metáfora que había escuchado de la boca de un hombre común en una cola para comprar pan. Un señor, con los cristales de sus lentes ahumados por su propio aliento jadeante detrás de la mascarilla, dijo que no podía ver bien con “esta niebla en los ojos”. Le pareció el verso perfecto para describir su estado de ánimo. Una metáfora fabulosa para recoger el miedo y la incertidumbre. Su corazón de poeta se refugió en la fuerza de una palabra evocadora del complejo peso de una realidad agobiante. Al hacerlo parecía retomar el camino. Es solo niebla. Debe haber luz más allá.

Por alguna razón esta historia me sacudió hondamente. Me ayudó a mirar este comienzo de año. Es muy dura la realidad presente. Los nuevos salarios (para los que lo reciben) no alcanzan para acompañar la subida de los precios. En nuestras instituciones religiosas sin fines de lucro estamos atrapados entre la obligación de ajustarnos y la imposibilidad legal de autosostenernos. El signo más claro y doloroso de esta crisis en nuestras obras ha sido la suspensión temporal (este 31 de enero) de la edición impresa de la hoja dominical Vida Cristiana, que habíamos hecho llegar puntualmente a todas las comunidades del país durante los últimos 58 años.

Este mes de enero se inició además con el aumento del contagio del virus que nos ha llevado a volver al confinamiento forzado. El año pasado las comunidades de Santiago, Camagüey y Cienfuegos habían podido continuar con muchas de sus actividades presenciales. Esta vez la paralización ha sido en todas la obras. Estamos reactivando aquellos servicios que podemos mantener a distancia por medio de las redes.

A pesar de todo, hay luces en el camino:

-El padre Danny Roque ha asumido la misión de coordinar la red de Centros Loyola y el trabajo pastoral del barrio San Miguel (Juanelo, Rosalía, Diezmero, San Francisco de Paula). El y Eduardo Llorens se han incorporado a la comunidad de Villa San José.

-Los novicios cubanos de segundo año Alden y Miguel están en el país haciendo su experiencia comunitaria apostólica. Debido a las dificultades de viajes interprovinciales Miguel se queda en Santiago y Alden en Camagüey.

-El maestrillo Yasniel ya está incorporado a su misión en Camagüey.

-El padre Blas Caba, dominicano, ha regresado y está de nuevo en Santiago de Cuba.

-Siguen su programa de formación y discernimiento nuestros cuatro prenovicios en Reina, acompañados por el padre Raúl Arderí.

-Las reparaciones en el templo de Reina continúan con avances visibles importantes, ya con la colocación de las nuevas vigas de hierro sobre el deteriorado techo exterior del crucero. Se inició también el desmonte, clasificación y reparación de algunos vitrales laterales con serios problemas de carpintería en los marcos.

-En Cienfuegos continúa la reparación del edificio de Montserrat. Ya está casi concluida la parte de la comunidad y se está avanzando en el siguiente piso donde comienza la casa de Ejercicios.

-Finalmente el día 31 de enero celebramos con mucha alegría la ordenación diaconal de Ingmar Vázquez, camagüeyano, en Frankfurt, Alemania, donde concluye sus estudios de teología. Su ordenación sacerdotal está programada para el próximo 31 de julio en la Habana, fiesta de San Ignacio de Loyola, si Dios quiere.

En cada una de nuestras obras se tejen en silencio y con mucho sacrificio modos nuevos de servicio en medio de las necesarias restricciones para proteger y cuidar la vida de todos. Agradecemos la comprensión y paciencia que han tenido todos nuestros colaboradores y empleados a la hora de los reajustes económicos que hemos tenido que hacer para poder seguir a media marcha (“con las riendas tensas y refrenando el vuelo”).

Tendríamos que hacer una reflexión personal e institucional sobre esta crisis, sobre las raíces de “esta niebla en los ojos” que nos podría aturdir y extraviar. Algunos lo están intentando ya haciendo propuestas, reflexiones, documentos. Para no desfallecer ante la adversidad necesitamos decisiones audaces y realistas, pero necesitamos también a los maestros del sentido, necesitamos a los sabios, a los profetas, a los místicos, a los artistas, a los cantores, a los poetas. Es solo niebla, se disipará con la luz de la verdad.

La Habana, Cuba. 2 de febrero del 2021

Fiesta de la Presentación del Señor

P. David Pantaleón, S.J.
02 de febrero del 2021