La dinámica del Paradigma Pedagógico Ignaciano (PPI) permite que el estudiante sea el centro y el conductor de su propia experiencia educativa. El profesor está ahí para facilitar el proceso, para empujar o fomentar su progreso. A continuación, una breve reflexión sobre el propósito de apoyar y difundir el PPI en los colegios jesuitas de todas las provincias de Europa.

 

Antes de la publicación de The Living Tradition, dos documentos guiaban en su trabajo a los educadores jesuitas: el primero, The Characteristics of Jesuit Education (“Las características de la educación jesuita”), de 1986; el segundo, Ignatian Pedagogic Paradigm (“Paradigma pedagógico ignaciano”), de 1993, más conocido como el IPP. Se podría decir que el primero describe los «pulsos» o valores que mueven una escuela jesuita, y el segundo, el estilo o enfoque que debe adoptar el profesorado en las aulas. Ambos son considerados clásicos, en el sentido de que captan la tradición, misión y visión de la educación jesuita, y ambos han mantenido la relevancia desde su publicación. En esta breve reflexión pondremos el foco en el PPI. 

En las escuelas jesuitas damos mucha importancia a nuestra distintiva forma de proceder, que se aplica no solo al enfoque personal, pastoral y profesional, sino también (y específicamente) al método de enseñanza. Es primordial que la persona sea el centro del encuentro (sea cual sea su naturaleza), ya sea en un retiro o en un aula: el participante o estudiante es lo primero. La dinámica del paradigma ignaciano permite que el estudiante sea el centro y el conductor de su propia experiencia educativa. El profesor está ahí para facilitar el proceso, para empujar o fomentar su progreso. 

A menudo resulta complicado aplicar el enfoque del PPI en las aulas, donde las exigencias del plan de estudios y los exámenes suelen prevalecer y dejar poco tiempo para la reflexión y asimilación. Sin embargo, este es precisamente el desafío constante para los educadores jesuitas. ¿Cómo ayudamos a los estudiantes a prepararse para los exámenes estatales y, al mismo tiempo, a desarrollar sus facultades críticas y asegurar un aprendizaje personal

Algunos de los trabajos más interesantes de los últimos tiempos sobre el paradigma pedagógico ignaciano han sido realizados por el P. Johnny Go y Rita Atienza en Filipinas. Han elaborado un maravilloso texto titulado Learning by Refraction («Aprender por refracción»), que reflexiona sobre los conceptos clave del PPI y su aplicación práctica en el aula. También han desarrollado una serie de talleres en los que ayudan a los profesores a reflexionar sobre su propio estilo de enseñanza y a incorporar estas metodologías en su práctica diaria. 

El P. Johnny Go, invitado por el JECSE y la Provincia de Irlanda, dirigió un taller de este tipo en Irlanda el pasado mes de febrero y los resultados fueron realmente emocionantes. Dirigiendo un grupo internacional de profesores procedentes de toda Europa, el P. Johnny explicó, modeló y facilitó un compromiso con el texto. Para muchos, la profundidad y el sentido del PPI cobró vida. Pudieron ver su relevancia y su eficacia práctica. La teoría y la práctica se unieron, y los docentes se fueron sintiendo que habían captado la esencia de los jesuitas aplicada a sus contextos escolares

Debido al éxito de este primer taller, el JECSE ha decidido, con el apoyo de la Provincia de España, llevar a cabo un taller similar en Barcelona si la situación lo permite. El objetivo es ahora no solo profundizar en la comprensión de los profesores del PPI para su propia aplicación, sino también para permitirles llevar este aprendizaje a sus provincias. Será en efecto un programa de «formación de formadores».  

El objetivo es contar con un grupo de maestros expertos que reflexionen activamente sobre el PPI y compartan las mejores prácticas de las distintas provincias. Esta comunidad de profesores será el núcleo de expertos para apoyar y difundir el IPP en los colegios jesuitas de todas las provincias de Europa.  

Esta dimensión internacional está en el centro de lo que el JECSE se esfuerza por desarrollar: una red de colegios jesuitas que trabajan en colaboración en todo un continente. 

 

Texto de Brian Flannery, miembro del Comité Directivo del JECSE y Delegado de Educación de Irlanda

 

Fuente: Jesuit Network