El sábado, 21 de noviembre, finalizó el evento internacional “The Economy of Francesco” que ha reunido a más de 2.000 jóvenes economistas, emprendedores, trabajadores y líderes empresariales de 120 países de todo el mundo. En este evento han participado jóvenes de la Red Comparte de la CPAL que están liderando y protagonizando el desarrollo de alternativas económicas sostenibles en sus lugares, como son los y las jóvenes del Grupo de empresas sociales Yomol A´Tel en Chiapas (México), y del Proyecto InCubaEmpresas de la Red de Centros Loyola en Cuba.

Esta iniciativa se ha desarrollado tras la invitación que el Papa Francisco envió el primero de mayo de 2019, con ocasión de la fiesta de San José Obrero, a economistas, estudiantes, empresarios y empresarias menores de 35 años. Quiso poner en marcha, junto a la juventud y a un grupo cualificado de personas expertas, un proceso de cambio global, para que la economía de hoy y del futuro sea más justa, fraterna, inclusiva y sostenible, sin dejar a nadie atrás. El evento, celebrado del 19 al 21, fue la culminación de un proceso de trabajo online durante meses entre la juventud participante y personas expertas a través de webinars temáticos, diálogos, intercambios de experiencias, etc. Culminó con dos comunicados clave de la juventud y del Papa Francisco. En su mensaje final, la juventud se mostró convencida de que no se puede construir un mundo mejor sin una economía mejor y que la economía es demasiado importante para la vida de los pueblos y de las personas pobres como para dejar de ocuparse todos de ella. Piden que las grandes potencias mundiales y las grandes instituciones económico-financieras ralenticen su carrera para dejar respirar a la tierra; que se active una comunión mundial de las tecnologías más avanzadas para que también en países de bajos ingresos se puedan realizar producciones sostenibles; que el tema de la salvaguardia de los bienes comunes (especialmente los globales como la atmósfera, los bosques, los océanos, la tierra, los recursos naturales, todos los ecosistemas, la biodiversidad, las semillas) sea un punto central en las agendas políticas; que nunca se vuelvan a usar ideologías económicas para ofender y descartar a las personas pobres; que el derecho al trabajo digno sea para todas; que sean inmediatamente abolidos los paraísos fiscales en todo el mundo; que se creen nuevas instituciones financieras mundiales y se reformen, en un sentido democrático e inclusivo, las ya existentes (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional); que las instituciones nacionales e internacionales prevean premios para apoyar a empresarios innovadores en el ámbito de la sostenibilidad ambiental, social, espiritual y gerencial porque solo repensando la gestión de las personas dentro de las empresas será posible una sostenibilidad global de la economía; etc.

Esta actitud demostrada por la juventud de participar en el cambio necesario para avanzar hacia una economía más humana y sostenible, ha sido una de las llamadas principales lanzadas por el Papa Francisco en su comunicado final del evento. Anima e impulsa a la juventud a comprometerse y ser corresponsable en la construcción del presente y del futuro que deseamos guiado por principios de justicia social y ambiental. Anuncia que  ha llegado el momento de asumir el desafío de promover y fomentar modelos de desarrollo, progreso y sostenibilidad en los que las personas, especialmente las excluidas (incluida nuestra hermana tierra), ya no sean – como máximo, una presencia meramente nominal, técnica o funcional; sino que se conviertan en protagonistas de sus propias vidas y de todo el tejido social. Se trata de pensar con ellas, no de pensar por ellas. Se trata de aprender de ellas cómo proponer modelos económicos que beneficien a todas las personas, y cuiden de la casa común.

Hoy la Economía de Francisco es un movimiento de jóvenes con rostros, personalidades e ideas, que está presente y creciendo en todo el mundo para cambiar la economía actual y darle un alma a la economía del mañana. Este movimiento no ha hecho más que empezar, y está previsto que la siguiente reunión tenga lugar en Asís en el otoño de 2021, cuando las circunstancias y condiciones sanitarias permitan la participación de todos y todas.

Continuemos fomentando esta cultura del encuentro que hace posible que dialoguemos entre muchas voces y visiones, todas necesarias para construir procesos de desarrollo que estén al servicio de la vida, y no al servicio del lucro de unas pocas personas.

Toda la información relativa al evento The Economy of Francesco se puede ver en la web: https://francescoeconomy.org/

 

Fuente: Red Comparte