El P. Alfonso Gómez Boulín S.J., Rector de la Universidad Católica de Córdoba (Argentina) nos comparte una reflexión sobre las experiencias de Responsabilidad Social Universitaria, como muestra de coherencia y calidad institucional de las universidades de AUSJAL.

 

"El criterio real de evaluación de nuestras universidades jesuitas radica en lo que nuestros estudiantes lleguen a ser” 1 

 

Ya hemos reflexionado sobre la calidad de nuestras universidades jesuitas en América Latina desde nuestra identidad en general y desde nuestro modo de ver las actividades sustantivas de docencia e investigación2. Muchos consideran a la extensión casi como una actividad accidental; secundaria y, por lo tanto, prescindible. Ya sea porque parecen no ser acciones específicas de la Universidad o porque otras instituciones especializadas las pueden hacer.

Por una cuestión de espacio, no atenderé a todas las actividades de extensión que hacen a una formación integral, sino que me detendré sólo en un conjunto para justificar la necesidad de desarrollarlas y advertir que su carencia puede indicar una gran falta de coherencia con nuestra misión y visión, aunque acreditaciones externas o “rankings” no lo noten.

Entiendo a la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) como el conjunto de acciones que ayudan o permiten mantener a la Universidad en tensión hacia el ideal señalado por la misión de la Universidad. En el caso de la Universidad Católica de Córdoba (UCC), formar personas de ciencia, conciencia y compromiso. A la vez, el enfoque de RSU funciona como un “sistema inmunológico” o una ayuda para el discernimiento ante los hábitos o culturas, existentes que, a veces, dificultan la misión; o, por otra parte, las muchas innovaciones sociales y tecnológicas sobre las que debemos decidir constantemente en la Universidad.

Las experiencias de RSU son una muestra de coherencia institucional, es decir, de calidad. Señalaré unas experiencias concretas que sé cuentan con realidades semejantes, al menos, en el conjunto de las Universidades de AUSJAL, aunque el modo de denominación y organización varíe en cada institución.

Nos esforzamos por desarrollar la inteligencia de nuestros estudiantes con una reflexión lúcida; crítica y propositiva. Buscamos hacerlo desde un conjunto de materias como filosofía; antropología; teología y ética general en cada carrera. Pero, las consideramos insuficientes, aunque tal enseñanza siga siendo pertinente y tenga la adaptación conveniente para cada área del conocimiento, porque: ¿Cómo constatar la capacidad de empatía y compromiso sólo con aprobar materias por más casos prácticos que ellas incluyan?

Señalaré el límite del valor de las calificaciones con un breve ejemplo. Recientemente, una egresada de nuestra carrera de Medicina, de familia del norte de Europa, hace un esfuerzo grande para concursar por una residencia en el país de sus padres. Cuando gana el puesto preguntó a una de las evaluadoras si fue elegida por sus notas, que eran muy altas. Le respondió aproximadamente así: “no, las otras personas que se presentaron también tienen muy buenas calificaciones. Te elegimos por las experiencias de voluntariado que acreditás. Si has tenido sensibilidad para hacer estas cosas, tendrás sensibilidad para atender bien a quienes necesiten de nuestros servicios”.

En nuestra Universidad, para lograr que todos o la mayor parte de nuestros graduados y graduadas tengan la empatía; capacidad crítica y propositiva concreta que deseamos, hemos generado la necesidad de contar con la acreditación de 30 puntos (equivalente a un promedio de 300 horas) de experiencias de responsabilidad social con vinculación curricular en las carreras de 4 y 5 años de nuestra Universidad.

El abanico de programas; proyectos y voluntariados que acreditan puntos es muy variado. Contamos con programas estables ligados a una cátedra, por ejemplo, “servicio socio habitacional” en Arquitectura; o a unas prácticas “consultorio jurídico notarial” en Derecho y Notariado; o “asistencia a emprendedores” ligada a las prácticas de la Licenciatura de Administración. También acreditan puntos, si cumplen las condiciones, trabajos finales de las carreras o, por otra parte, diversos voluntariados entre los más necesitados y algunos aún dentro de la misma Universidad.

Actualmente, estamos abocados a generar una mejor información acerca de la satisfacción de quienes han recibido las ayudas o servicios por parte de los estudiantes y sus profesores. Como
también buscamos generar evaluación cualitativa en cuanto al impacto de las experiencias en los estudiantes y docentes que participan.

Considero que los servicios a los vulnerables o menos favorecidos que alentamos generan la oportunidad de decidir de mejor manera. Si las decisiones positivas se repiten, lograremos generar hábitos. Si los buenos hábitos y visiones se comparten se genera la cultura humanista concreta que buscamos introducir en la subcultura de cada carrera.

“La amistad con los pobres nos hace amigos del Rey Eterno”3. Para San Ignacio, la fe que obra por la caridad no llega sólo por el oír sino también y, muchas veces, principalmente por el hacer, por
la caridad. De ahí que, bien contextualizadas, considero que las experiencias de Responsabilidad Social Universitarias también son una ocasión para encontrar a Dios, sin imponer nada a nadie. De ahí que nuestras experiencias también puedan ayudar a la dimensión de la fe propia de nuestras Universidades.

Ya se trate de una experiencia religiosa desde la fe o de una experiencia humanista desde lo mejor de la conciencia, lo que buscamos es que, durante la realización de los servicios, preferiblemente con vinculación curricular, se dé la posibilidad de crecimiento en comprensión con un compromiso concreto. En todo esto, se intenta que cada estudiante y también los profesores que acompañan no sean meros observadores sino protagonistas, de manera que se dé una conversión ética o un crecimiento en valores positivos.4

Aunque la empatía; capacidad de compromiso y altura ética de nuestros graduados y graduadas sea difícil o imposible de cuantificar, es un sello de calidad al que no podemos renunciar. El enorme poder concentrado que dejan entrever los nuevos desarrollos tecnológicos, sólo podrá ser conducido por personas de valiente altura ética. De ahí que la calidad de nuestras Universidades se verá en si nuestros graduados y graduadas son quienes se comprometen a construir el mundo equitativo y lleno de sentido que deseamos, y, a la vez, no se abandonen o dejen llevar por cualquiera de las mil distopías que nos amenazan.

P. Alfonso Gómez Boulín, S.J.

Rector Universidad Católica de Córdoba, Argentina

 

1 Kolvenbach, Peter-Hans, Conferencia en la Universidad de Santa Clara (USA). El servicio de la fe y la promoción de la justicia en la educación universitaria de la Compañía de Jesús en los Estados Unidos. (Santa Clara, 6 de octubre de 2000).

2 Por ejemplo, recomiendo los valiosos artículos publicados en Carta AUSJAL nro. 41 (septiembre de 2014).

3 San Ignacio de Loyola, Carta a los Padres y Hermanos de Padua, Roma, 6 de agosto de 1547.

4 C fr. Gómez B oulin, A lfonso José, “Del encuentro p ersonal al compromiso con v alentía é tica. Nuestro modo de enseñar y aprender desde experiencias con vinculación curricular” (2019) https://www.uccor.edu.ar/archivos/documentos/EDUCC/Ebooks/Archivos/compromiso-con-valentia.pdf

 

Fuente: Carta AUSJAL N° 49