Compartimos cuatro recomendaciones del P. Dani Villanueva, S.J. Coordinador de Jesuit Network Project, para promover proyectos colaborativos entre los apostolados de la Compañía de Jesús:

 

Una pregunta recurrente en la mayoría de los talleres y charlas sobre redes internacionales es sobre cómo favorecer la colaboración intersectorial. Es un hecho que nuestra gran habilidad en la Compañía de Jesús es la colaboración entre homólogos a nivel regional y que ahí radica nuestra mayor fuerza en las redes internacionales. Distintos son los resultados en los esfuerzos globales e intersectoriales, en los que aún podríamos decir que estamos en modo ensayo error.

En el próximo post cubriremos los ejemplos de estas dinámicas, pero aquí quiero resumir las cuatro recomendaciones que habitualmente hacemos para aquellos que están buscando cómo promover proyectos colaborativos que no encajan únicamente en su sector apostólico habitual.

1. Enmarca la posible colaboración en torno a la Preferencias Apostólicas Universales. Las PAU son una oportunidad única para encontrar espacios de alineamiento temático de todas las obras de la red jesuita. Cualquier trabajo intersectorial en los próximos años debería intentar expresarse en este marco para hacer más fácil encontrar sinergias intersectoriales con otras obras y redes. De cara al diálogo intersectorial más allá de la red jesuita, siempre es conveniente las referencias al marco de la Agenda 2030 o los Pactos Globales de Naciones Unidas o el reciente Pacto Global Educativo promovido por la Iglesia.

2. Busca si existe y dialoga con alguna comisión del tema (o similar) en las distintas redes de articulación sectorial tanto a nivel de conferencia como a nivel global. Estas redes tienen estrategias de trabajo definidas, así como grupos de trabajo específicos que buscan fomentar la colaboración en torno a determinados temas, ya conocen los actores y están trabajando las posibles sinergias.

3. Empieza lo más cerca al nivel de respuesta que precise tu colaboración. La subsidiariedad es un criterio básico del networking jesuita. La intersectorialidad será más sencilla cuanto más cerca de la necesidad de respuesta esté el nivel de coordinación. Ha de haber motivos claros para elevar la respuesta (a) de local a provincial, (b) de provincial a conferencia y (c) de conferencia a global. Piensa bien qué nivel es el más adecuado para tu propuesta, y recuerda que cuanto más cerca a la necesidad más fácil es lograr la colaboración.

4. Utiliza a tu delegado sectorial para que la propuesta sea conocida en los distintos niveles de gobierno tanto en los espacios de coordinación regional (delegados provinciales) e internacional (delegados de conferencia). En ambos niveles existen ámbitos de diálogo intersectorial donde puede haber tracción para la propuesta.

 

Fuente: Jesuit Network