“Nos anima saber que compartimos retos y sentires de esa realidad que a veces nos desborda, pero en la cual navegamos buscando rutas y puertas de encuentro (como es el SASA) para compartir la experiencia”.

El SASA – Sistema de Auditoría Socio-Ambiental fue la puerta de encuentro para las 15 personas de la red COMPARTE (8 de centros sociales,  5 de iniciativas económico-productivas y 2 del Grupo de Trabajo del SASA y de la Secretaría Técnica de la red) reunidas en Guayaquil (Ecuador) del 20 al 24 de noviembre. El taller,  denominado “Sistematización del proceso de llenado y diseño de la metodología SASA”, se pudo realizar gracias a la hospitalidad y el apoyo que nos ha brindado el centro social Corporación Hogar de Cristo, miembro de la red Comparte en Ecuador.

En 2022, la red COMPARTE puso en marcha el SASA con un doble objetivo: a) medir el grado de implementación de los 7 rasgos de COMPARTE en las iniciativas económico-productivas acompañadas por los centros sociales de la red, y b) ayudar a estas iniciativas a mejorar en el desarrollo de dichos rasgos. En la implementación del 2022 han participado 22 iniciativas económico-productivas que han completado los datos requeridos por el SASA y obtenido su informe de valoración.

En el taller desarrollado en Guayaquil participaron 5 representantes de iniciativas económico-productivas de Colombia (APROCICOL de frutos cítricos e IMCA Hotel), Ecuador (ACOMPRETEMSU textiles), Bolivia (AEPSIMS, miel), y El Salvador (Tienda Cooperativa La Campesina), que habían completado el llenado de los datos del SASA en 2022 y disponían del informe de resultados. Igualmente, participaron 8 personas de centros sociales que han acompañado a estas iniciativas y a otras en el proceso de llenado del SASA (IMCA, Cipca Perú, Cipca Bolivia, ACLO, Hogar de Cristo y Solidaridad CVX).

Su experiencia en este proceso es la que les avaló para participar en este taller que tuvo como objetivos: a) sistematizar su experiencia en el proceso de llenado del SASA y b) aportar a la elaboración de una metodología que permita analizar los resultados del SASA para cada iniciativa económico-productiva y tomar decisiones sobre los ámbitos en los que necesita mejorar.

A lo largo de esta semana hemos podido profundizar en la experiencia del llenado del SASA para identificar lo que nos ha funcionado y lo que nos hace falta mejorar. Así mismo, hemos comenzado a diseñar la ruta metodológica que permita a los emprendimientos y centros sociales a analizar la información que nos ofrece el SASA y priorizar las acciones de mejora para que la iniciativa avance en la implementación de los rasgos que promueve la red COMPARTE.

Han sido también días para acercarnos al territorio en el que Hogar de Cristo desarrolla su labor de acompañamiento a emprendedores/as que han puesto en marcha iniciativas económico-productivas en Monte Sinaí.  Desde el Programa “Semillero de Emprendimientos de Hogar de Cristo” se capacita y ofrece crédito a mujeres y hombres que quieren emprender un negocio social, como es el caso de la Asociación de Tejedoras de Sueños ACOMPRETEMSU dedicada al textil, el negocio de BonArte dedicado a la artesanía, la Asociación APROBUCAM que fabrica calzado, etc. Son negocios que permiten a las personas tener una fuente de ingresos en un contexto socio-económico de mucha dificultad y pobreza, pero que van más allá de lo económico. Iniciativas que ayudan a crear redes de apoyo entre quienes las lideran  y otras personas de la comunidad que se encuentran en situación de dificultad,  lo que permite a las personas desarrollar capacidades para su autonomía y empoderamiento personal y colectivo, como es el caso de Carmita quien nos cuenta su experiencia en este video.

 

El SASA pretende ayudar a todas estas emprendedoras/es a disponer de la información que les permita comprender si su iniciativa económica avanza hacia una sostenibilidad integral en términos económicos, sociales y medioambientales.

Con información de desarrollo-alternativo