El Secretario Ejecutivo de la CEAMA está presente en la Asamblea Eclesial Latinoamericana. Desde su participación en los grupos de reflexión considera que es importante retomar algunas características que se pide de la Iglesia, como la ministerialidad, la inculturalidad, la preferencia por las periferias y el cuidado de la Casa Común , entre otras.

 

El Secretario Ejecutivo de la Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA), Alfredo Ferro SJ, manifestó que la Asamblea Eclesial significa para la Iglesia un tiempo especial, un “kairós”, un tiempo profundo que exige a la Iglesia de Latinoamérica y el Caribe caminar en sinodalidad, acompañada del Espíritu.

“Identificar el kairós que no es un tiempo cualquiera. Es la hora de profunda conversión que nos exige caminar juntos en sinodalidad, acompañados del Espíritu, yo plantearía que esto está en juego en esta  Asamblea y en la Iglesia Latinoamericana”, dijo .

Desde su participación en los grupos de reflexión, Alfredo Ferro considera que es importante retomar algunas características que se pide de la Iglesia:

  • Es necesario una Iglesia de salida, una Iglesia misionera, misericordiosa que escucha particularmente a aquellos que están afuera, en las periferias.
  • Una Iglesia ministerial con una nueva ministerialidad especialmente para las mujeres.
  • Una Iglesia de comunidades, con compromiso en las comunidades eclesiales de base, pero que realice transformaciones en sus estructuras y que luche contra el clericalismo.
  • Una Iglesia que sea capaz de inculturarse y viva en diálogo intercultural, ya que estamos  en un continente que es rico en diversidad donde es necesario una liturgia que sea reflejo y celebración de la vida,  con ritos y símbolos propios, que exprese sinodalidad y no estructura clerical.
  • Una Iglesia que se comprometa en el cuidado de la Casa Común y con la visión de una ecología integral.

“Para mi han sido como las señales claras de esa Iglesia nueva  que queremos y que es un gran desafío para todos nosotros,  para América Latina y para la Iglesia Universal”, señaló.

Orientaciones Pastorales

Desde la perspectiva de Ferro, las orientaciones pastorales a las que debería avanzar la Iglesia a partir de la Asamblea Eclesial deben ser aquellas de carácter concreto, que partan del análisis de la realidad y escucha, además desde el territorio.

“La Iglesia tiene que plantearse preguntas, diagnósticos sobre la realidad, sobre lo que se vive, los gritos de los pobres, de las mujeres, de los jóvenes. Yo pienso que es a partir de esa lectura que se haga se debe definir claramente cuál es el papel de la Iglesia y su misión”, manifestó.

De esta manera, destacó que la Conferencia Eclesial de la Amazonía es un organismo nuevo,  fruto de un proceso muy interesante que se ha vivido desde la periferia, desde la amazonia y desde un  proceso sinodal y de una practica pastoral de la Iglesia.

De ahí, comentó Ferro, que la misión de la  CEAMA es delinear un Plan de Pastoral de Conjunto reconociendo a 107 jurisdicciones eclesiásticas en los 9 países de la Amazonía, algo que puede ser complejo, pero que  parte de las bases, de los pueblos indígenas, de la  realidad amazónica.

Desde esta Conferencia se ha podido seleccionar 21 temas que  surgen como desafío del Sínodo Amazónico, por ejemplo:  la creación de la universidad amazónica, el rito amazónico , los  nuevos ministerios para las mujeres, replanteamiento de los itinerarios de formación para los seminaristas, presbiterios y diáconos, además de replantear el protagonismo de los laicos donde surgen  nuevos ministerios.

“Junto con la REPAM, la CEAMA trata de acompañar estos procesos , ahí hay una necesidad muy grande y creo que es el kairós, tiempo de articulaciones con la CLAR con el CELAM, con las CARITAS. Son 5 organismos presentes en el territorio amazónico y que necesitamos articularnos y crear vínculos bien estrechos para definir la misión que tenemos en el territorio”, finalizó.

 

Imagen e información de repam.net