En comunión con el Sínodo de los Obispos cuyo tema de reflexión es la sinodalidad, SIGNIS, la Asociación Católica Mundial para la Comunicación, recomienda una lista de películas para profundizar en los valores de la comunidad, el diálogo social, la inclusión, el acompañamiento y la escucha fraterna.

Cada título de esta lista viene acompañado con una pequeña nota, elaborada por el Asesor Eclesiástico de SIGNIS, Luis García Orso SJ, que invita a adentrarnos en la sinodalidad a través del cine.

Aquí los títulos:

⇒ La Misión / The Mission (EUA, 1986)
En medio de los indígenas guaraníes, los misioneros jesuitas tratan de caminar con ellos y crear una “ciudad de Dios” opuesta a la ciudad colonizada por el poder, expoliada, materialista, marginada. Buscan una evangelización que respete las culturas de los pueblos y ayude a desarrollar lo mejor de sus capacidades y de su crecimiento integral. Las figuras del padre Gabriel, con la pureza de su entrega, y de Rodrigo, el asesino arrepentido y converso, quedan en la memoria fílmica como prototipos de una misión nada sencilla que quiere ser servicio a la fe y la justicia del Reino de Dios, asumiendo la cruz y la gloria de Cristo.

⇒ El festín de Babette / Babette’s Feast (Dinam, 1987)
Una cocinera extranjera, en forma muy gratuita y desinteresada, viene a traer sabor y gusto por la vida, ejemplo de servicio a los demás, y ser medio de reconciliación, en una comunidad religiosa encerrada en formalismos y nostalgias. Babette sirve el banquete del Reino; toda la película nos prepara a él.

⇒ Romero (EU, 1989)
Conversión y martirio de Monseñor Óscar A. Romero al sufrir de cerca, como pastor, la opresión y las injusticias contra el pueblo salvadoreño. Retrato conmovedor de un pastor enteramente humano y enteramente cristiano: un santo. 

⇒ La ciudad de la alegría / City of Joy (EUA-UK, 1992)
En Calcuta, un médico decepcionado de la vida se encuentra con una promotora social cristiana y un cochero del pueblo, pero sobretodo se encuentra con los pobres que se unen para construir una ciudad de la alegría en medio de sus necesidades y de la sobrevivencia. La redención se da en ese encuentro.

⇒ Pena de muerte / Dead Man Walking (EU, 1995)
Una religiosa católica, Sister Helen Prejean, acompaña muy de cerca a un hombre condenado a muerte. Ella encarna la solidaridad cristiana, la entrega generosa, el sentido de vivir y morir, la misericordia, por encima de prejuicios, miedos, leyes, conflictos, que tiene que padecer a su alrededor. 

⇒ El octavo día / Le huitiéme jour (Bélgica, 1996)
Un encuentro fortuito entre dos personas totalmente diferentes: un alto ejecutivo de ventas y un joven con síndrome de Down. Harry, el ejecutivo moderno representa el interés material, el trabajo esclavizante, la eficacia fría, el egocentrismo en la vida, aunque aparente éxitos. El joven Georges es espontáneo, imaginativo, libre, cariñoso, aunque sea visto como una persona limitada. El encuentro de Harry con Georges es entrar en el ‘octavo día’, en que el amor es lo primero. Para entrar en él hay que hacerse como niño.

⇒ El amor nunca muere / La veuve de Saint-Pierre (Francia, 2000)
En una pequeña aldea del Canadá francés, el Capitán y su esposa cuidan y acompañan a un hombre condenado a la guillotina y sacan de él lo mejor de un ser humano. Un hermoso relato sobre la fuerza misteriosa y redentora de la cercanía, los afectos, la compasión, por encima de la intransigencia que condena.

⇒ Así en la tierra como en el cielo (Suecia, 2004)
Después de sufrir un infarto, un reconocido director de orquesta se retira a su pueblo natal para recuperarse y para encontrar paz. Al formar un coro con diversas personas de la comunidad y al estar cerca de ellas, Daniel aprenderá a escucharlas y a sacar lo mejor de cada una, pero también a reconciliarse él y ayudar a reconciliar y formar una comunidad real, aun medio de tensiones.

⇒ Diarios de motocicleta / The Motorcycle Diaries (EU, Argent, Brasil, 2004)
El viaje de dos jóvenes argentinos –Ernesto Che Guevara y Alberto Granado-, que inicia como una aventura, sigue como un aprendizaje desde la realidad que los va tocando, y se convierte en un camino de comunión y solidaridad y de crecimiento espiritual. Un viaje hecho de abrazos y encuentros que va haciendo a los caminantes más cercanos, más humanos, más solidarios con el pueblo.

⇒ Babel (EU, 2006)
El Babel bíblico representa la confusión, la dispersión, la incomunicación, entre las gentes. También hoy se da en nuestra sociedad: no nos encontramos ni nos comunicamos en verdad, sino levantamos barreras, prejuicios, marginación de todo tipo, injusticias… La película de Iñárritu parece decirnos que solamente cuando sintamos o no la herida del otro, cuando en ella veamos a otro ser humano semejante,  podremos empezar a encontrarnos en lo que somos: compañeros de camino, prójimos, hermanos. El Espíritu nos invita a hablar otros lenguajes y otros encuentros, en un mundo en que no acabamos de reconocernos como criaturas que viven por el mismo Creador y tienen a un Padre común.

⇒ Al borde del cielo / Auf der Anderen Seit (Alemania, Turquía, 2007)
Las vidas de seis personas –turcas y alemanas- se van acercando, conectando, tocando, y también separando dolorosamente, por el misterio de los accidentes, de la casualidad o de la providencia; vidas a las que como a Abraham se les pide el sacrificio de su hijo único. Historias de seres humanos que no saben si esperar una reconciliación, pero que aprenderán con dolor cómo abrirse a ella. Seres que llegarán a aquel día que Abraham llamó “Dios proveerá”. 

⇒ Violines en el cielo / Departures (Japón, 2008)
Una emotiva y bella película sobre la vida y la muerte, sobre la cercanía y la reconciliación, sobre el destino y la elección, sobre la belleza y la ternura de los pequeños detalles. Eso que quizás vamos perdiendo en el trajín de las grandes ciudades modernas y que necesita aprenderse y practicarse, poco a poco, pacientemente. Esta película japonesa nos ayuda a abrazar el misterio de la muerte tanto como se abraza la vida, a reconocer lo cercanos o distantes que estamos de las personas, a creer en esa puerta a la eternidad que todos hemos de cruzar, y a acompañar a otros en el tránsito hacia la Belleza de la Vida.

⇒ Gran Torino  (EU, 2008)
¿Qué sabe uno en verdad de la vida y de la muerte, de la culpa y del perdón, del dolor y de la salvación?, pregunta escéptico un viejo viudo a un joven sacerdote. Las respuestas sólo le llegarán de la misma experiencia de la realidad, vivida, sufrida, enfrentada, en el encuentro con la maldad y la violencia cercanas, pero también y sobre todo con la cercanía generosa y gratuita de los inmigrantes marginados que el mismo viejo desprecia. Así, el viejo Walt puede llegar a ser una figura del buen samaritano, del padre misericordioso, o del cordero que entrega su vida por la redención de los oprimidos por el Mal, si se abre a la gracia que se le regala.

 

Información de signis.net