Artículo publicado en la revista JESUITAS - La Compañía de Jésus en el mundo - 2021, redactado por el Equipo Itinerante de la Amazonía.

 

El Papa Francisco comienza así su Exhortación Apostólica cariñosamente: «Querida Amazonia». Invita a «corazonar» la Amazonia itinerando con sus pueblos: «pensar en equipos misioneros itinerantes y apoyar la inserción y la itinerancia de los consagrados y consagradas junto a los más empobrecidos y excluidos». Itinerar geográfica y simbólicamente, aprendiendo a conocer, amar y defender la Amazonia con su gente.

Laudato Si’ afirma «todo está conectado» (n. 16) y propone una «ecología integral»(n. 10). Las cuatro Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús solo pueden asumirse desde el conocimiento amoroso, integral, conectado, «corazonado»: «mostrar el camino hacia Dios mediante los Ejercicios Espirituales y el discernimiento», nos lleva a «caminar junto a los pobres, los descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad en una misión de reconciliación y justicia». Nos anima también a «acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador» y a «colaborar en el cuidado de nuestra Casa Común».

Esta interconexión exige conversión del corazón, «motor de los afectos», una metanoia, que el P. Claudio Perani, SJ, fundador del Equipo Itinerante (EI), formuló en su intuición:«Anden por la Amazonia y escuchen lo que el pueblo habla: sus demandas y esperanzas, sus problemas y soluciones, sus utopías y sueños. Participen de la vida cotidiana del pueblo. Anoten y registren cuidadosamente todo, con las mismas palabras del pueblo. No se preocupen con los resultados, el Espíritu irá mostrando el camino. ¡Coraje! Comiencen por donde puedan».

En la vida en misión, a la intemperie, del EI, las cuatro PAU están conectadas, están «corazonadas». Una verdadera itinerancia espiritual hacia Dios conduce a complicar la vida donde ella está amenazada, amando a los pobres, cuidando el futuro de los jóvenes y defendiendo la vida de todos los seres de la Casa Común con los que somos comunidad, «herman@s de leche», de creación.

El Equipo Itinerante integra fe-vida-misión, espiritualidad a la intemperie que permite salir denuestra zona de confort:«estar con quien nadie, donde nadie y como nadie quiere estar», donde las heridas están más abiertas y la vida más amenazada. Laic@s, religios@s, padres que hacen «comunidad-en-el-camino» por ciudades y aldeas, como Jesús (Lc 8,1ss), sirviendo al Reino de Justicia. Su misión es geopolítica: amar-cuidar-defender la Vida abundante (Jn 10,10), Buen Vivir-Convivir amazónico. Es«Iglesia en salida», itinerante: «La intimidad de la Iglesia con Jesús es una intimidad itinerante, y la comunión “esencialmente se configura como comunión misionera”» (Evangelii gaudium, n. 23).

El EI promueve una cosmovisión territorial amazónica conectada, también geopolítica, «desde dentro», discierne la misión con la gente, caminando juntos, sinodalmente, genera procesos, teje redes transfronterizas para enfrentar los grandes desafíos amazónicos. Sumar carismas, culturas, personalidades, congregaciones, instituciones, para llegar juntos donde solos no podemos ni debemos. La diversidad es principio teológico trinitario del EI: cuanto más diverso más divino, si mantenemos la unidad en diversidad y complementariedad.

El servicio itinerante es «trinitariamente» complementario a los servicios institucionales e insertos de la misión:

  1. Institucional, «Dios Padre»: da estabilidad y continuidad a la misión. Ejemplo: colegios, hospitales, casas de retiro, parroquias.
  2. Inserción, «Dios Hijo»: da proximidad, «encarnación» con los pobres y las heridas del planeta. Ejemplo: comunidades de base, rurales, insertas, periferias urbanas, aldeas.
  3. Itinerante, «Espíritu Santo»: llega donde no llegan instituciones ni inserciones, da visibilidad, conectividad, inclusión y unidad entre ambos lados de las fronteras (geográficas, simbólicas).

Cuanto más equilibrados y articulados estén estos tres servicios misioneros en el cuerpo apostólico, mayor será la incidencia.

La Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM) y la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Religios@s (CLAR), con la experiencia del EI y otros equipos misioneros móviles, tejen hoy la Red Itinerante cuyo primer encuentro fue en Manaos, en agosto de 2019, con 60 participantes de siete países amazónicos.

El Sínodo de la Amazonia (octubre de 2019) fue (es) kairós. La Hna. Arizete Miranda CNS-CSA, fundadora del EI, tuvo una intervención fundamental como madre sinodal y el Papa la citó en plenario: «La Hna. Miranda ha dicho una palabra clave que DESBORDA: ITINERANCIA».La itinerancia amazónica desborda, fuera de nuestro control: ella abre al Espíritu, la Providencia nos cuida y conduce de la mano del pueblo y los pobres.

El documento final refuerza el DESBORDE de la ITINERANCIA:

«Jesús nos indica a nosotros, sus discípulos, que nuestra misión en el mundo no puede ser estática, sino que es itinerante. El cristiano es un itinerante» (n. 21).

«Los equipos misioneros itinerantes en la Amazonía, van tejiendo y haciendo comunidad en el camino, ayudan a fortalecer la sinodalidad eclesial. Pueden sumar varios carismas, instituciones y congregaciones, laicos y laicas, religiosos y religiosas, sacerdotes. Sumar para llegar juntos donde solos no se puede» (n. 39).

«Proponemos una red itinerante que reúna los distintos esfuerzos de los equipos que acompañan y dinamizan la vida y la fe de las comunidades en la Amazonía» (n. 40).

«Apoyamos la inserción y la itinerancia de los consagrados, junto a los más empobrecidos y excluidos» (n. 98).

Que el Espíritu de Dios anime a itinerar-remar hacia aguas más profundas y echar las redes para pescar (Lc 5,4) con la QUERIDA AMAZONIA.

 

Imagen e información de jesuits.global