El informe abarca las oficinas de Venezuela, Colombia, Ecuador, México y la oficina regional de Latinoamérica y el Caribe.

 

La emergencia ocasionada por el COVID-19 cambió el mundo y puso en manifiesto el drama de la pobreza. En el continente americano las personas migrantes, refugiadas y en condición de movilidad humana forzada han sido probablemente las más afectadas.

Dentro de esta realidad, el Servicio Jesuita a Refugiados de Latinoamérica y el Caribe (JRS LAC) ha estado presente acompañando la crisis migratoria del continente, a través de sus diversas oficinas en los diferentes países.

Por ello, hoy comparte su Reporte Anual 2019 - 2020, que muestra los logros alcanzados en la región Latinoamérica y el Caribe en acompañamiento a la población migrante y refugiada y los recursos invertidos para este acompañamiento.

El informe presenta la labor del JRS con la población migrante y refugiada en diversas áreas, como son: educación, apoyo psicosocial, medios de vida, reconciliación, incidencia, protección y orientación legal, salud, asistencia de emergencia, comunicación, entre otros.

El JRS LAC publica este informe como un acto de transparencia y confianza ante la comunidad acompañada, así como a sus aliados y seguidores en redes.

Pueden descargar los informes, en español e inglés, en los siguientes enlaces:

            

 

Oficina de Comunicaciones de la CPAL