El CELAM analiza los itinerarios de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe rumbo al proceso de escucha.

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha participado en el conversatorio “Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, ¿un paso decisivo en el camino de la sinodalidad?”, organizado por Religión Digital, donde han analizado los distintos itinerarios de este inédito evento a celebrarse el próximo mes de noviembre.

En esta actividad también estuvo como panelista la hermana Gloria Liliana Franco, presidenta de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR), quien animó a la vida consagrada del continente a comprometerse de lleno en el proceso de preparación de esta Asamblea Eclesial.

Tras su lanzamiento, el 24 de enero, el comité organizador, apoyado por el CELAM, iniciará en los próximos meses un amplio proceso de escucha con todos los actores eclesiales del continente, desde sus diversos carismas, realidades y espiritualidades.

Todo el Santo Pueblo de Dios

Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, presidente de CELAM y arzobispo de Trujillo (Perú), ha subrayado que la Asamblea es de carácter abierto: “Es un llamado, no sólo a quienes sustentan cargos, responsabilidades, agentes pastorales, especialistas en teología, sino a todo fiel cristiano”.

“El Papa Francisco enfatiza siempre el pueblo de Dios, que es el sujeto histórico de la Evangelización”, por tanto “se entiende que cada bautizado es convocado a ser un protagonista. Desde la misión de Aparecida somos discípulos misioneros”, ha explicado.

El arzobispo hizo mención del contenido de Evangelii Gaudium es una referencia a la teología de la sinodalidad, la cual “va abriendo los nuevos caminos que los fieles recorren en la ruta evangelizadora y de la misión”.

Monseñor Cabrejos no descarta que después de esta primera Asamblea “en unos dos o tres años” se pueda realizar nuevamente “con otros temas”, porque lo esencial “es la participación de todo el Santo Pueblo de Dios”.

Además el prelado ha invitado a no temer a los aires de cambio, porque “en la Iglesia hay un principio: el  Ecclesia semper reformanda y este es un principio fundamental”, por ello “una Iglesia que no se convierte, ni se reestructura, es ya muerta”.

Le puede interesar: Programa Centralidad de la Niñez ofrece 900 becas para personas que trabajen con la niñez

Caminando juntos

El sacerdote mexicano David Jasso, secretario adjunto del CELAM e impulsor de la comisión promotora de la Asamblea Eclesial, ha explicado durante su intervención que se ha realizado un arduo proceso de preparación  desde febrero de 2020, cuando “se tuvo la primera reunión  en México”.

Desde entonces “diversas instancias eclesiales de América Latina y el Caribe como instituciones de alcance global se han ido sumando en el camino” para incorporarse a las distintas comisiones. Un trabajo que “ni siquiera la pandemia ha podido detener”.

El presbítero ha explicado que la Asamblea tendrá una modalidad presencial en México con aforo restringido, mientras que la mayoría de la participación se dará mediante sedes virtuales. El objetivo es llegar a las bases, que ninguna parroquia, comunidad, escuela, grupos, instituciones, por remotas que estén, dejen de participar.

El padre Jasso afirma: “No hay pueblo sin camino, no hay camino sin pueblo”, por eso “somos pueblo, porque vamos caminando con Jesús”, que en ese peregrinar “se encuentra con los enfermos, con los discípulos”, en fin, ser siempre una iglesia en salida, sinodal,  en constante movimiento.

Dar cauce al Espíritu

Uno de los momentos clave de la Asamblea será el proceso de escucha, que está próximo a realizarse. Al respecto, Mauricio López, secretario (interino) del Centro de Programas Redes de Acción Pastoral, ha señalado que “hemos organizando una comisión de trabajo con todas las instituciones eclesiales” con el fin de generar un proceso de escucha genuino, donde “se incorpora el discernimiento sobre los cambios necesarios”.

López ha asegurado que “lo fundamental es dar cauce a todas las instrucciones del Espíritu Santo, ese Espíritu de la Ruah, que nos venía dando por años desde el Concilio Vaticano II” para tener “como piedra angular” a quienes están en las periferias: “Nada más evangélico que eso”.

Asimismo ha dicho que todo este proceso de Asamblea Eclesial “se trata de dar cauce al espíritu” y no claudicar en estas llamadas de unidad que son “una respuesta por desborde”, aunque a “algunos no le termine de cuadrar”, puesto que “no entienden la novedad” tal como ha ocurrido con la Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA).

El laico ha destacado tres aspectos: metanoia, lograr que la gente participe e influya en las decisiones; alteridad, ser una Iglesia con menos compartimientos estancos y más procesualidad; y parresía, dar esa palabra profética, tener ese compromiso  de encarnarse en las realidades donde otros no van.

Los signos de cambio

La hermana Gloria Liliana Franco, presidenta de la CLAR, ha indicado que en el marco de la Asamblea se debe “propiciar escenarios de encuentro y reflexión desde el eco de la realidad de la gente” en una llamada no solo a ser discípulos misioneros, sino también hermanos y hermanas.

La religiosa ha encomiado “los pequeños signos” que evidencian realmente un cambio en la Iglesia al incluir “en el derecho canónico de los ministerios del acolitado – lectorado para las mujeres  y el nombramiento de Natalie Becquart, como subsecretaria sinodal, lo cual le da derecho a votar en el próximo sínodo”.

La hermana Gloria Liliana ratifica que “miles de religiosos en todos los países del continente estamos priorizando caminar con su pueblo a pesar de las múltiples limitaciones” y “muchas veces desde el lugar del anonimato, pero yo creo que el lugar del anonimato en el Evangelio es el lugar de la encarnación”.

“Queremos comprometernos con la realización de esta Asamblea, convencidos de que esto se trata de un nuevo kairós y, sobre todo, nos comprometemos con la puesta en marcha del itinerario, discipulado y misiones que puedan surgir fruto de este encuentro”, agregó.

 

Por: Ángel Morillo  - Prensa CELAM
Fuente: https://prensacelam.org