GRANDES TEMAS EN LAS ENCÍCLICAS FRATELLI TUTTI Y LAUDATO SI, las preferencias apostólicas universales de la compañía y los objetivos de desarrollo sostenible son las bases de la planificación estratégica de la Universidad Javeriana de Cali. Presentamos el siguiente documento producido por el p. José Alejandro Aguilar, SJ (COL).

Este documento integra las dos encíclicas de Francisco, Fratelli Tutti (F.T.) y Laudato Si (L.S.) las Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús (PAU) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en seis grandes temas: Espiritual y Ético, Político, Social, Económico, Ambiental y Cultural.
El propósito de organizarlos por temas y, de estos, los énfasis propositivos es inspirar y facilitar las reflexiones y construcciones colectivas de los procesos y proyectos de planeación estratégica e innovación educativa de la Javeriana Cali, en los que estamos involucrados.
El orden de los temas en el documento corresponde a la abundancia de material en las encíclicas y los ODS. Algunos de los títulos de los subtemas son tomados de los originales. Con los subtemas organizados de esta manera, otras personas podrían darle un orden diferente, según gustos y propósitos.
Se han tomado, de los documentos originales de las dos encíclicas, solamente los aspectos propositivos o invitaciones que hace Francisco. El color negro corresponde a los textos tomados de F.T.; el color verde a los textos de L.S.; en color rojo apartes de las PAU; el color azul corresponde a textos tomados de los ODS, y los incisos en color marrón. Al final del documento se indican los números de las dos encíclicas en donde aparecen temas
recurrentes.
Estos cuatro documentos posibilitan un articulación y complemento interesante. Las PAU son ricas en criterios y principios inspiradores, señalando en cada una varios temas estratégicos; las encíclicas contienen principios inspiradores, la mayoría agrupados en el aparte de espiritualidad y ética, aportando una buena cantidad de invitaciones o pistas de acción; finalmente, los ODS son ricos en línea de base, así como en propuestas concretas con sus respectivas metas.

INTRODUCCIÓN

Los procesos de Planeación Estratégica y de Innovación Educativa son instrumentos a través de los cuales la Universidad Javeriana de Cali integra en su discernimiento las Preferencias Apostólicas Universales (PAU). La Universidad quiere así “encontrar la mejor manera de colaborar en la misión del Señor, la que más conviene al servicio de la Iglesia en este momento, la que mejor podemos realizar con lo que somos y tenemos, buscando hacer aquello que sea de mayor servicio divino y bien universal”.1
El valor esencial de la innovación educativa tiene que ver con la posibilidad de conocer cada vez más profundamente el amor de Dios por cada persona, la humanidad y la creación y la planeación estratégica con el camino para profundizar en el conocimiento de ese amor recibido, que se vuelve don en la contribución personal e institucional al cuidado y la transformación.
Las PAU sirven también de marco introductorio a este documento de trabajo. En su articulación e integralidad las PAU cubren todas las dimensiones de la formación integral que ofrece la Universidad, así como de los medios que quiere perfeccionar en su Propósito Superior de ser una Universidad Transformadora:

A. Mostrar el camino hacia Dios mediante los Ejercicios Espirituales y el discernimiento.
B. Caminar junto a los pobres, los descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad en una misión de reconciliación y justicia.
C. Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador.
D. Colaborar en el cuidado de la Casa Común.

La calidad de la experiencia espiritual de los miembros de la comunidad educativa, así como de los aliados con los que queremos colaborar en el cuidado de los valores y patrimonios del territorio, y en la superación de sus retos, desequilibrios y problemas, es el alma y sentido de la opción personal e institucional. Esta opción es también un camino privilegiado para avanzar en el conocimiento y experiencia del amor de Dios. En la respuesta personal y colectiva a esta experiencia del amor de Dios por cada persona, la humanidad y la creación, podremos seguir avanzando en la realización de la misión de la Universidad con niveles crecientes de lucidez, pertinencia transformadora, trabajo en equipo, creatividad, imaginación, capacidad propositiva, resiliencia frente a los enormes retos y dificultades.
Allí también se encontrarán renovadas posibilidades de realización de los proyectos de vida personales e institucionales, para la reiteración del sentido y plenitud de la vida como don y servicio, realizados con gozo, alegría y pasión.
La misión de la Universidad de formar talentos humanos para las tareas del cuidado y la transformación, tarea que al mismo tiempo permite continuar los procesos de aprendizaje de profesores e investigadores, el aprender a lo largo de la vida, es la mejor contribución que se puede hacer para acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador. Es un futuro esperanzador para ellos mismos, mientras se preparan para incorporarse de lleno a las instancias organizativas, empresariales e institucionales a través de las cuales se irá forjando el sueño de región anhelada. Esperanzador también para los jóvenes profesionales que hoy desean contribuir a la construcción de instancias de articulación para la transformación de la realidad, a partir de las organizaciones, empresas e instituciones a las que se encuentran vinculados.
Y sobre todo para los jóvenes de los territorios que acompañamos y acompañaremos, especialmente de aquellos que hoy sufren las consecuencias del empobrecimiento y marginación de sus familias y comunidades. En este punto se integran en la misión de la Universidad la tercera PAU: Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador, con la segunda: Caminar junto a los pobres, los descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad y la cuarta: Colaborar en el cuidado de la Casa Común. Junto con ellos, sus familias y organizaciones la Universidad se esfuerza por avanzar en la “misión de reconciliación y justicia a la que, con otros, hemos sido enviados”2
En la Universidad se quieren fortalecer las condiciones y los ambientes propicios para procesos espirituales y religiosos personales y grupales, en los que es posible preguntarse a fondo y elegir libremente el seguimiento de Jesús, la pertenencia a la comunidad eclesial y un estilo de vida cristiana personal y comunitaria en los ámbitos social, económico, ambiental cultural y político.3
El primer componente del documento de trabajo, ético espiritual, ofrece pistas de profundización para esta experiencia espiritual y religiosa. De la misma manera los Ejercicios Espirituales y la espiritualidad ignaciana son una medicación privilegiada de las misiones regionales y obras de la Compañía de Jesús para avanzar en el camino hacia el amor de Dios y desde el amor de Dios, y con Dios, hacia el amor de los más frágiles de la sociedad y hacia el cuidado de la casa común.
Los procesos integrados de planeación estratégica e innovación educativa son así una oportunidad estupenda de práctica del discernimiento y la planeación apostólica, para la toma de decisiones guiados por la pregunta sobre cómo podemos contribuir al querer de Dios en la región. Este discernimiento y aportes se enriquece con conversaciones espirituales y argumentadas en función del bien común. De esta manera nuestra fe y experiencia espiritual se realizan en obras de justicia y reconciliación porque vienen del Crucificado-Resucitado y nos lleva a los crucificados de este mundo para ser portadores de esperanza en la vida nueva que nos regala el Señor. Una fe vivida en comunidad educativa que se convierte en testimonio de Esperanza.4

2 Ibidem p. 1
3 Ibidem p. 2
4 Ibidem p. 2

DESCARGA EL DOCUMENTO AQUÍ

 

Oficina de Comunicación CPAL