La tarde del 19 de noviembre inició el “Seminario virtual América Latina: Iglesia, papa Francisco y escenarios de la pandemia”, organizado por la Pontifica Comisión para América Latina (CAL).

 

La primera sesión contó con la participación del cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina (CAL), el doctor Julio César Caballero, Jefe de oficina de la CAL, monseñor Marcelo Sánchez Sorondo de la Pontificia Academia de las Ciencias, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, presidente del CELAM, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL y Carlos Alfonso Nobre, Premio Nobel de la Paz 2007.

Papa Francisco: caminos, procesos y alianzas para garantizar una vida digna

El Papa Francisco participó en la apertura de la sesión a través de un video mensaje en el que expresó la esperanza de que la iniciativa pueda “inspirar caminos, despertar procesos, crear alianzas e impulsar todos los mecanismos necesarios para garantizar una vida digna a nuestros pueblos, especialmente a los más excluidos, a través de la vivencia de la fraternidad y la construcción de la amistad social”, el Sumo Pontífice saludó a los participantes y agradeció a los organizadores que se reunieron de forma virtual para reflexionar y analizar la situación de pandemia de Covid-19 en la región, sus consecuencias y las posibles líneas de acción y ayuda solidaria a desarrollar.

Ouellet. La preocupación por los más pobres

El cardenal Ouellet valoró en su intervención, la palabra “firme y valiente” del papa Francisco en medio de la pandemia que impacta profundamente al ‘continente de la esperanza’, así como puso en evidencia que “El Covid-19 agrandó la brecha social en que vive el pueblo [latinoamericano] por la injusticia, la discriminación, que, sumada a las condiciones de los servicios sanitarios, provoca los sentimientos de incertidumbre que prevalecen en la población más pobre”.

El purpurado subrayó la cercanía y liderazgo del papa Francisco de cara a la pandemia y a los efectos que está teniendo en América Latina y el Caribe y expresó: “hemos sentido muy próxima su alentadora compañía, el énfasis que hace en destacar nuestra pertenencia común, la conciencia de la cercanía, la esperanza, el camino de la solidaridad como expresión de amor”.

Cabrejos. La Iglesia responde a los desafíos de la pandemia

Monseñor Cabrejos expuso sobre los efectos del coronavirus y los desafíos que ha presentado a la Iglesia en América Latina. En este orden de cosas, afirmó que “nos necesitamos los unos a los otros, pues estamos en la misma barca” e insistió sobre el hecho de que la sociedad necesita “garantizar la salud como un bien público de alcance universal”.

El presidente del CELAM también se refirió a las realidades que la pandemia ha puesto en evidencia: “las consecuencias de una estructura histórica y desigual que muestra innumerables vulnerabilidades en toda la región”. Esto hace impostergable, aseguró Cabrejos el hecho de “garantizar alimentos y medicinas de calidad para la población, en especial para las poblaciones más vulnerables que corren el riesgo de pasar hambre y no tener el suministro de oxígeno medicinal necesario”. Pero también “la pandemia está afectando y afectará más gravemente a las personas desempleadas, a los pequeños empresarios y a quienes trabajan en la economía popular y solidaria, así como a la población de adultos mayores, a las personas con discapacidad, a los privados de libertad, a los niños y niñas y a las amas de casa, estudiantes y migrantes”.

Monseñor Cabrejos mostró los diversos aportes que las iglesias locales han dado para enfrentar comunitariamente la crisis, como las parroquias, diócesis, congregaciones de religiosos y religiosas, las Cáritas y muchas Organizaciones no Gubernamentales.

En medio de tanta situación dramática, Cabrejos insistió en la necesidad de promover la fraternidad, la solidaridad y el cuidado de la casa común y esta tarea es responsabilidad de todos.

Alicia Bárcena: América Latina enfrenta su peor crisis

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, subrayó que “esta crisis ha evidenciado las profundas asimetrías globales en materia financiera y climática que precisa de mayor solidaridad internacional. Nuestra región es la más golpeada por la pandemia de todo el mundo en desarrollo, con más de 12 millones de casos de Covid, más de 429 mil muertos y que además enfrenta su peor crisis económica en más de cien años”.

Bárcena subrayó que “Esta pandemia ha magnificado problemas estructurales del modelo de desarrollo de nuestra región, desigualdades entrecruzadas, crecimiento mediocre, baja productividad, insuficiente diversificación de exportaciones, muy poco espacio fiscal y alto deterioro ambiental”.

Los expositores coincidieron en resaltar los graves problemas de la región, pero también se mostraron esperanzados de que los latinoamericanos serán capaces de impulsar cambios que les beneficien, particularmente a las grandes mayorías empobrecidas.

 

 

Fuente: Vatican News