En el marco de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, que se celebra el próximo domingo 27 de septiembre, el subsecretario de la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral subrayó que “las personas desplazadas nos ofrecen la oportunidad de descubrir partes ocultas de la humanidad y de profundizar nuestra comprensión de las complejidades de nuestro mundo”.

En un evento organizado por el Servicio Jesuita a Refugiados y la Unión Internacional de Superioras Generales, el cardenal Michael Czerny destacó que, a causa de los acontecimientos de este año, el Mensaje del Papa Francisco, aunque se refiere a los desplazados internos, incluye a “todos aquellos que están experimentando situaciones de precariedad, abandono, marginación y rechazo como resultado de COVID-19”.

Recordando los cuatro verbos propuestos por el Santo Padre en su Mensaje del 2018, acoger, proteger, promover e integrar, Czerny destaca que en el Mensaje de este año propone seis pares de verbos que tratan de acciones muy prácticas: saber para entender, estar cerca para poder servir, escuchar para reconciliarse, compartir para crecer, involucrarse para promover, cooperar para construir. Con ellos, “el Papa presenta una actitud o habilidad básica para lograr objetivos humanos profundamente importantes” reconoció el prelado.

En su exposición, el cardenal Czerny compartió dos consideraciones finales. En primer lugar, destacó que la cercanía de las instituciones católicas que trabajan con migrantes y refugiados “puede promover una escucha más atenta a lo que los desplazados internos necesitan, esperan y aspiran”, ya que ellos “deberían participar en el diseño y la prestación de respuestas de protección y asistencia; en la planificación y aplicación de soluciones que les afecten; y en la elaboración de leyes, políticas y estrategias relacionadas con el desplazamiento interno”.

Finalmente, el prelado reconoció que los desplazados internos pueden ser una fuerza positiva de cambio, ya que pueden demostrar “un notable grado de esperanza, resistencia y fuerza”. Al mismo tiempo, atender sus necesidades y apoyar sus redes e interacciones con los residentes locales “ayudará a construir la comunidad y a avanzar hacia la recuperación, la cohesión social, la paz, la seguridad y el desarrollo”.

El tema elegido por el Santo Padre para la 106ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado es “Como Jesucristo, obligados a huir”.

 

Fuente: https://www.vaticannews.va/es