El Papa Francisco decidió no dar luz verde a los sacerdotes casados después del sínodo del Amazonas porque le preocupaba que el debate iba contra un verdadero discernimiento.

El Papa sintió que el discernimiento se volvió imposible porque el debate se convirtió en una batalla al estilo parlamentario entre diferentes bandos.

Ha desvelado su pensamiento en una nota en la que el Papa jesuita de 83 años también destaca que el “sínodo no ha terminado”, pidiendo a la Iglesia que “sigan caminando juntos”. Estos y otros comentarios sugieren que la puerta no está cerrada a futuras reformas.

En una nota personal compartida con la revista jesuita La Civiltà Cattolica, Francisco dice que durante el sínodo del año pasado hubo “una discusión rica ... una discusión bien fundada, pero no discernimiento”.

El Papa continúa: “Debemos entender que el sínodo es más que un parlamento, y en este caso específico, no pudo escapar a esta dinámica. Sobre este tema fue un parlamento rico, productivo e incluso necesario; pero no más que eso. Para mí, esto fue decisivo en el discernimiento final”.

La mayoría de los obispos que asistieron a la reunión del sínodo de octubre de 2019 votaron a favor de ordenar hombres casados como sacerdotes para lugares remotos de la selva amazónica, donde las comunidades no pueden celebrar los sacramentos con regularidad. Pero fuentes dentro del sínodo dicen que la propuesta fue fuertemente resistida por los principales prelados de la Curia romana que lograron bloquear cualquier cambio inmediato.

El Papa dice que a veces, "se produce una atmósfera que termina por distorsionar, reducir y dividir la sala sinodal en posiciones dialécticas y antagónicas que no ayudan en nada a la misión de la Iglesia. [Esto es] porque todos se atrincheran en 'su verdad" y 'terminan convirtiéndose en prisioneros de sí mismos y de sus posiciones, proyectando sus propias confusiones e insatisfacciones en muchas situaciones. Así, caminar juntos se vuelve imposible”.

Tras la reunión del sínodo, el Papa publicó su postura en forma de exhortación apostólica titulada “Querida Amazonia”, donde evitó cualquier referencia al tema de los sacerdotes casados. El Papa solo pidió el envío de sacerdotes misioneros a la Amazonía y que los obispos promovieran la oración por las vocaciones sacerdotales.

Francisco, sin embargo, respaldó el documento final de los obispos donde 128 votaron a favor de la ordenación de diáconos casados en regiones remotas y 41 votaron en contra. Esto significa que aunque los sacerdotes casados están fuera de la discusión en el corto plazo, sigue siendo una posibilidad viva.

La nota del Papa sobre el sínodo de la Amazonía se publica en un instructivo artículo del P. Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica, que reflexiona sobre el estilo de gobierno de Francisco.

En el fondo, dice el sacerdote jesuita, el Papa está fomentando el discernimiento y abriendo procesos de renovación en lugar de imponer una agenda en particular. “No se trata de construir una hoja de ruta de reformas institucionales”, dice el P. Spadaro.

Él enfatiza cómo la visión de gobierno del Papa está arraigada en la formación de Francisco como jesuita con su enfoque en la escucha, la oración en silencio, el análisis de la realidad y el discernimiento de espíritus buenos y malos. La Compañía de Jesús fue fundada por San Ignacio de Loyola en 1534 y Francisco es el primer Papa jesuita.

“El sínodo, por tanto, es un lugar de discernimiento en el que surgen propuestas”, explica el P. Spadaro. “El magisterio [enseñanza] pontificio que fluye a través de las Exhortaciones Apostólicas es el fruto de la escucha de las propuestas, pero también del discernimiento del espíritu que las expresa, más allá de cualquier presión mediática o del respaldo de las mayorías.

“También se debe evaluar si realmente hubo un discernimiento o si fue más bien una disputa. Y luego él [Francis] evalúa si está capacitado para tomar una decisión o no. Si no se cumplen las condiciones, el Papa simplemente no procede, sin negar, sin embargo, la validez de las propuestas. En cambio, pide continuar en discernimiento y deja abierta la discusión”.

El sínodo del Amazonas también analizó la cuestión de la ordenación de diaconisas, y el Papa estableció una nueva comisión para analizar este tema después de la reunión de octubre pasado. A principios de este año, Mauricio López, una figura clave en el sínodo de la Amazonía, explicó cómo el tema se polarizó, haciéndose eco de la preocupación del Papa por la polarización. “Se podía ver cómo el sentido del discernimiento de alguna manera se perdió y se convirtió más en debate político, por lo que fue difícil para el Papa seguir adelante con eso, a pesar de que tuvimos algunos buenos logros allí”, dijo López a The Tablet.

“En algunos temas, las cosas se polarizaron tanto que no pudimos alcanzar lo que el Papa necesitaba: necesitaba sentir consenso y no había consenso”.

Para Francisco, escribe el P. Spadaro, no todos los problemas deben resolverse de inmediato, y el proceso de reforma es lo vital. El Papa ha pedido reiteradamente una “Iglesia sinodal”, en constante discernimiento y en búsqueda de renovación. En Alemania, se inició un proceso sinodal de dos años, mientras que en Australia se realizará una reunión nacional histórica a finales de este año.

Sin embargo, el enfoque en los sínodos y la apertura del debate ha desatado batallas internas dentro de la Iglesia. Todos los sínodos del tiempo de Francisco han sido criticados por los católicos tradicionalistas, mientras que algunos católicos reformistas se han sentido frustrados por la lentitud del cambio. En un intento de establecer cómo es una Iglesia sinodal, el Papa ha anunciado que el sínodo de los obispos de 2022 abordará el tema de la “sinodalidad”.

El P. Spadaro dice que la reforma a veces consiste en dar un pequeño paso, para lo cual el Papa encuentra inspiración en un dicho que articulaba la visión de San Ignacio, que aconsejaba diciendo que “lo divino consiste en no estar ceñido por lo más grande y, sin embargo, estar contenido en lo más pequeño”.

El P. Spadaro explica: “El gran proyecto de reforma se puede realizar en el más mínimo gesto, en el pequeño paso, incluso en el encuentro con una persona, por ejemplo, o en la atención a una situación particular de necesidad”.

Lo que el Papa busca evitar es atrincherarse en posiciones de “derecha” o “izquierda”, algo que separa a la Iglesia del mundo real y la vuelve insensible a la historia. Aunque esta es una tentación de toda la Iglesia, el P. Spadaro hace referencia a los intransigentes que intentaron reprender al Papa por su documento sobre la vida en familia, Amoris Laetitia, que abrió el camino para que los católicos divorciados vueltos a casar recibieran la comunión. La exhortación apostólica Amoris Laetitia fue escrita después de dos reuniones sinodales.

En un caso, un grupo de cardenales, encabezado por el cardenal estadounidense Raymond Burke, desafió abiertamente la enseñanza del Papa sobre la familia, amenazando con una "corrección fraterna" al Papa.

El P. Spadaro escribe que la Iglesia se ve envuelta en disputas ideológicas “por ejemplo, cuando surgen figuras que parecen querer reemplazar al Papa en la defensa de la doctrina o la verdadera reforma, o cuando siembran incertidumbre y confusión, permitiéndonos incluso imaginar peligros para la ortodoxia o por el cambio. Y esto en particular cuando, al asumir tales actitudes, la hipocresía lleva a profesar abiertamente 'devoción filial' al Santo Padre y un espíritu de respetuosa 'corrección fraterna”.

Poco después de su elección en 2013, The Economist describió al Papa como "el gerente general del cambio" por la forma en que había ayudado a reforzar la credibilidad de la Iglesia en unos bochornosos años de escándalos. A siete años de su pontificado, está claro que las reformas de Francisco van más allá de lo meramente cosmético: busca un profundo despertar espiritual en la vida de la Iglesia católica.

 

Por: Christopher Lamb

Fuente / Artículo en idioma original: https://www.thetablet.co.uk

 

Traducción: P. Hermann Rodríguez Osorio, SJ

Delegado de Misión – CPAL

7 de septiembre de 2020