COMPARTE es una red de la Conferencia Jesuita de Provinciales en América Latina y el Caribe (CPAL) que consta de 15 centros sociales (CS) presentes en 15 regiones de 10 países (Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y México), el Servicio Jesuita a Panamazonia (SJPAN), la Formación Laboral de la Federación Fe y Alegría y Alboan . Somos una comunidad de aprendizaje y acción conformada en 2008 para construir, junto con organizaciones de productores y otras entidades aliadas (actores sociales), iniciativas económico-productivas como alternativas al modelo de desarrollo dominante.

La 36ª Congregación General en su decreto 1, “Compañeros en una misión de reconciliación y justicia”, nos llama a la renovación de nuestra vida apostólica y es allí donde ubicamos la intuición que anima nuestros esfuerzos. Señala que “Debido a la magnitud y la interconexión de los desafíos que enfrentamos, es importante apoyar y fomentar la creciente colaboración entre jesuitas y apostolados jesuitas a través de redes. Las redes internacionales e intersectoriales son una oportunidad para fortalecer nuestra identidad, compartiendo nuestras capacidades y compromisos locales para servir juntos una misión universal ”(n. 35).

 

 

Alineamos las iniciativas económico-productivas con ocho rasgos de las alternativas de desarrollo que apoyamos, utilizando diversos procedimientos, conocimientos y modalidades de acción, con el fin de lograr buenas condiciones de vida entre las familias en situación de exclusión y pobreza.

• En defensa de la vida: la persona y su dignidad en el centro.
• De base local: construimos una visión alternativa basada en la situación local.
• Generar capacidad de participación y toma de decisiones.
• Apoyo a la construcción colectiva.
• Recuperar la riqueza de la diversidad.
• Utilizar las bondades de la naturaleza de una manera justa y sostenible.
• Fortalecer el rol de la mujer.
• Priorizar las buenas condiciones de vida para todas las personas.

 

 

Desarrollamos iniciativas productivas en áreas rurales (café, cacao, banano, miel, lácteos y oleaginosas) y en áreas urbanas (textil, calzado y artesanías) en situaciones generalmente paradójicas: comunidades carentes de bienestar, presentes en territorios de abundancia que , progresivamente, caen en una pobreza cada vez más abyecta.

A partir de la experiencia de proyectos, equipos, laicos y jesuitas generamos un saber hacer práctico que se traduce en metodologías que luego difundimos y que dan sentido a nuestra forma de trabajar juntos y comprometernos plenamente hasta el final ( En-Red-Darnos , que significa tanto "darnos a nosotros mismos a través de la red" como "comprometernos plenamente").

Tres elementos estructuran nuestro esfuerzo:

1. LECTURA ESTRATÉGICA DEL TERRITORIO:
Como punto de partida propone la consecución de una comprensión global ordenada del territorio; la identificación de elementos clave que contribuyan a la construcción de economías alternativas con impacto local y regional, teniendo en cuenta potencialidades y desafíos. Ejercicio realizado en regiones de Colombia, Perú, Guatemala y Nicaragua.

 

2. GESTIÓN DE CADENAS DE VALOR EN CICLO ECONÓMICO COMPLETO
para obtener el control de sus productos hasta la reinversión social de las utilidades. Esto rompe los ciclos de intermediación o especulación, favoreciendo la retención de la riqueza producida y las relaciones de confianza entre productores, mercados y consumidores. Nuestras experiencias en México, Colombia y Perú en el manejo de cadenas de valor de café, cacao y productos lácteos confirman este horizonte de acción basado en la profesionalización de procesos y productos que garantizan su calidad permanente.

 

3. EL ENFOQUE DE MÚLTIPLES ACTORES
considera que la consolidación de alternativas económico-productivas sostenibles y robustas se posibilita mediante el desarrollo de capacidades adecuadas en las personas, organizaciones e instituciones mediante la creación de modelos de solidaridad en colaboración con diversos actores sociales.

 

Impulsamos acciones concretas de conexión y networking, por un lado, para procesos de formación, asistencia técnica especializada e investigación, con universidades de la Asociación de Universidades encomendadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL) en México, Colombia y Guatemala. , y con la red de Universidades Jesuitas en España (UNIJES) en el País Vasco, Barcelona, ​​Valladolid, Madrid y Andalucía. Y por otro lado, para el desarrollo de procesos productivos en conjunto con otras líneas de trabajo de la CS: derechos humanos, ecología, migraciones, participación e incidencia política, etc.

COMPARTE desarrolla una identidad común y un sentido de pertenencia; fomenta el intercambio de experiencias, información, metodologías y aprendizajes conjuntos; posibilita la relación de diferentes actores y estimula los procesos económico-productivos, asegurando que avancen hacia un horizonte compartido, indispensable para sustentar la esperanza de que otra economía, más humana y sostenible, sea posible.

 

Artículo de "Jesuitas - La Compañía de Jesús en el mundo - 2020", de Álvaro Idarraga, Amaia Unzueta y Óscar Rodríguez SJ

Por: Oficina de Comunicaciones Curia General

Fuente: https://www.jesuits.global