Del atardecer a la mañana siguiente

Hace siete años se sentía un ambiente eclesial novedoso con el inicio del Pontificado del Papa Francisco, que desde el 13 de marzo de ese año comenzaba su gobierno pastoral con imágenes y palabras que anunciaban cambios. Tiempos de cambios con grandes lecciones de liderazgo espiritual que hoy recordamos en la pascua del Padre Adolfo Nicolás Ex Prepósito General de la Compañía de Jesús. 

La mejor expresión que puede encerrar todos estos hechos novedosos es el atardecer y el amanecer. El Padre Adolfo Nicolás había convocado la 36a Congregación General durante la cual ofreció su dimisión, según las normas de la Compañía de Jesús(2008 y 2016). Era su “tramonto”; luego de 8 años y medio de servicio y sabiduría, vividos en profundidad y constante alegría. El amanecer recibió la llegada del Papa Francisco que comenzó hablando con metáforas y palabras que rápidamente anunciaron la llegada de un pastor que huele a oveja. En este mismo amanecer tres años después llega Padre Arturo Sosa, el primer Latinoamericano en ser General de la Compañía Jesús. Historia que la Iglesia ya había experimentado con el Primer Papa Latinoamericano y jesuita, luego de la renuncia del Papa emérito Benedicto XVI(2005-2013) que durante 6 años y 10 meses guío los senderos de la Iglesia. 

Una vez terminado su mandato, el Ex Prepósito General se trasladó a Filipinas para colaborar en un centro Pastoral. El Padre Nico, de Nicolás como le decían en Japón, siguió dedicando todo su tiempo y vitalidad a la oración y la contemplación. Una sabiduría espiritual que le dio profundidad y mística para comunicar una manera distinta de ver el mundo. Puede decirse que con humor y libertad transmitía inteligencia, heroísmo y movimiento. Esto se conviritió en un medio eficaz sobre todo en la educación que necesita de innovaciones con sentido y conectadas con lo esencial: vivir para amar y amar para servir.

La sabiduría y profundidad la vamos a encontrar en muchas de sus cartas, conferencias, charlas que durante sus ocho años y medio de Generalato, alimentaron todo el apostolado de la Compañía en el mundo. Documentos impregnados de un lenguaje que llegó muy bien a los niños y niñas como también a los científicos y docentes del apostolado intelectual, comunicando siempre toda una experiencia profunda, capturando las imágenes que luego cobraban color en tantos idiomas y contextos conectado a todas las redes educativas en un mismo corazón. De manera especial en estos días de su pascua, presento dos imágenes y cuatro calificativos que le dieron vida al apostolado educativo.

De las imágenes a las palabras

Haciendo la cronología del uso de las imágenes y palabras que elegí para esta memoria, tuve el agrado de revisar lo dicho por el Padre Adolfo en el Encuentro con los educadores de Asturias, León y Cantabria Gijón, el 8 de mayo de 2013. Y pude observar que en este mismo año las empleó con ocasión del 8vo Congreso Mundial de Antiguos Alumnos Jesuitas que tuvo lugar en Medellín/ Colombia desde el 14 al 17 de Agosto. Son dos contextos, dos momentos,  en una red infinita de aprendizajes en colegios y universidades, conectados por unas imágenes y palabras que unen para dar vida y alegría. En esto el Padre Adolfo era un artista con una gran imaginación contemplativa. 

En los dos contextos el Padre Nicolás, nos habla de unas imágenes que rescato entre las tantas enseñanzas que recibimos de su sabiduría y sensibilidad espiritual. La primera tiene ver con la imagen de la capilla, la segunda es la jirafa. Son imágenes muy poderosas que son fuente continua de valiosos aprendizajes para una misión educativa global. Una manera sencilla de comunicar un mensaje en donde todos podemos identificarnos, desde el aula de juegos en la infancia hasta el laboratorio de ciencias de la Universidad; en cualquier escenario el mensaje es para educar en red con un mismo corazón y alegría. 

La Capilla: Tiene su contexto en una conversación con un profesor de nuestros colegios en Japón. 

“Se encontraron en ese colegio con un pequeño problema y es que un profesor joven, procedente de otra secta budista muy militante, anticristiana, logró que le aceptaran como profesor del colegio(…) Los profesores no sabían qué hacer con él y le pidieron ayuda a este otro budista, del que he hablado antes: “tú eres más antiguo y también budista, a lo mejor le puedes convencer de que se vaya”. Él dijo: “bueno, haré lo que pueda Llamó al otro profesor y le dijo: “oye, me han dicho que te quejas mucho del colegio”. El joven profesor budista le contestó: “sí, sí” y le soltó la soflama: “la capilla es un centro de manipulación”. Todas las quejas del joven eran sobre la capilla, sobre todo lo que fuera religioso. 

Entonces, el profesor budista mayor le dijo: “Oye, mi impresión es que no has entendido nada de este colegio. No has entendido nada, porque en este colegio desde que atraviesas la puerta de fuera, todo es capilla”. El otro lo entendió, y se marchó. Esta fue la imagen clave para que el otro entendiera de qué se trataba: que la educación jesuita es integral, es todo, la capilla, la clase, el deporte, la clase de pintura y las exposiciones que se hacen, teatro, etc., todo es capilla, todo es sagrado, porque todo es crecimiento de estos niños que están creciendo delante de Dios. ”. (Nicolás, A., 2013)

La Jirafa: La educación necesita de una conexión vital que esté bombeando y conectado el aprendizaje con lo que sucede en todo el mundo. 

“Es un símbolo que ha escogido un obispo en Camboya para su diócesis, un obispo asturiano, Kike Figaredo. La jirafa es el animal que tiene el corazón más grande, un corazón que pesa 4 ó 5 kilos, porque tiene que bombear hasta la cabeza. Tiene el corazón muy grande y la visión muy alta. Es un símbolo muy bueno para la educación. Este el tipo de personas que queremos educar: personas con gran corazón, capaces de reaccionar a la realidad, social, artística o política, que tengan la sensibilidad de una persona que está viviendo plenamente, y al mismo tiempo una mirada de la realidad” (WUJA, A., 2014)

Son dos imágenes que le dan valor a las palabras que nos animan a comprender una educación integral, en donde lo sagrado está en todo lo que hacemos, porque todo está conectado con la vida. Se trata de comprender que todo el mundo es una gran aldea de aprendizajes y el colegio o la Universidad están en función de crear ese ambiente de conocimiento. 

La capilla es una imagen que refuerza el sentido integral de la formación que no se queda en los contenidos, debe afectar la totalidad de la vida de la persona y el entorno.  En la segunda imagen de la jirafa, el Padre Nicolás, nos insiste en una educación que forme personas con corazón grande y mirada amplia. Seres humanos para los demás y con los demás, que se afecten con el dolor del mundo y propongan soluciones innovadoras para no quedarse en el grupo de los espectadores. Ser parte activa de la Misión de Dios en donde todos somos colaboradores.

Finalmente quiero cerrar con lo que en febrero de 2015 el Secretariado de Educación Secundaria publicó un texto denominado: Excelencia humana: Hombres y mujeres conscientes, competentes, compasivos y comprometidos; calificativos que han marcado una manera ubicar el significado de  la educación en siglo XXI. Es la traducción de un marco de principios que inspiran una educación de mayor profundidad en las redes educativas. De esto siguieron grandes conferencias, seminarios, congresos y un renovado ambiente para enfrentar los desafíos que nos unen como Iglesia en el mundo. 

En cada uno de estos calificativos están las palabras que unen los anteriores Generales desde Padre Arrupe hasta Padre Kolvenbach, quienes nos dejaron principios que han perdurado en el tiempo, junto a un legado que el Padre Nicolás consolidó con su profundidad. En muchos colegios y universidades estos calificativos fueron fuentes para actualizar sus visiones y misiones, colocando la excelencia humana como modo nuestro de educar en una ciudadanía global. No es necesario explicarlos porque tan solo con enunciarlos, se puede percibir el alma de una formación integral y en contexto. 

Según el Secretariado de educación secundaria las cuatro CCCC poseen el siguiente sentido: 

Conscientes: porque además de conocerse a sí mismos, gracias al desarrollo de su capacidad de interiorización y al cultivo de la vida espiritual, tienen un consistente conocimiento y experiencia de la sociedad y de sus desequilibrios; 

Competentes: profesionalmente hablando, porque tienen una formación académica que les permite conocer con rigor los avances de la ciencia y de la tecnología;

Compasivos: porque son capaces de abrir su corazón para ser solidarios y asumir sobre sí el sufrimiento que otros viven; y 

Comprometidos:  porque, siendo compasivos, se empeñan honestamente y desde la fe, y con medios pacíficos, en la transformación social y política de sus países y de las estructuras sociales para alcanzar la justicia». 

 

 

La tarde ya ha terminado y sus imágenes o lo mucho que podamos decir en su memoria queda en el corazón y la identidad de una red educativa que mantiene una tradición viva. El Padre Nicolás, nos heredó un legado que atravesó fronteras y conquistó culturas. Un tiempo en donde dejó sembrado un terreno fértil y que ahora germina con el liderazgo espiritual de personas como el Papa Francisco y el Padre General Arturo Sosa; todos movidos por el mismo espíritu de ver nuevas todas las cosas en Cristo que nos lleva a la quinta C, la de la Coherencia  que refleja la vida del Padre Adolfo. 

En nombre de las tres Redes Educativas de CPAL decimos ¡Gracias Padre Nicolás! y que sus palabras e imágenes sigan renovando una misión educativa en red que dé muchos frutos para todos y todas, comenzando por los últimos y más vulnerables. 

 

FIFyA: "Mantengan con Fe y Alegría su vocación de educadores populares y promotores sociales, realizando su misión con calidad, ética, espiritualidad e incidencia pública.  Demos un rotundo NO a la pobre educación, y un SÍ decidido a la educación de excelencia para los pobres".  Con estas palabras nos animó el P. Adolfo Nicolás, S.J. cuando nos acompañó en el XLIII Congreso de la Federación Internacional de Fe y Alegría "Educación Inclusiva y sus desafíos" realizado en Cochabamba, Bolivia en el año 2012.  El P. Adolfo ha partido hoy a la Casa del Padre, agradecemos el don de la vida de nuestro hermano Nico, como le dicen en las provincias de Asia y Pacífico donde realizó gran parte de su apostolado antes de ser Superior General de la Compañía de Jesús entre 2008-2016.

AUSJAL: La Asociación de Universidades confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL), lamenta el fallecimiento del P. Adolfo Nicolás, S.J.  Sus pensamientos, obras y actuar fueron y serán fuente de inspiración para nuestra labor. La educación y el liderazgo espiritual son temas sobre los que compartió hondas reflexiones y que sin lugar a dudas influyeron en nuestra concepción de estas orientaciones.

Alguna vez expresó: “Se dice que los grandes genios, todos, han tenido un modelo y esto determina mucho de las elecciones, de los valores, de la manera de enfrentarse con la realidad que el muchacho/a toman como modelo de vida. La capacidad de una institución de ofrecer modelos va a ser una parte muy importante de su capacidad de educar”. Gracias Padre Nicolás, continuamos esforzándonos por formar hombres y mujeres para los demás.

FLACSI: En 2013, el Padre Adolfo Nicolás, S.J. compartió con los educadores de Asturias, León y Cantabria, su visión sobre el futuro de la educación. Excelencia entendida como crecimiento humano, educación de calidad, apertura al mundo e integralidad, fueron algunos de los puntos que señaló, para luego concluir que “…las palabras que yo diría que pueden definir mucho de la educación en la que estamos empeñados: son el amor y la esperanza”. Siete años después, es posible encontrar estos elementos presentes en la propuesta educativa de cada colegio de la Compañía de Jesús alrededor del mundo y en las agendas de trabajo conjunto que orientan la acción de cada Red educativa.   

Desde FLACSI lamentamos la partida del Padre Adolfo Nicolás, S.J. y agradecemos su valiosa contribución al Apostolado Educativo de la Compañía de Jesús. Su visión ha sido y seguirá siendo una inspiración para miles de educadores que a diario trabajan para formar a las futuras generaciones en el servicio y en la Excelencia Humana.  

Nelson Otaya
Secretario Ejecutivo de Edured
Lima, 21/05/2020

Bibliografía: 

Nicolás Pachón,  A, S.J.(2013) Conferencia “La educación en la Compañía de Jesús”: Encuentro con los educadores de Asturias, León y Cantabria Gijón, Escuela Técnico-Profesional Fundación Revilla-Gigedo 8 de mayo de 2013. Recuperado el 20 de Mayo de 2020 en: P. Adolfo Nicolás SJ: “La educación en la Compañía de Jesús”

World Union of Jesuit Alumni/ae (2014), VIII Congreso Mundial de Antiguos Alumnos de los Jesuitas en Medellín, Colombia. Recuperado el 20 de Mayo de 2020 en: The Jesuit Alumnus

Secretariado para la Educación Secundaria(2015) La excelencia Humana: Hombres y mujeres conscientes, competentes, compasivos y comprometidos, recuperado el 20 de Mayo de 2020 en: LA EXCELENCIA HUMANA: Hombres y mujeres conscientes, competentes, compasivos y comprometidos