¿Por qué un Sínodo sobre la Amazonía? Este sínodo es claramente “hijo” de la encíclica ´Laudato Si´, y supone la aplicación de las enseñanzas de la misma a un contexto ambiental de gran importancia a nivel mundial. Lo que pase en la Amazonía afecta a todo el planeta. Como bien lo dijo el Papa Francisco: “En la conciencia ecológica se nos juega el futuro” y este implica un compromiso irrenunciable por la búsqueda de alternativas sostenibles para la Amazonía y para sus pueblos, incluidos los migrantes de todo tipo. Como Iglesia pedimos durante el Sínodo “la gracia de saber escuchar el grito de los pobres [que] es el grito de esperanza de la Iglesia” , y nos sentimos llamados a responder mostrando un rostro misericordioso y samaritano que camina junto a los pobres de la Amazonía, en particular aquellos/as que han sido obligados a desplazarse reconociendo en ellos y ellas la presencia del Señor.

Las migraciones y el desplazamiento forzado son ciertamente una dura realidad que tiene un impacto a nivel mundial, presentándose situaciones críticas en algunos contextos como el Medio Oriente, África y el Mediterráneo y América Latina. La región de la gran Amazonía no es ajena a esta problemática, antes bien la atraviesa de manera clara. Dada la importancia de un evento como la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Amazónica, resulta de particular interés considerar cómo el tema de la movilidad humana y la diversidad de dinámicas migratorias aparece reflejado en el proceso de reflexión de la asamblea sinodal. Una mirada así puede ayudar a consolidar estrategias de análisis, intervención y acompañamiento pastoral en un contexto donde los migrantes forzados y refugiados exigen una respuesta clara de parte de la Iglesia.

Dado que tuve la oportunidad de participar activamente en todos los momentos de la reflexión del Sínodo de la Amazonía, he sido testigo privilegiado de la forma como el tema de la movilidad humana y las migraciones fueron apareciendo a lo largo del proceso sinodal: en el Instrumentum Laboris (IL), en el informe del Relator General, en las intervenciones en el aula, en los Círculos Menores lingüísticos y en el Documento Final (DF), que fue votado. Con el seguimiento que haremos aquí del tema migratorio queremos encarnar ese deseo de ser “una Iglesia que navega río adentro” (DF 75) en uno de los retos y servicios a que nos convoca “el clamor de la tierra y el clamor de los pobres” (DF 10) en la Amazonía.

En este artículo se busca presentar, en una primera parte, los principales planteamientos sobre las migraciones y el desplazamiento forzado que se plantearon en los distintos momentos del Sínodo, para que se puedan apreciar los matices y variaciones que se dieron a lo largo del proceso. En una segunda parte, se hará una reflexión más sistemática sobre los principales aspectos que emergieron, resaltando algunas claves de lectura que se derivan del seguimiento realizado y nos ayuden para precisar estrategias de trabajo que pueden ser útiles para todos aquellos actores eclesiales y extra-eclesiales que se comprometen en el acompañamiento y atención a los migrantes, desplazados y refugiados en la Amazonía, aunque también en otras coordenadas geográficas.

 

Para leer el documento completo, haz clic aquí.