El lunes 4 de febrero, cuando al día siguiente recordaremos el 28º aniversario de la muerte de Pedro Arrupe y se abrirá oficialmente la causa de su beatificación, se ha inaugurado en Roma, el Centro Matteo Ricci. Situado en la calle Astalli, este local permitirá al Centro Astalli ampliar sus actividades no sólo para las actividades de recepción, sino también para promover la integración de las personas a las que sirve. Los valores evangélicos, que son la base de la acción del SJR (Servicio Jesuita a Refugiados), nos animan a acompañar, servir y defender a los refugiados, de cualquier origen o religión que sean. Poniéndolos en práctica podemos lograr que los refugiados, estas personas marginadas en el mundo de hoy, contemplen un futuro mejor y logren una participación concreta y positiva en la sociedad que los acoge.

En 1981, por iniciativa del P. Pedro Arrupe, entonces Superior General de la Compañía de Jesús, se abrió en Roma el Centro Astalli para la acogida de refugiados. En ese momento, la mayoría eran refugiados etíopes y fue el primer jesuita etíope, Groum Tesfaye, a quien el P. Arrupe designó como director.

Desde entonces, las actividades del Centro Astalli, la filial italiana del SJR, han seguido creciendo. Al mismo tiempo, las necesidades de los refugiados y solicitantes de asilo han aumentado a lo largo de las décadas. En un contexto italiano y europeo difícil, que afronta la llamada “crisis de los refugiados”, la Provincia jesuita de Europa Mediterránea ha optado claramente por la apertura y la acogida. Y ofrece locales adicionales al Centro Astalli.

La inauguración del Centro Matteo Ricci tuvo lugar en presencia del Superior General de la Compañía de Jesús, P. Arturo Sosa. Estaba también presente el Presidente de la República de Italia, Excmo. Sr. D. Sergio Mattarella. El jefe del Estado Italiano, independiente de todo partido político, es responsable de garantizar el equilibrio dentro del Gobierno. Su participación en la inauguración del Centro Matteo Ricci puede interpretarse como un acto más de benevolencia de los italianos a favor de los refugiados.

Añadamos que el nombre del nuevo centro, Matteo Ricci, se hace eco del famoso misionero jesuita del siglo XVI que logró penetrar hasta el corazón del Imperio Chino. Mucho antes de nuestro tiempo, supo comprender la importancia de lo que se llama ahora inculturación, una forma de presentar el Evangelio y el mensaje de Jesús en un nuevo contexto cultural y religioso. Hay que señalar que está en curso la causa de beatificación del P. Matteo Ricci.

Más información en la página web del Centro Astalli (disponible en italiano)

 

Fuente: jesuits.global