Jóvenes de Bolivia, Chile y Perú se reunieron en la ciudad de Arica del 28 al 30 de septiembre en el Encuentro Rompiendo Fronteras 2018, actividad propia de la Misión Triple Frontera que viene trabajando desde hace 11 años en la promoción de valores orientados a fomentar una cultura de convivencia pacífica y solidaria entre estos tres países hermanos.

De este encuentro participaron por parte de Bolivia: Jhasmin Tallacahua, Madai Choque, Natalia Velasco, Katty Mamani, Isabel Chana y Patricia Alcón, todas ellas activas integrantes del grupo Jóvenes Rompiendo Fronteras JRF Bolivia y como facilitadores y coordinadores del encuentro estuvieron José Adolfo Sánchez Pintor y Milenka Laurel del Pozo.

En la oportunidad los representantes de cada grupo de jóvenes por país, realizaron una exposición sobre sus expectativas, desafíos, temas de interés y la realidad social y pastoral de su localidad; todo ello con el fin de reflexionar en forma conjunta sobre los aciertos y dificultades de los encuentros anteriores y realizar propuestas a futuro para que este espacio de convivencia permita fortalecer más los vínculos entre las comunidades laicas y jesuitas de la Misión.

Qué aspectos se destacan más a la luz de la reflexión y la evaluación de estos encuentros

Desde la mirada de nuestras JRF, estos encuentros les permiten vivir en carne propia la realidad de otros, una realidad tan diferente a la suya que les abre los ojos y el corazón hacia la comprensión de la diversidad que existe entre ellos y sus culturas; pero que al mismo tiempo les brinda una oportunidad de conocerse y reconocer a los otros como hermanos.

Una de las actividades de estos encuentros, que es la que más les impacta, es ser recibidos por una “familia de acogida”, aquella que les brinda su casa para hospedarlos cuando llegan a la ciudad en la que se realiza el encuentro, esta interrelación con una familia distinta a la suya no sólo les ayuda a liberarse del temor inicial de estar en otro país, sino que les permite entender la hospitalidad como un verdadero puente de integración.

Algo a destacar es la propuesta de que los encuentros no sean solamente de interacción entre los participantes, sino que siempre sean espacios de acción social en los cuales los JRF de los tres países puedan realizar trabajos en favor de la comunidad a la cual visitan, como se dio en el caso del encuentro en Bolivia el año 2017, cuando los JRF realizaron trabajos en aulas de la Unidad Educativa República de Austria, en la Parroquia de Suma YaPuchiri y en la Unidad Educativa Santísima Trinidad. Este trabajo en equipo es asumido, por los JRF Bolivia, como una valiosa experiencia que invita a descubrir en la solidaridad una herramienta para disminuir la falta de oportunidades en la que muchas niñas, niños y jóvenes viven diariamente en las zonas vinculadas a la Misión Triple Frontera.

En síntesis, los Encuentros Rompiendo Fronteras marcan las vidas de las y los jóvenes que participan en ellos, les ayudan a integrarse y también a fortalecer su propio carácter y a trabajar sus cualidades de liderazgo; sin embargo al margen de los aspectos positivos los JRF también han sido críticos y reconocen que para participar en los encuentros deben involucrarse y prepararse más, lo que representa un desafío para el equipo del Servicio Jesuita a Migrantes y el grupo Jóvenes Rompiendo Fronteras de seguir trabajando en forma sostenida pero progresiva en los talleres de formación con jóvenes.

Área de Comunicación - Servicio Jesuita a Migrantes

Fotos: José Adolfo Sanchez Pintor

 

Fuente: Jesuitas Bolivia