Del 17 al 21 de septiembre se desarrolló el Encuentro del Jesuit Conference for International Ministries (JCIM), con la participación de los delegados sociales de México, Centroamérica, República Dominicana, CPAL y Secretariado para la Justicia Social y Ecología, en la ciudad de San Pedro de Sula, Honduras.

En dicho encuentro, el P. Ismael Moreno tuvo una participación sobre el “Contexto Centroamericano” y sus diferentes crisis sociales. El P. Melo destacó que Centroamérica es “una zona pequeña en población y territorio, de 6 países… Panamá está más vista hacia el Caribe y se conoce como Mesoamérica”.

Aquí les compartimos los datos más relevantes de la participación del P. Melo en el JCIM:

Rasgos que caracterizan a Centroamérica:

  1. La desigualdad que, aunque es una caracteriza de todo el continente pero en esta zona es más acentuada.
  2. Una de las zonas más vulnerables de continente. No está preparada para hacerle frente a los huracanes y tormentas que son muy comunes en la zona.
  3. Una zona que ha sufrido de muchas guerras.
  4. Una zona de una gran biodiversidad y de gran riqueza en minerales. Está muy amenazada por las naciones desarrolladas que están en busca de minerales, agua y bosques.
  5. Tiene un mal de origen: una pequeña zona dividida en 5 países: Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras. Esta división no permite el poder avanzar hacia una igualdad sostenible. Las élites locales animan esta división para mantener su control local.
  6. Una zona especialmente penetrada por estructuras del crimen organizado. Penetración que se tiene gran poder gracias a la debilidad de las estructuras institucionales de los diferentes estados. Honduras es en la actualidad la zona por donde pasa la mayor cantidad de drogas que viene desde Sur américa hacia EEUU: alrededor de un 80%.
  7. Una baja institucionalidad que se muestra en los golpes de estado, la corrupción, y la violencia.
  8. Una presencia abrumadora de la presencia de Estados Unidos, ahora centrada en los temas de droga, el crimen organizado y corrupción. Al parecer EE.UU ha visto que sus aliados, las élites económicas y los militares, no le han sido fieles.
  9. Luego de más de 25 años de los acuerdos de paz en Centroamérica, la democracia en lugar de avanzar retrocedió dando paso a mayor: pobreza, violencia y falta de institucionalidad. Estamos frente a una remilitarización de los países.
  10. Necesidad de un nuevo modelo de desarrollo que supere el modelo neoliberal que está a la base de la realidad de pobreza, violencia y exclusión actual.

Por dónde vienen nuestros sueños:

  1. Búsqueda de un camino de consensos mínimos: rehacer una institucionalidad básica y un nuevo modelo económico que disminuya la inequidad y abandone el extractivismo.
  2. Superar la salidas cortas y fáciles.
  3. La búsqueda de la máxima inclusión posible, pues venimos de la máxima exclusión que solo han dejado la vía de las salidas individuales, la violencia y la emigración.

Las tendencias para el próximo futuro:

  1. Vamos avanzando hacia democracias autoritarias con un peso cada vez más fuerte de los militares. Tras el fracaso con sus aliados civiles, EE.UU busca reforzar su alianza con los militares.
  2. Una conflictividad social en aumento como consecuencia de la desigualdad social y económica. Esto se expresa en un aumento de la criminalidad organizada.
  3. Aumento del control territorial de los grupos del narcotráfico.
  4. La migración seguirá siendo un fenómeno en aumento.
  5. El retroceso de las democracias.
  6. Una creciente presión de movimientos ambientalistas y territoriales centrado en el conflicto con el extractivismo.

Desafíos

  1. La construcción de una nueva institucionalidad para que pueda funcionar el estado de derecho.
  2. Constribuir a la construcción de un nuevo modelo que rompa con el extractivismo y las dinámicas generadoras de desigualdad.
  3. El acompañamiento a las poblaciones juveniles, en las cuales se descarga el peso de la desigualdad.
  4. Fortalecer redes internacionales para acompañar los desafíos globales de la migración y el extractivismo
  5. Reinventar el imaginario social: respecto a la diversidad, organización popular 

Desafíos desde la Compañía

  1. Encender luces testimoniales desde la marginalidad. Esto se está perdiendo.
  2. Alimentarnos de la generosidad y bondad de la gente que resiste desde la marginalidad. Estar apegados a la gente que desde el margen mantiene la esperanza y la fe.
  3. Romper con la lógica de vivir en el encierro. Necesidad de apertura a la vida y los despojos del pueblo que sufre. Salir del encierro de nuestras parroquias, colegios y universidades.
  4. Romper con la inercia del neoliberalismo que nos atrapa particularmente en nuestras obras educativas y universidades que son las que tienen a entenderse con las élites económicas y políticas para alimentarse de sus sombras.
  5. Necesidad de acciones contraculturales que se exprese en dosis de presión ante el estado y ante las élites que lideren el neoliberalismo.
  6. Tomarnos en serio la relación con el laicado y cuestionar el patriarcado presente en nuestras instituciones y estructuras.
  7. No tener miedo a la relación con los diversos actores sociales. Perderle el miedo a la calle, al barrio a la juventud marginalizada.

Con información del P. Mario Serrano S.J.