Compartimos la carta enviada por el P. Manuel Aristorena, Director de Fe y Alegría Venezuela a la 33ª Asamblea de la Federación Internacional de Fe y Alegría, que se realizó del 9 al 14 de abril, en Ilhéus, Bahía, Brasil:

 

Comienzo con una anécdota: A finales de febrero, nos visitó el P. Rafael Moreno, mexicano, Delegado del Sector Social de la CPAL. Estuvo una semana con nosotros. El último día nos dijo: No tenía ni idea de lo que aquí sucede y de las penurias y necesidades que está pasando tanta gente. Y lo malo es que muy poca gente lo sabe porque lo que domina en las noticias es lo político, que si elecciones, que si Asamblea Constituyente, que si Maduro. Pero no el sufrimiento de la gente. Y lo malo es que cuando publicamos algo de esa realidad en el Boletín de la CPAL, como un discurso del P. Ugalde, inmediatamente nos replican unos cuantos jesuitas acusándonos de hacerle el juego a la derecha. Me acordé de una frase de Eduardo Galeano de que la tragedia de las izquierdas en América Latina es su incapacidad de autocrítica.

No les voy a contar nada de nuestra realidad. Tienen a Gerardo Lombardi que está con ustedes y que por vocación ha estado toda su vida en Fe y Alegría, al lado del sufrimiento de la gente.

Les quiero decir que, aunque no se ve cambio pronto de la situación, en Fe y Alegría estamos y nos sentimos desafiados y con fuerzas para seguir siendo fuerza de transformación personal y social. Aunque nos han renunciado casi 2.000 de nuestros 13.000 docentes y personal de apoyo, no se ha bajado la guardia y vienen otros, aunque en este momento tenemos casi 500 cargos vacantes.

El lema de este año ha sido: Fe y Alegría “Más que una escuela”. Y a pesar de que nuestros docentes tienen que faltar porque ese día llegó la comida a los abastos de su comunidad o la bolsa popular del gobierno (CLAP), o porque llegó el agua a la casa y pueden lavar, o porque no consiguieron transporte o dinero efectivo para pagarlo la escuela sigue respondiendo a la Comunidad.

Con ayuda de aliados, venezolanos en el exterior, Fe y Alegría USA, Entreculturas, Alboan, CAF, Consejo Noruego de Migraciones, estamos dando de comer a casi 16.000 niños y jóvenes, en los Centros Educativos donde no llega el programa oficial de alimentación escolar. Esto está dentro del Programa Niño, Niña y Adolescente sano, mediante el cual con ayuda de la comunidad hemos pesado, medido y tallado a todos nuestros alumnos, analizando sus datos para saber quiénes están en riesgo de desnutrición o ya sufren desnutrición leve o aguda. Esto lo hacemos trimestralmente para ver si mejoramos al dar comida. Muy pronto tendremos acceso a barras y galletas energéticas importadas…

Es muy consolador ver la confianza que tienen las ONG multilaterales en Fe y Alegría. Estamos trabajando de la mano con Médicos sin Fronteras, la OMS-OPS, la Cruz Roja, UNICEF, la CAF, el BID, Unión Europea…  y nos dicen que confían en nosotros y que además somos quienes estamos presentes “donde termina el asfalto” y donde no hay otra presencia para el momento en que se acepte la ayuda humanitaria. Son trasparentes, eficaces y de rápida respuesta, me dijeron hoy en el BID.

Incluso el Gobierno nos mira con otros ojos porque incluso en público el Ministro de Educación reconoció nuestro trabajo con la comunidad.

Todo esto les cuento para que nos vean con esperanza y sembrando esperanza, para nada acobardados y reducidos a mínimos. Hay demasiada gente buena en Fe y Alegría para rendirnos:

  1. Tenemos hermosos proyectos de productividad en nuestras 18 escuelas agropecuarias, produciendo nuestra propia comida y para vender solidariamente a la comunidad: mejoramos la producción y las capacidades y competencias: maíz, verduras, leche, conservas, quesos, café (Ca-Fe y Alegría), embutidos, arequipes, dulces, galletas, uniformes
  2. Con la Hna. Monserrat del Pozo estamos formando a 170 directores y maestras de Preescolar (viene tres veces al año) y en dos años queremos tener 10 preescolares-modelo, con maestras formadas en inteligencias múltiples, dotación de recursos de aprendizaje y cambios estructurales profundos en las aulas.
  3. Preocupación por el personal: formación, retiros, encuentros de fortalecimiento espiritual y en su identidad. El tema es atención y cuidado esmerado de los cuidadores. Cómo ayudarles en el pago del transporte para llegar a sus escuelas. Hay muchos docentes que gastan casi la mitad de su salario en llegar a su escuela. Y otros mucho más. Necesitamos al menos una vez a la quincena o al mes, celebrar nuestra vocación y lo hacen algunas escuelas con una olla comunitaria con el aporte de todos y de la escuela: posiblemente es el día que más proteínas comen.
  4. Nuestras radios se esfuerzan cada día en denunciar, anunciar y hasta entretener a sus audiencias sorteando además los diarios apagones de electricidad de entre 3 y 6 horas.
  5. Con la crisis somos un país más solidario y como en la multiplicación de los panes con el aporte de cada uno, alcanza para todos y sobran 12 canastas.

Amigos. Les he contado todo esto para decirles que estamos convencidos de lo que hacemos, cada vez más cercanos a la gente y sus sufrimientos y tratando de buscar soluciones con ellos. Entre nuestro pueblo hay mucha gente que se da, que es capaz de vencer al mal a fuerza de bien. Ellos son nuestra inspiración y los que nos impulsan en esta hermosa tarea de ser educadores populares.

¿Cómo nos pueden ayudar?

  1. El tema de las medicinas, sobre todo para combatir la hipertensión, azúcar, anticonvulsivos, antialérgicos, antigripales, contra fiebre y dolor y algunos antibióticos más comunes. Sería enviar cajas de hasta dos kilos por empresas puerta a puerta. Pienso que las habrá en sus países. Pero les concretaré un poco más según países. Por favor escriban a Goyo Terán: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  2. Ayuda en dinero para solventar las carencias de nuestros docentes y personal.

Un gran abrazo.

Manuel Aristorena (El Piedra)

Director de Fe y Alegría Venezuela

13 de abril de 2018