Los abrazos reconfortan, gratifican. Los abrazos dan bienestar. Con los abrazos acogemos y somos acogidos. Con los abrazos transmitimos cariño y alegría. Con los abrazos generamos vínculos, generamos cercanía. Abrazar es hablar en el lenguaje del corazón.

El 8 de noviembre (o el segundo domingo de dicho mes) se celebra el Día Mundial del Abrazo en Familia queremos invitarlos a que nuestro abrazo en familia esté dedicado a todas las personas que por motivos ajenos a ellas, han migrado en condiciones adversas buscando un mejor vivir, muchas veces separándose de sus familiares.

¿De qué se trata?

  • Identifiquen algún momento en el que estén compartiendo varias personas de su comunidad educativa (estudiantes, profesores, padres, madres y otros colaboradores) en clase, reuniones, recreos, jornadas extracurriculares, entre otras.
  • ¡Dense un gran abrazo entre todos!
  • Dense otro gran abrazo y tomen una foto (en formato horizontal), en donde las personas que están en los extremos, tengan el brazo exterior extendido hacia el costado, como se muestra en la siguiente imagen:

  • Compartan sus fotos con “Jóvenes por la Hospitalidad” al correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. a más tardar el 10 de noviembre de 2017.

Con este gesto además queremos conmemorar el aniversario del Servicio Jesuita a Refugiados (14 de noviembre), creado hace 37 años para acompañar, servir y defender a los refugiados en el mundo.

Abracemos en familia a quienes han emprendido un viaje muchas veces sin saber bien el rumbo. Hagamos que en nuestras instituciones haya Jóvenes por la Hospitalidad que los acompañen y les brinden apoyo en sus caminos.

 

Fuente: http://www.flacsi.net