Ha pasado casi medio milenio desde su fundación, pero la pasión, la vitalidad y el sentido de renovación laten con fuerza en el corazón de la Compañía de Jesús, y fluyen en todos los aspectos de su vida y misión, a medida que se inyecta nueva energía en la formulación de los planes apostólicos Provinciales en todo el mundo.

Mientras hablamos, más de 120 delegados y ponentes expertos – jesuitas, colaboradores en la misión y otros religiosos – están reunidos en Roma procedentes de casi todas las Provincias jesuitas del mundo, escuchando, compartiendo y orando juntos en la conferencia “Planificación Apostólica para la Renovación y la Transformación”.

Hoy, en el segundo día de la conferencia de cuatro días, el P. Arturo Sosa SJ, Superior General de la Compañía de Jesús, se ha dirigido a la asamblea con palabras enérgicas y concretas de aliento, al hablar de la Planificación Provincial como un camino hacia la esperanza y la renovación – una oportunidad vibrante y emocionante, no simplemente un requisito administrativo impuesto desde arriba, sino una oportunidad real para la renovación y el cambio.

El P. General Arturo Sosa, SJ.

Los procesos de profundización, crecimiento y renovación han estado en marcha en muchas áreas diferentes desde la Congregación General de la Compañía (CG36) hace siete años, y la planificación apostólica ha servido como un instrumento de vital importancia, subrayó el P. Sosa. Se trata de una llamada a la conversión y a la renovación general de la Compañía a todos los niveles.

Un ingrediente clave para un proceso de cambio de época real y duradero es el arraigo efectivo en una relación profunda y viva con el Espíritu Santo a través de la oración y la comunicación espiritual. “No somos una empresa ni una ONG”, dijo el P. Sosa. “sino un cuerpo apostólico que planifica espiritualmente y no sólo gerencialmente”.

La Curia de la Compañía de Jesús ha trabajado estrechamente con la Dra. Christina Kheng, profesora del Instituto Pastoral de Asia Oriental y consultora en planificación apostólica para la Conferencia Jesuita de Asia Pacífico y la Curia General, para ayudar a compartir este proceso de planificación apostólica con la Compañía en todo el mundo, transmitiendo su modo único de mezclar las ideas clave de las formas de planificación de gestión con la inspiración carismática ignaciana. La Dra. Kheng intervino ayer en la conferencia, y la presentación oficial de su libro “Acoger el Espíritu – Un enfoque de discernimiento comunitario para la planificación pastoral” tendrá lugar hoy.

La Dra. Christina Kheng.

El P. Sosa abordó a continuación las Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía, que entran ahora en una segunda fase. Las sitúa bajo una nueva luz, poniendo un nuevo énfasis en cinco llamadas diferentes y radicales a la conversión.

1. Una conversión para dejar de trabajar sectorialmente

El P. Sosa hizo un llamamiento a abandonar la tendencia de los distintos apostolados a trabajar de forma aislada, para pasar a una forma distinta de trabajar en sincronía y colaboración con otras obras, lo que redunda en la integración y en un resultado mucho más eficaz. Estas plataformas, dijo, requieren un equilibrio entre el compromiso apasionado y la indiferencia. Esto requiere la conversión del corazón, la mente y la voluntad a todos los niveles y dará como resultado “la voluntad de las personas y las obras de ponerse libremente a disposición para potenciar la misión común”.

“Los secretarios apostólicos de la Curia General (enseñanza superior, enseñanza primaria y secundaria, servicio de la fe y de la justicia social, y ecología) están promoviendo el trabajo en red como forma de aprovechar las sinergias potenciales entre nuestras obras apostólicas. Pero no es suficiente, por ello, quisiera animaros, como proyectistas apostólicos, a tener como objetivo clave de estos procesos la convergencia en focos de interés comunes que nos permitan establecer sinergias y aprovechar mejor los recursos de los que disponemos.”

2. Una conversión al movimiento

Los verbos utilizados en las PAU implican y llaman a la acción permanente y todo Plan de Provincia requiere movimiento y agilidad prospectivos y permanentes “que nos permitan seguir el ritmo del Espíritu Santo”.

3. Una conversión al Espíritu Santo

Por segunda vez, el P. Sosa subrayó la centralidad y, de hecho, la dependencia de la Compañía del Espíritu Santo como única guía que nos hará avanzar, mediante el uso de la conversación espiritual y el discernimiento real. “Esto significa que necesitamos aprender y practicar formas de discernimiento en común adaptadas a las condiciones particulares en las que tomamos decisiones apostólicas, sin caer en la tentación de etiquetar como discernimiento cualquier método que pongamos en práctica. Lo fundamental es la escucha del Espíritu. La planificación apostólica da cuerpo al Espíritu”, dijo el P. Sosa.

4. Una conversión de unos a otros

En referencia a su frase “vida-misión”, el P. Sosa explicó: “Estoy profundamente convencido de que nuestra vida y la misión a la que nos entregamos están totalmente entrelazadas la una con la otra”. La planificación apostólica “no puede fijarse sólo en lo que hacemos; debe beber en la fuente de lo que somos. No somos sólo hacedores, sino seres humanos.” Sin este sano equilibrio, el cansancio excesivo se convierte en una amenaza, que roba vitalidad y provoca agotamiento y relaciones fragmentadas.

“La planificación apostólica hecha con discernimiento es una ayuda eficaz para superar la sobrecarga de trabajo y encontrar un equilibrio vida-misión restablecido en las comunidades y equipos, para encontrar alegría, consuelo y felicidad incluso en medio de situaciones complejas, socialmente tensas y exigentes. Además, será una forma de atraer vocaciones a la Compañía y auténticos compañeros de misión.”

5. Una conversión a la propia planificación

Es esencial una buena planificación y la selección de prioridades claras. “No podemos ocultar la enorme dificultad que tenemos para elegir, para tomar decisiones claras, sobre todo cuando se trata de apostolados con una larga tradición en el tiempo o en la Provincia”, insistió el P. Sosa. “Vosotros, como responsables de la planificación apostólica en vuestras Conferencias/Provincias/Regiones podéis contribuir con vuestro liderazgo a entusiasmar y acompañar los procesos de planificación como experiencias espirituales.”

Y aquí, el P. Sosa tuvo unas palabras para quienes planifican en contextos de reducción de personal. “Por favor, no reduzcan su visión. Necesitamos una visión amplia, audaz, creativa... Mantengan este tipo de visión viva y bien alimentada. No dejéis que el pesimismo derivado de números más pequeños os lleve a encoger y estrechar la visión.”

El P. Sosa subrayó la importancia y el valor de la colaboración como algo crucial para la Compañía y su misión, y que deben superarse los conceptos erróneos. La percepción del colaborador como una simple ‘medida de emergencia’ o la percepción de que jesuitas y colaboradores no son diferentes unos de otros colapsa la riqueza de la diversidad y el potencial que los diferentes colaboradores aportan a la mesa, cada uno con su propia identidad y vocación.

“La propuesta que os hago es avanzar hacia una colaboración que parta del reconocimiento y respeto de las vocaciones particulares dentro del Pueblo de Dios y de la humanidad”, dijo el P. Sosa. “Formar un mismo cuerpo en la misión, integrado por personas que responden a distintas vocaciones o, mejor, a distintos estados de vida, y al mismo tiempo contribuir a la misión de la Iglesia a través de los apostolados nacidos del carisma de la Compañía de Jesús, puede abrirnos a comprender la riqueza y el enorme potencial de la colaboración en la misión como característica de la Compañía de Jesús hoy. También puede ayudar a confirmar la identidad de cada uno de sus miembros, así como de las obras apostólicas.”

“Tenemos un largo camino por recorrer para desarrollar una comprensión más amplia y profunda de la colaboración y para ponerla en práctica. Les pido que reflexionen sobre ello y que en los procesos de planificación apostólica en curso se asegure la comprensión de lo que estamos hablando cuando nos referimos a la colaboración.”

Esto prioriza la inversión en la excelente formación de los colaboradores para que se conviertan en verdaderos compañeros y socios en la misión, y una formación de jesuitas que vaya más allá del énfasis tradicional en teología y filosofía. La formación de compañeros en la misión debería incluirse en los planes apostólicos, dijo el P. Sosa, al igual que la promoción vocacional.

Por contradictorio que pueda parecer, una planificación rigurosa, una amplia consulta y unos plazos generosos seguirán sin ser suficientes para el éxito de la planificación si no hay lugar para el elemento sorpresa y espacio para lo inesperado. Las voces minoritarias o las ideas extremas pueden ser precisamente lo que se nos invita a aceptar, lo que nos empuje al cambio. “A veces el Espíritu Santo nos desequilibra para empujarnos a cambiar”, dijo el P. Sosa.

En un tiempo en el que la reconciliación y la justicia siguen estando en el corazón de la misión de la Compañía de Jesús, concluyó el P. Sosa, los jesuitas están llamados más que nunca a transformar los corazones y las mentes de los hombres y mujeres de nuestro tiempo y, junto con los compañeros de misión, a explorar nuevos y apasionantes horizontes y “aportar la mejor contribución posible a la misión evangelizadora de una Iglesia que se está haciendo sinodal, el Pueblo de Dios caminando junto, señalando el camino hacia la reconciliación de todas las cosas en Cristo”.

 

Con información de jesuits.global