El Programa de Derechos Humanos y Ecología Integral de Pueblos Originarios y Comunidades Campesinas de la Panamazonía contó con la participación de 37 estudiantes.

 

La Red Eclesial Panamazónica - REPAM y la Asociación de Universidades Jesuitas de América Latina  (AUSJAL) concluyeron la primera Fase a distancia del Programa de Derechos Humanos y Ecología Integral de Pueblos Originarios y Comunidades Campesinas de la Panamazonía.

El objetivo de este proceso formativo fue capacitar a los participantes para defender, a través de los Derechos Humanos, la ecología integral y el diálogo horizontal con los pueblos originarios, a esta región que es considerada como el principal pulmón verde del planeta.

Fueron 37 estudiantes los que culminaron el programa, desde el cual pudieron comprender las problemáticas sociales de los pueblos indígenas amazónicos y habitantes de esta zona, así como las agresiones tanto al medio ambiente como a sus culturas y tradiciones

En la ceremonia de cierre de esta fase a distancia, María Esther Cotte Monante, líder indígena y participante del curso, aseguró que a partir de esta experiencia educativa pudo conocer que existen marcos legales nacionales e internacionales que respaldan los derechos de los pueblos originarios, pero que muchas veces estas normas no se aplican y se continúa con la vulneración a sus derechos.

“Hubo muchos aprendizajes, uno de los más importantes y que quiero seguir es formándome en Derechos Humanos, con el fin de ser parte y aportar en los procesos de defensa de nuestros derechos, así como el cuidado de la Madre Tierra”, indicó.

Asimismo, Maria Esther Cotte, aseguró que pudo identificar redes, movimientos, instituciones que trabajan con estrategias de resistencia dentro y fuera de la Amazonia, algo que valora mucho.

AUSJAL

Por su parte, el rector del ITESO y presidente de la AUSJAL, P. Luis Arriaga Valenzuela SJ, enfatizó que al promover el Programa de Derechos Humanos y Ecología Integral, las universidades jesuitas favorecen el diálogo con las comunidades amazónicas acerca de su dignidad, formas de organización y defensa de sus territorios.

“Quiero dar gracias, en nombre de AUSJAL, por la oportunidad de sumarnos al trabajo de la REPAM desde una de  nuestras principales fortalezas, la formación de personas (…) Quiero felicitar a las y los 37  estudiantes que concluyen la fase a distancia de este programa que les ha permitido formarse  en la aplicación de estándares internacionales de derechos humanos para  plantear estrategias de defensa de los pueblos y sus territorios y manifestar el compromiso sinodal de nuestra iglesia con la Amazonía”, señaló.

Finalmente, Arriaga  resaltó el interés de la Compañía de Jesús con el medio ambiente porque se basa en una doble motivación: por una parte existe una  genuina preocupación por la amenazas que sufre la creación y,  por otra parte, existe una conciencia clara de que este  deterioro ambiental está intrínsecamente vinculados con el resto de las injusticias que padecen los pobres de este mundo.

 

Información de redamazonica.org