El Programa de Inmersión Dual Virtual (PIDV) inició siendo una acción colaborativa de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL) y la Asociación de Colegios y Universidades Jesuitas en Estados Unidos (por sus siglas en inglés AJCU) para facilitar el aprendizaje de lenguas y el desarrollo de las competencias lingüística, comunicativa e intercultural en sus estudiantes.

Teniendo como referentes los principios de la pedagogía ignaciana y la metodología AIR (Activación, Interacción, Reflexión) en el diseño de las sesiones de trabajo, el PIDV aprovecha el potencial de la telecolaboración para facilitar el encuentro entre los estudiantes y docentes que participan de esta experiencia. La opción por el aprendizaje mediado por tecnologías de la información y comunicación (TICs) ha hecho, de esta propuesta, una alternativa asequible para las comunidades universitarias

Desde el 2006 y hasta la fecha, 29 universidades entre AUSJAL y AJCU han formado parte de PIDV. Se tiene registro de colaboración entre más de 35.000 estudiantes participantes en sesiones de conversación e intercambio y más de 250 docentes, quienes han trabajo juntos en la planificación de las sesiones.

La Inmersión Dual Virtual ocurre cuando dos nativo hablantes colaboran en tiempo real, en línea, a través de las tecnologías de información y comunicación, para ayudarse a mejorar sus competencias lingüística, comunicativa e intercultural al interactuar con temas diversos desde la cosmovisión de cada uno. Es lo más parecido a un trabajo de campo, pero diseñado pedagógicamente. Esta interacción significa transformar dos clases en una sola. No reemplaza la clase presencial, sino que la complementa. El PIDV ofrece las siguientes modalidades de Intercambio: sesiones de conversación (Clase a Clase, Lab-Clase, Autónomas, Lab-Virtual), seminarios Web, contextualización sociocultural y Collaborative Online International Learning (COIL).

El modelo de AIR es un enfoque basado en las teorías del aprendizaje socio-constructivista, experimental y transformativo (Ortiz, 2015; Cranton, 2016; Kolb, 1984; Vygotsky, 1978) así como en el paradigma de la pedagogía ignaciana (International Commission, 1986; JSEA, 1993); que estructura la planeación y el desarrollo de las sesiones de telecolaboración. Dicho modelo se ha desarrollado en el marco del PIDV y es la propuesta pedagógica sobre la cual se incentiva al profesor para diseñar las actividades de intercambio, de manera que estas tengan un mayor y mejor impacto en el aprendizaje del estudiante.

El intercambio del PIDV promueve, además las competencias antes mencionadas, la empatía y la justicia social y apoya la misión jesuita, al conectar globalmente a estudiantes y profesores de sus instituciones. Las universidades que forman parte del programa del PIDV tienen acceso a múltiples materiales de capacitación y tutoría. La coordinación general del Programa está adscrita a AUSJAL y colabora con coordinadores locales en cada universidad participante, tanto en Estados Unidos como en los países de América Latina.

Si desea obtener más información puede comunicarse con la coordinación general del PIDV. A través del siguiente correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Imágenes e información de iaju.org