Acabamos de celebrar la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME/2021) cuya principal tarea fue destacar el hecho de que la pandemia está afectando la educación de más 1.5 mil millones de personas en el mundo, y la crisis mundial de financiamiento repercute negativamente en el progreso de la agenda de Desarrollo Sostenible en su objetivo n.4: “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

La SAME, promovida anualmente desde 2005 por la Campaña Mundial por la Educación, es un grito de los pueblos para que los gobiernos involucren a las organizaciones de la sociedad civil en la elaboración de los presupuestos de educación, y para que mantengan la intención estratégica de cumplir el compromiso contraído sobre el financiamiento interno (Marco de Acción 2030 de los ODS) asignando al menos de un 4% a un 6% del producto interno bruto (PIB) y / o al menos del 15% al 20% del gasto público en educación.

Tal como afirma su presidente Refat Sabbah: “CME reafirma su compromiso de continuar haciendo campaña por una educación de calidad gratuita, equitativa e inclusiva financiada con fondos públicos para todos, al igual que por la necesidad de mejorar y controlar de cerca los mecanismos nacionales e internacionales de financiamiento de la educación. Esto incluye un llamamiento a sistemas educativos sólidos financiados con fondos públicos que cumplan con los puntos de referencia de financiamiento de la educación acordados internacionalmente, defendiendo la justicia fiscal como un instrumento fundamental para financiar la educación pública y una respuesta eficaz a la creciente comercialización de la educación, y el desarrollo de los llamados mecanismos de financiamiento innovadores ”.

La CPAL, con el liderazgo de la alianza EduRed - Flacsi, FyA, Ausjal, se hizo presente en la SAME/2021 con tres iniciativas:

  • un mensaje de adhesión y apoyo del presidente en nombre de toda la conferencia (https://tinyurl.com/6sdbjtck),
  • cuatro videos de personas colaboradoras de la misión en la Compañía de Jesús (Fe y Alegría -Perú, Centro Gumilla de Caracas, Asistencia de Educación de la provincia de México y Red Jesuita de Educación de Ecuador) que se pueden ver en https://tinyurl.com/ny39vytc, y
  • un conversatorio virtual titulado: “Educar en tiempos de Covid: iniciativas que inspiran, en el que se presentaron experiencias actuales de creatividad educativa en Paraguay, México, Brasil y la Panamazonia; webinar que está disponible en el canal Youtube Somosjesuitas: https://tinyurl.com/4jykrzvw.

Educar siempre ha sido, es y será para nosotros, colaboradores y colaboradoras de la misión de Dios en la Compañía de Jesús, parte esencial de cualquier actividad apostólica, pues el acto educativo auténtico se corresponde -tal vez como ningún otro- con la voluntad salvífica de Dios sobre cada creatura. Quien no educa oprime, avasalla, irrespeta, destruye; quien educa cuida, quien educa valora, quien educa liberta, quien educa construye. Educar es cocrear, sea en una parroquia indígena, en una radio, en un colegio, en un laboratorio, en las artes, en las relaciones cotidianas, etc. 

El Pacto Educativo Global (PEG) al que el Papa Francisco nos invita involucra por eso a todas las personas e instituciones de buena voluntad sin distinción ninguna. Así pues, al cerrar esta Semana de Acción Mundial por la Educación invito a cada uno de los miembros del cuerpo apostólico y a las personas que lean esta reflexión a revisar la propia actitud ante la urgencia de convertir nuestra vida para ser (encarnar) educadores y comprometernos (efectiva y eficazmente) en la construcción de nuevos PACTOS EDUCATIVOS que le cambien la cara al globo que habitamos.

Roberto Jaramillo, SJ
Presidente CPAL