Jóvenes estudiantes de distintos países han compartido sus inquietudes ecológicas y propuestas de acción en favor del medioambiente.

 

Por Jimena Castro Mejía

Un grupo de estudiantes de quinto grado (10 años aprox.) que le apuesta a ser “Guardianes de la Casa Común”; otro de noveno grado (14-15 años) que adaptó el Decálogo de Hábitos dándole prioridad al trabajo colectivo; un proceso de aprendizaje a través de charlas con expertos y proyectos ecológicos para entender mejor la problemática y saber cómo ser parte de la solución; la creación de una Ciudad Sustentable como producto final de un proceso de investigación y discernimiento; jardines botánicos y ferias de la ciencia como espacios de aprendizaje en la práctica; una iniciativa de reciclaje con doble impacto hacia la justicia socioambiental; una apuesta interdisciplinaria para conocer más sobre cambio climático y el calentamiento global, elaborar instrumentos a partir de la reutilización y un generador de energía eólica. Estas fueron algunas de las iniciativas que compartieron los estudiantes durante el 3º Conversatorio Virtual del Movimiento Ignaciano por la Ecología el pasado jueves 15 de abril.

Por su parte Fe Cortez, la invitada para esta ocasión, egresada del Colégio Santo Inácio de Rio de Janeiro (Brasil) y actualmente activista ambiental, también compartió su testimonio y varias experiencias de acción. Entre ellas, una de sus primeras apuestas para transformar sus hábitos fue la utilización de un vaso reutilizable y retráctil que llevaba con ella siempre. Fue así como durante 1 año, evitó utilizar 1.618 vasos plásticos desechables, un pequeño cambio de hábito que significó la disminución del plástico que iría para los océanos, pero además el “ahorro” de casi 5.000 litros de agua que se usan para su producción.

“Muchas veces minimizamos el tema y nuestras acciones pensando -es sólo un vasito de plástico-, pero si nos ponemos a ver, si millones de personas pensáramos así, pues no sólo es un vasito de plástico, sino millones! Y es grande el impacto que genera en el mundo”, reflexionó una de las estudiantes durante el conversatorio.

En síntesis, fue un espacio en el que se compartieron una diversidad de propuestas para cambiar nuestra manera de actuar y habitar el planeta, desde pequeñas acciones hasta grandes proyectos y abordajes desde el currículo, “pasos de hormiga que pueden ser pasos de gigante” como lo mencionó una de las estudiantes que enriqueció el conversatorio.

Fe Cortez felicitó a los estudiantes y profesores participantes por su compromiso, convicción e iniciativas para generar cambios y salvar el planeta, y los alentó para que continuaran movilizándose para sensibilizar el corazón de las personas: “los niños y jóvenes sensibilizan, tienen un poder increíble! Pues ustedes jóvenes, no desisten, tienen energía! Usen sus armas secretas, ¡pues son súper humanos héroes y heroínas!”

También compartimos algunos recursos recomendados, tanto por la invitada como por estudiantes y docentes que participaron:

Menos 1 Lixo” (Menos Basura): movimiento y negocio de impacto que promueve la educación ambiental y la sustentabilidad iniciado por Fe Cortez

El Lorax: en busca de la trúfula perdida”: película infantil que transmite un importante mensaje en favor de la naturaleza y el cuidado del medio ambiente

Trashed”: documental medioambiental sobre el impacto de la basura en el planeta

El ABC del reciclaje: serie web que responde todas las dudas del reciclaje

Gracias a los estudiantes y profesores del Colégio Anchieta de Nova Friburgo (Brasil), Instituto Lux de León (México), Instituto Jesuita Sagrada Familia de Córdoba (Argentina), Colegio Seminario de Montevideo (Uruguay), Colegio Cristo Rey de Tacna (Perú), Colegio Antonio Lecaros de Santiago (REI-Chile), Colegio San Francisco Javier de Pasto y Colegio Santa Luisa de Bogotá (Colombia) por participar y darle vida al Movimiento Ignaciano por la Ecología.

 

Imágenes e información de flacsi.net