El Secretariado de Justicia Social y Ecología y Ecojesuit, junto con los cuatro Secretarios Apostólicos de la Compañía de Jesús, los seis Presidentes de las Conferencias Jesuitas, los diferentes Delegados Sociales de las Conferencias de la Compañía de Jesús, los Provinciales, los cuatro Coordinadores de la Red GIAN, los Rectores y Directores de las Instituciones Jesuitas, las Redes Ignacianas, las Comunidades Jesuitas y las Organizaciones de la Red Xavier, han decidido comprometerse y abogar por la justicia climática de cara a la próxima COP 26.

El ímpetu de su compromiso radica en la necesidad urgente de acciones concretas para cuidar nuestra casa común, que ya está a punto de experimentar una mayor degradación climática para el año 2030; el fracaso en la implementación del Acuerdo Climático de París de 2015; el insistente llamado de la Iglesia a través de las Encíclicas del Papa Francisco (Laudato si' y Fratelli Tutti), y el deseo de la Compañía de Jesús, expresado en las Preferencias Apostólicas Universales, de cuidar nuestra casa común.

La injusticia ecológica es una expresión de las injusticias sociales de nuestro mundo. El compromiso de abogar por la justicia climática se convierte así en un paso significativo para caminar con los excluidos (los pobres y los marginados). Por esta razón, la familia ignaciana y sus colaboradores desean ardientemente que la COP 26 se convierta en un foro para tomar decisiones, especialmente para finalizar el Acuerdo de París, encontrar soluciones que respeten los derechos humanos y permitan a las naciones alcanzar los objetivos de cero emisiones para 2050, movilizar fondos para financiar proyectos de justicia climática en los países en desarrollo, garantizar la responsabilidad de las empresas por sus emisiones e integrar soluciones basadas en la naturaleza.

A la vez que abogan por lo anterior, por su parte la familia ignaciana y los colaboradores también se comprometen a cambiar sus vidas y su estilo de vida en consonancia con los objetivos del Acuerdo de París de 2015, a practicar un liderazgo de servicio, a acompañar y actuar en solidaridad con los marginados del mundo, y a promover formas indígenas de proteger el ecosistema.

Pueden leer el documento completo aquí: Hacia la COP26: Abogando por la justicia climática. Un compromiso interno de la Familia Ignaciana

 

Con información de sjesjesuits.global