El P. Christopher Llanos dejó su servicio como Superior Regional el día 1º de julio y se dirigió a Canadá para un período de recuperación médica; afortunadamente está mejor de salud. Yo fui nombrado Superior Regional hasta 2023, cuando la estructura de gobierno cambiará, pues el plan de formar una sola provincia en el Caribe continúa vigente. El provincial británico, P. Damian Howard, me ha solicitado seguir implementando el nuevo modelo de tres plataformas: una en la costa de Guyana, otra en el llamado “interior” de ese país: la zona oeste del Esequibo, y la otra en la isla de Jamaica.

  1. El Modelo de Plataformas

Este proceso lleva ya varios años. Ahora estamos dando continuidad a planes que vienen considerándose desde 2018 y ajustando ciertos elementos; primero habrá una fase de transición en la que todavía hay un Superior Regional en Jamaica-Guyana, y luego en se creará una nueva estructura. Ya hay un delegado en cada plataforma.

Se trata de plataformas de carácter “territorial” y cada una de ellas incluye diversas obras en un contexto social único. En los próximos dos años de implementación es necesario estar atentos a dos aspectos importantes: primero, cómo se distinguen los roles de superior local y delegado de plataforma; y, en segundo lugar, cómo el Superior Regional / Superior de Sección puede cultivar la colaboración entre las tres plataformas (dada la diversidad de contextos y trabajos). El primero de esos aspectos se va clarificando con la experiencia; el segundo puede requerir un cambio en nuestras prioridades apostólicas, lo que conduce a la segunda tarea importante que tenemos por delante.

  1. Desarrollar un Plan Apostólico

Tenemos la confianza de que para diciembre de 2020 logremos la creación de un Plan Apostólico Regional. Comenzamos por cada plataforma desarrollando un plan con base a sus compromisos actuales, pero atentos a las Preferencias Apostólicas Universales (PAU). Con suerte esas PAU alentarán el establecimiento de nuevos ministerios y no funcionarán simplemente como dimensiones vagas de los ministerios en los que participamos actualmente. Hay mucha necesidad de trabajar en el ministerio de Apostolado Social, Ejercicios Espirituales y una mayor participación estratégica en la educación; esto sería cierto tanto en Guyana como en Jamaica.

Después de un diálogo con el obispo de Guyana quedó claro lo que él identifica como prioridades urgentes en su diócesis: crear un nuevo programa de formación de liderazgo laico, desarrollar equipos de evangelización laica para áreas donde no hay sacerdote y establecer un buen servicio de las comunicaciones. La forma de esas prioridades sería muy diferente en los territorios de las dos plataformas, y esto podría ayudarnos a definir con mayor precisión los ministerios que expresarían nuestras PAU, así como a crear una colaboración entre ellas. Sospecho además que planificar de esta manera también ayudaría a desarrollar una mayor colaboración con la provincia de Antillas, por un lado, y con la Amazonia, por el otro.

Hay un par de nuevas e interesantes direcciones que podrían proporcionar una apertura a nuevos ministerios: la Escuela Bilingüe en el Interior, la escuela de formación en la Costa Este y el inicio de un Instituto de Espiritualidad iniciado por el Arzobispo de Trinidad. 

En los ministerios ya establecidos en Jamaica: una parroquia en West Kingston y una escuela secundaria (St. George's College), necesitaremos discernir nuestro compromiso y, tal vez, redefinir cómo nos comprometemos en un plan apostólico común. Allí existe una gran necesidad de formación espiritual, formación continua del clero, reforma educativa en las escuelas católicas, y un enfoque renovado en el análisis social y la acción en la Iglesia.

En todo ese proceso será de gran utilidad mirar hacia el futuro, teniendo ante los ojos el plan apostólico de la actual provincia de Antillas como guía adicional para nuestro propio discernimiento de prioridades y oportunidades.

Caminamos con alegría y generosidad hacia la nueva provincia y hacia un futuro en el que seremos plenamente parte de la CPAL. Desde ya queremos invitar a todos los jesuitas de la Conferencia a sentirnos como parte suya y a sentirse en casa en cualquiera de las plataformas apostólicas de Guyana y Jamaica. Saludos a todos y a todas.

 

Peter McIsaac, SJ

Guyana-Jamaica