Magis Americas, obra de la Compañía de Jesús, ha activado un protocolo de emergencia para evaluar la situación actual que viven los países centroamericanos ante el huracán Eta y brindar el apoyo humanitario necesario.

El huracán Eta, tormenta de categoría 4 con vientos de hasta 240 km/h, tocó tierra al sur de Puerto Cabezas, Nicaragua el martes 3 de noviembre. Desde entonces, el huracán se ha debilitado hasta convertirse en tormenta tropical, sin embargo, las autoridades locales han advertido que las inundaciones y los deslizamientos de tierra, lentamente están creando un desastre humanitario.

Los colaboradores y colaboradoras de Fe y Alegría se han movilizado tanto en Nicaragua como en Honduras, utilizando edificios escolares como refugios para comunidades evacuadas.

La Costa Caribe Norte de Nicaragua, una zona rural que ya era extremadamente vulnerable, fue golpeada con toda su fuerza. El equipo local de Fe y Alegría, informa que aún no han podido llegar a las comunidades más remotas, y que la situación es verdaderamente desastrosa.

En Honduras, a partir del martes se habilitaron los Centros Técnico Loyola, Bandeira y Nazaret de Urraco, todos los centros educativos de Fe y Alegría, como albergues para atender a las comunidades desplazadas. A medida que la situación ha avanzado, nos han informado que el Centro Técnico Loyola podría tener que ser evacuado debido al alto riesgo de inundaciones, dejando a unas 300 personas desprotegidas. Además, Fe y Alegría está distribuyendo carpas y toldos de nailon a estudiantes que residen sobre las carreteras rurales.

Este es solo el comienzo de otro desafío al que se enfrenta la región, en un año en el que la pandemia de la COVID-19 ya ha exacerbado las desigualdades ya existentes.

Para apoyar los esfuerzos de ayuda, haz clic aquí.

 

 Fuente: Magis Americas