VOTOS DEL BIENIO Y ÚLTIMOS VOTOS

Los “votos del bienio” que todo jesuita pronuncia dos años después de ingresar al noviciado de la Compañía prometiendo pobreza, castidad y obediencia perpetuas, son parte de un proceso de incorporación definitiva a la Compañía. Durante los largos años de formación el jesuita deberá ir dándose a conocer y conociendo, a su vez, la Compañía de Jesús (en sus virtudes y sus limitaciones). Después de terminar sus estudios, hermanos y sacerdotes, son llamados a realizar una última etapa de formación que llamada "Tercera Probación". Finalmente, el jesuita es llamado por la Compañía de Jesús para incorporarse definitivamente a ella a través de los "Últimos votos".

VOTO DE OBEDIENCIA AL PAPA

La Compañía de Jesús quiere formar seres libres, sólidamente fundamentados en la fe y en las posibilidades de la razón, creativos y responsables. Esta es una nota característica de la vocación a la Compañía de Jesús: estar siempre disponibles para las misiones que la Iglesia necesite, en cabeza del Romano Pontífice.