Narrativa campesina, experiencia creyente en San Martín Tlamapa y teología profesionalizada

Publicado: Viernes, 06 Marzo 2020
1
2
socialshare
0
s2sdefault

 

Raúl Cervera Milán

Universidad Iberoamericana (Sta. Fe)-Tecnológico Universitario del Valle de Chalco

 

«Esa imagen cuídenlo mucho porque ese los defiende mucho».

 

El presente estudio se inscribe en un contexto teológico [1] ; se trata de iniciar un diálogo entre la teología profesionalizada y la experiencia creyente de un pueblo campesino de la región de Atlixco, estado de Puebla. Este diálogo habrá de desarrollarse en dos etapas: en la primera, la mirada de la teología se esforzará por sistematizar y, de este modo, comprender el significado de los datos que dan cuenta y razón de tales expresiones religiosas. En un segundo momento, la reflexión creyente elaborará una narrativa sistemática a partir de los resultados obtenidos en el ejercicio anterior. Cabe aclarar que las observaciones que presentaremos en este estudio corresponden al primer momento.

Los datos acerca del catolicismo campesino practicado en San Martín Tlamapa [2] han sido recolectados por el autor del presente escrito. El material reunido abarca muchas de las manifestaciones religiosas que pueden observarse en esta población; la mayoría de estas expresiones será presentada en trabajos posteriores. En contraste con ello, el análisis del que se ocupa este trabajo se restringe a algunos elementos de la narrativa ágrafa que forma parte de las tradiciones del pueblo. De hecho, la presente reflexión se elaboró a base de diecinueve narraciones, contenidas en registros magnetofónicos y digitales, los cuales atestiguan un evento salvífico realizado por el patrón del pueblo, San Martín Caballero, en favor de sus devotos, con motivo de una amenaza de carácter militar que se cernió sobre la población –cabe aclarar que este personaje, bajo ciertas condiciones, es considerado por los habitantes del pueblo como alguien diferente de San Martín Obispo-. Circulan también leyendas que se ocupan de otras acciones del santo patrono; de las de otros integrantes del panteón tlamapense, así como de diferentes aspectos de la vida del pueblo.

El método que se ha procurado poner en práctica concibe a la reflexión teológica como una narrativa de carácter interdisciplinar. En este caso, hemos acudido al auxilio de la narratología, la hermenéutica, así como dos o tres aportaciones de la filosofía zubiriana. Junto con esto, pensamos que el trabajo de las academias podría volver los ojos, también, a la manera como el pueblo cristiano, ajeno a esos espacios, practica y procesa cognoscitivamente sus experiencias de fe, asumiendo de este modo la constatación del Documento de Puebla acerca del «potencial evangelizador de los pobres» (DP 1147). De manera profesionalizada y, en muchos casos, extra-académica, han venido haciendo investigaciones emparentadas con la presente, por ejemplo, algunas vertientes de la llamada teología india. En la misma línea se ha avanzado mucho en el campo de los estudios acerca de los -últimamente nombrados- catolicismos del pueblo. En este trabajo hemos procurado sumarnos a estos esfuerzos.

Dividiremos la exposición en cinco partes: en la primera presentaremos una primera sistematización de las narraciones, de carácter descriptivo, así como la transcripción de una de las diecinueve grabaciones que hemos anunciado. En la segunda, explicaremos los nexos que vinculan a esta narrativa con los iconos del santo patrón del pueblo, con los que forma un todo orgánico, de carácter simbólico. En la tercera parte, se desarrollará el análisis narratológico de las grabaciones. Adicionalmente, en la quinta, presentaremos algunas ideas en orden a un posible diálogo entre la teología y la experiencia creyente del pueblo.

Para leer completo, ingresa aquí.

 

 

[1] En este sentido, no tenemos la pretensión de presentar un material con valor propiamente etnográfico, aunque sí aparecen elementos que tienen puntos de contacto con este enfoque.

[2] San Martín Tlamapa es una población de 1636 habitantes, según datos de la SEDESOL (SCIM), basada en el censo de población y vivienda, 2010, del INEGI. El pueblo está situado en la región norte de la ciudad de Atlixco, a unos 8 kilómetros en línea recta de la misma, al pie del volcán Popocatépetl. Pertenece al municipio y parroquia de Santa Isabel Cholula, en el estado de Puebla (México). Un núcleo amplio de sus pobladores son dueños de parcelas, bajo el régimen de pequeña propiedad, tierra comunal o ejidal; existe infraestructura para el regadío, pero predominan los terrenos de ‘temporal’; en todo caso, una fuente central de sustento para la mayoría de los pobladores gira en torno a actividades agrícolas. El pueblo es, en buena medida, proveedor de verduras y flores para la ciudad de Atlixco, pero también incursionan a las ciudades de Puebla y de México. En cuanto a la datación histórica del pueblo, una primera pista la proporciona una pintura de San Juan Nepomuceno -patrono secundario de la población-, terminada el año de 1763, perteneciente al acervo del templo.

 

+ Teología