"Muchos jóvenes no nos piden nada, porque no nos consideran interlocutores para su existencia"

Publicado: Miércoles, 26 Septiembre 2018
1
2
socialshare
0
s2sdefault

 

EL PAPA SE COMPROMETE, DESDE TALLÍN, A ASUMIR LAS RECLAMACIONES DEL PRE SÍNODO DE LA JUVENTUD.

 

(Jesús Bastante).- "¿No percibís que ya nadie os escucha, ni os cree? En verdad nos falta convertirnos, descubrir que para estar a vuestro lado debemos revertir tantas situaciones que son, en definitiva, las que os alejan". Francisco hizo una expresa asunción de las reclamaciones que los jóvenes han planteado para el Sínodo que tendrá lugar este mes de octubre durante un vibrante encuentro ecuménico en la iglesia luterana de San Carlos.

El Papa, el obispo luterano y otros líderes religiosos entraron juntos en el templo, en procesión que simboliza el deseo de unidad de los cristianos. Francisco fue recibido con aplausos y cantos de jóvenes, que más allá de las divisiones se sienten unidos por el Evangelio de Jesús y la lucha por un mundo mejor. Siempre es bueno reunirnos, compartir testimonios de vida, expresar lo que pensamos y queremos; y es muy lindo estar juntos los que creemos en Jesucristo", apuntó el Papa, quien se comprometió a "confiar el corazón al compañero de camino sin recelos, sin desconfianzas", señaló después el Papa en el discurso que tenía escrito.

Tal y como apuntó el obispo luterano, en Estonia no siempre las iglesias están llenas como hoy. El país es, en Europa, el que menos creyentes atesora, y el que más sufre lo que denominó como "analfabetismo religioso". Tras escuchar los testimonios de Lisbel, Tauri y Mirko, Francisco intentó desentrañar las razones de ese alejamiento de la fe.

En el ábside del templo, una frase del Evangelio de san Mateo: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré»Algo que el Papa asumió como propio: "Vosotros, jóvenes cristianos, os podéis identificar con algunos elementos de esta parte del evangelio". ¿Por qué los jóvenes ya no acuden a la Iglesia a aliviarse?

El Papa señaló algunas de las razones, haciendo suyas las conclusiones del Pre Sínodo de jóvenes. "Muchos de vosotros pedís que alguien os acompañe y os comprenda sin juzgar y que sepa escucharos, como también que responda a vuestros interrogantes".

No siempre sucede. Así, lamentó que "nuestras iglesias cristianas -y me animo a decir que todo proceso religioso estructurado institucionalmente- a veces arrastran estilos donde nos ha sido más fácil hablar, aconsejar y proponer desde nuestra experiencia, que escuchar, dejarnos interpelar e iluminar desde lo que vosotros vivís".

Pero el Papa fue más allá, asumiendo como propios los deseos y esperanzas de esos chicos y chicas. "Hoy aquí deseo deciros que queremos llorar con vosotros si estáis llorando, acompañar con nuestras palmas y nuestra risa vuestras alegrías, ayudaros a vivir el seguimiento del Señor".

 

De este modo, Francisco admitió que "muchos jóvenes no nos piden nada porque no nos consideran interlocutores significativos para su existencia". "Algunos incluso, piden que los dejemos en paz, sienten la presencia de la Iglesia como algo molesto y hasta irritante", reconoció el Pontífice.

Y es que a los jóvenes "les indignan los escándalos económicos y sexuales ante los que no ven una firme condena, el no saber interpretar adecuadamente la vida y la sensibilidad de los jóvenes por falta de preparación, o simplemente el rol pasivo que les asignamos".

Frente a ello, el Pontífice se comprometió a construir "una comunidad transparente, acogedora, honesta, atractiva, comunicativa, asequible, alegre e interactiva", tal y como los jóvenes han pedido al Papa.

Quiso Francisco dar un mensaje de optimismo, porque "a pesar de nuestras faltas de testimonio, seguís descubriendo a Jesús en el seno de nuestras comunidades. Porque sabemos que donde está Jesús siempre hay renovación, siempre hay oportunidad para la conversión".

"Pareciera que el amor ha muerto, pero nosotros sabemos que no, y tenemos una palabra que decir, algo que anunciar, con pocos discursos y muchos gestos. Porque vosotros sois la generación de la imagen y de la acción sobre la especulación, la teoría", señaló el Papa, subrayando cómo más allá de la pertenencia a una u otra confesión, "a nosotros nos une la fe en Jesús, y es él el que está esperando que lo llevemos a todos los jóvenes que han perdido el sentido de sus vidas".

"El amor no está muerto, nos llama y nos envía. Pidamos el valor apostólico de llevar el Evangelio a los demás y de renunciar a hacer de nuestra vida cristiana un museo de recuerdos", culminó Francisco.

Fuente: periodistadigital.com

+ Noticias