Vayan al mundo y anuncien la buena noticia de Dios (Marcos 16, 15-20)

Publicado: Domingo, 13 Mayo 2018
1
2
socialshare
0
s2sdefault

 

Esta semana celebramos la Ascensión del Señor y la Liturgia nos invita a experimentarnos enviados por Jesús, para ir al mundo a proclamar la Buena Nueva de Dios.

La Ascensión es la experiencia de hacer caminos sin la compañía física de Jesús, sino fiados de la fe que ha nacido de nuestra amistad con Él. Y es que nuestro camino cristiano no puede ser dependiendo infantilmente del Señor, como si fuéramos personas necesitadas de ser conducidas de la mano. Una vida así no mostraría la dignidad de hijos e hijas de Dios.

Jesús se va y cada uno de sus amigos y amigas han de permitir que salga a fuera aquella fuerza de la llamada que nace del encuentro con Él, con la que se puede hacer visible y creíble las señales de salud, vida y salvación de Dios.

Según el evangelista Marcos (16, 15-20), las señales de la compañía de Jesús son: arrojar demonios, hablar lenguas nuevas, agarrar serpientes con las propias manos, el veneno mortal no los dañará e imponer las manos a los enfermos para que queden sanos. Pero como son señales tan gráficas podemos correr el riesgo de pasarlas por alto.

La 1ª señal es arrojar demonios”. Hoy necesitamos seguir arrojando demonios pero con la fuerza de Jesús: arrojar el demonio de la división, quitar el demonio de la sutil soberbia, de la mentira y la mezquindad, etc. Y sobre todo, desterrar de nuestras vidas el demonio que nos hace creer que hacemos el bien cuando lo que hacemos es daño a los demás.

La 2ª señal es “hablar lenguas nuevas”. Y es que hoy, más que ayer, necesitamos hablar en lenguas o lenguajes que lleguen realmente al corazón de las personas. Lenguas que convoquen, que muestre caminos nuevos, que abran puertas y despierten nuevos deseos de vivir.

La 3ª señal es “agarrarán serpientes en sus manos”. Y es que necesitamos deshacer nudos, desenredar conflictos y desatar complejos que mantienen ocultas o huyendo a las personas bajo fachadas de rabias, caprichos o temores y no alcanzan a ver la luz.

La 4ª señal es “si beben un veneno mortal, no serán dañados”. Porque quien lleva dentro de sí a Dios, no se paraliza, no puede morir. Y es que este amor hará que surja una libertad, una entrega y una gratuidad que son más fuertes que la muerte.

La 5ª señal es “impondrán las manos a los enfermos y quedarán sanos”. Y es que hay muchos males y dolencias que claman sanación; soledades y tristezas que urgen compañía. Por eso necesitamos extender nuestras manos a quien padece miedo, hambre, injusticia. Estrechar la mano del que sufre para infundir valor. Abrazar al adversario y trasmitir perdón.

Que la Ascensión del Señor nos abra a una fe viva, a una amistad profunda y a un compromiso que cambie todo miedo en confianza y todo sin sentido en esperanza.

Por: P. Gustavo Albarrán, S.J.

 

Noticia Para Todos los Pueblos

Yo sé que un día llegará y se descubrirá. Jesús con su Palabra será: noticia para todos los pueblos. Noticia para todos los pueblos.

No habrá fronteras para la paz, cantaremos, cantaremos como amigos. En toda mesa sobrará el pan y correremos para ser tus testigos.

Y si hay ancianos en soledad y si el mundo se ha vuelto indolente, y si hay niños sin libro ni hogar, es que Jesús no ha llegado a la gente.

Y si el pobre no encuentra hospital y la violencia se vuelve tan fuerte, y si un hombre no sabe rezar, es que Jesús no ha llegado a la gente.

Ya la gente no puede esperar, este mundo está loco y enfermo, una noticia lo puede salvar: que Jesús venga a todos los pueblos.

La miseria se puede acabar y podrán terminarse las guerras. Con su nombre debemos llenar los rincones de toda la tierra.

Mucha gente no ha oído su voz, no es el centro de todos los hombres; mucha gente lo conoce mal, mucha gente ha olvidado su nombre.

Este mundo lo quiere encontrar, sin saberlo lo busca y lo espera. Tiene sed y quisiera rezar, de Jesús está hambrienta la tierra.

Vayan por el mundo a publicar la noticia. Vayan por el mundo, hagan que triunfe el amor. Vayan por el mundo, combatan tanta injusticia. Vayan por el mundo y que llegue el reino de Dios.

(Miguel Matos sj)

+ Noticias