Sínodo por la Amazonía: Alfredo Ferro SJ abre perspectivas nuevas

Publicado: Miércoles, 09 Octubre 2019
1
2
socialshare
0
s2sdefault

El sínodo especial para la Amazonia acaba de iniciarse en el Vaticano. Es un proyecto querido por el Papa Francisco. Se puede ver su deseo de dar una aplicación concreta a la encíclica sobre “nuestra casa común”, Laudato Si’. Entre los 185 miembros de este sínodo, se encuentran prácticamente todos los obispos de la región amazónica y otras personas que trabajan o están involucradas tanto con los habitantes de la región como a nivel ambiental. Diez jesuitas son miembros de pleno derecho de la asamblea, otros cuatro son miembros del grupo de expertos invitados, otros dos son “auditores”. Finalmente, dos jesuitas forman parte del equipo permanente de la Secretaría general de los Sínodos.

Pedimos al P. Alfredo Ferro, jesuita colombiano y coordinador del Proyecto Panamazônico, que nos diga cuán importante es este sínodo para las personas que viven en la Amazonía y también para la Iglesia católica y para la Compañía de Jesús. Este proyecto de la CPAL (Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y el Caribe) tiene la misión de defender y promover la vida y un medio ambiente sostenible en Panamazonia, en solidaridad con los pobres y excluidos y en particular con los pueblos indígenas. Esto es lo que Alfredo compartió con nosotros.

“Creo que uno de los retos más importantes que tiene la Iglesia al plantearse la pregunta por nuevos caminos y al tener en el foco lo que debería ser la evangelización como misioneros-as, es repensar nuestra práctica en el territorio. La propuesta, a mi manera de ver, se centra en el dialogo intercultural, interreligioso y ecuménico, que supone y requiere una escucha muy profunda. Ya pasaron los tiempos de llevar esquemas mentales que se plasman en una doctrina pesada, lógicas externas que piensan el mundo desde nuestra cosmovisión, ritos occidentales sin tener en cuenta los símbolos y celebraciones propias de los pueblos originarios, etc. Nos debemos replantear nuestro actuar y para ello, es necesario y urgente reconocer los errores y humildemente estar dispuesto no solo a dialogar, sino también a aprender.

 

El hecho de que el sínodo vaya a realizarse en Roma es una forma concreta de globalizar la Amazonia y el que la Amazonia pueda universalizarse, entendiendo que el planeta es de todos y que lo que pasa en la Amazonia nos afecta a toda la humanidad y a los diversos territorios más allá de la Amazonia.

De otro lado, el impulso que le ha dado el Papa Francisco al sínodo y el respaldo a la Iglesia amazónica como tal, es un factor fundamental que catapulta adelante el territorio amazónico y su problemática. El papa acompañará de cerca el sínodo y su desarrollo, debido también al interés concreto que tiene el Santo Padre por alentar cambios y transformaciones en la Iglesia amazónica, que necesariamente tendrán repercusión en las otras Iglesias sean ellas locales, nacionales, continentales o en la misma Iglesia universal. Finalmente, la experiencia de la Red Eclesial Pan amazónica –REPAM, que rompe fronteras y busca una mayor articulación entre las diferentes Iglesias locales y nacionales desde una mirada global ha ayudado y aportado a una comprensión amplia y universal.

Para la Compañía de Jesús, el sínodo será un reto teniendo en cuenta su presencia actual en el territorio amazónico en varios países, donde estamos más de 60 jesuitas. Sin embargo, no es solo un desafío nuestro, sino de todo el cuerpo de la Compañía, que debe asumir un compromiso que comienza por la sensibilización frente a estas realidades que nos tocan a todos y hacer real y concreta, la prioridad que tiene la Conferencia de Provinciales jesuitas de América Latina (CPAL) por la Amazonia. Hoy podríamos decir que es una oportunidad para todos nosotros, reforzada por las Preferencias Apostólicas de la Compañía de Jesús, donde podríamos destacar particularmente la cuarta sobre el Cuidado de la Casa Común.”

 

Fuente: Jesuits Global

 

+ Noticias