Francisco Gismondi, SJ: En Latinoamérica somos muy simples en nuestro estilo de vida

Publicado: Lunes, 10 Junio 2019
1
2
socialshare
0
s2sdefault
 
Del lunes 3 al miércoles 5 de junio, la oficina central de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y el Caribe (CPAL), en Lima (Perú), recibió la visita del P. Francisco Gismondi S.J. de la Provincia Argentina-Uruguaya, encargado de ser el revisor de la administración de la CPAL. A continuación compartimos una entrevista realizada por el Equipo de Comunicación Institucional.

 

¿En qué cosiste ser el revisor de la administración de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y el Caribe (CPAL)?

Es una especie de auditor de la Compañía que se pone para que internamente nos controlemos. Uno envía un informe directamente al P. General de la revisión que ha realizado en la conferencia, y el Presidente de la CPAL envía otro informe; para que luego en Roma puedan tener dos informaciones y puedan cotejarla con la información que envía el revisor. La idea es que le permitan al Gobierno General decidir que recomendaciones puede dar en temas financieros.

En las últimas décadas, porque cada vez somos menos y no hay mucha gente preparada en estos temas administrativos, se buscan a compañeros de otras provincias para que realicen este trabajo; como por ejemplo, yo también soy el revisor de la Provincia de Chile y a partir de este año, nuevamente soy el administrador provincial de mi provincia, Argentina-Uruguay y a su vez, tengo la responsabilidad de revisar la administración de la CPAL.

Aquí en la CPAL, la revisión es primera vez que se hace; porque si bien las conferencias no son provincias, están manejando económicamente fondos y/o recursos para aquellas áreas que tienen bajo su responsabilidad. En el caso de Latinoamérica es muy fuerte el tema de los Centros de Formación Interprovincial, la teología y algunos trabajos de redes. La idea es ver cómo están esos números, cómo están registrados, sugerir alguna idea de cómo llevarlos o administrarlos.

¿Nos podrá contar un poco su experiencia de 8 años en Roma, como asistente del P. General en asuntos económicos y financieros de las Provincias de habla castellana y asociadas?

Tenía que hacer el trabajo de revisor o auditor de la Compañía en general, visitaba las provincias y a los administradores, y daba un informe al Padre General. A partir del año 2009 lo que hice fue viajar más que todo a las reuniones de los administradores que tenían en cada asistencia… tenía dos en Europa, una en África y una en América Latina, que serían cuatro reuniones al año. Allí, aprovechaba a visitar los economatos y a veces a alguna provincia vecina. Ya no era la visita a toda la provincia, sino a la administración para ver como se gestionaba y dar algunas ayudas según mi conocimiento.

Y estando en Roma, toda la información que el Padre General recibía, bien sea, de informes, proyectos, asuntos o problemas que tenían que ver con lo económico… toda esa información normalmente el asistente del Padre General me la enviaba a mí para que la pudiera leer y emitir una opinión, y en base a eso el Asistente elaboraba una respuesta. Simplemente era una visión técnica de los asuntos económicos.

Estuve ocho años en Roma y ciertamente estar allí te abre mucho la cabeza, porque tener contacto con mucha gente, te da una visión muy amplia de lo que es la Compañía, de lo que es la Iglesia, de lo que es el mundo y verdaderamente es una riqueza muy grande. Entonces, haber podido compartir la propia experiencia y conocer otra, verdaderamente cambia la manera de ver la realidad.

Una de las cosas que capitalicé cuando volví a mi trabajo en Argentina es la manera de ver las cosas; me sorprendí de mí mismo de las problemáticas que me traían del día a día, porque los problemas que me traían son mínimos en comparación a los problemas que uno ha visto y escuchado desde Europa… como problemáticas de inmigración, los conflictos del Medio Oriente, la India y escucharlos y verlos, todo eso minimiza cualquier otra cosa de lo que vivimos a diario.

Con la visión general de la Compañía que ha podido experimentar, ¿cómo ha visto el trabajo de optimización de recursos en América Latina?

Comparando con otros, yo sentía mucho orgullo por América Latina, la verdad es que estamos bastante bien. Por lo menos, cuando me tuve que meter a África, aunque África en un mundo totalmente distinto, era difícil llevar una solución de parte nuestra porque los africanos tienen que encontrar sus respuestas ellos mismos, pero es una región muy comparable con Latinoamérica.

África tiene muchos más recursos inclusive globalmente porque han sido muy ayudados por Estados Unidos y Europa, pero tienen todo por hacer… universidades, obras, colegios; están empezando. En cambio, Latinoamérica tiene mucha historia y mucho desarrollo… y en ese sentido, pareciera que somos menos pero tenemos más. Y, comparando con Europa, lo que yo veía en Latinoamérica es la mezcla cultural que tenemos. Esto, nos permite tener una movilidad social y una amplitud en el manejo de nuestras cosas.  Por ejemplo, en Europa se ven divisiones muy fuertes que nosotros no las tenemos y eso creo que nos ha dado una gran sencillez de vida.

A mí la Provincia de España me impresiona mucho, porque tienen muchos recursos pero son muy austeros en su manera de vivir. En África por lo menos, son muy pobres pero se van a Europa o Estados Unidos y quieren ser como ellos… entonces, eso le juega en contra.

Nosotros, hay de todo pero creo que también somos sencillos, sin embargo, dentro de Latinoamérica tenemos muchas diferencias y muchos extremos que tienen que ver con la identidad de cada país y que ha ayudado a la historia de cada país económicamente. Por lo menos hablaré de Argentina, mi provincia, los argentinos creemos que nos las sabemos todas y económicamente hemos hechos desastres, nos remitimos simplemente a la historia de Argentina hoy, no sale del pozo. Bueno, los jesuitas tenemos exactamente la misma historia, no hemos tenido una buena gestión administrativa como si la han tenido otros, y tiene recursos suficientes. Creo que hay esas diferencias y variedades, pero a nivel de estilo de vida somos muy simples, nos arreglamos y nos conformamos con poco en comparación a otras regiones del mundo.

De izquierda a derecha: P. Luiz Fernando Klein S.J., P. Francisco Gismondi S.J., P. Hermann Rodríguez S.J., P. Roberto Jaramillo S.J.

 

Oficina de Comunicación Institucional - CPAL

+ Noticias