Noviembre 2018: La puesta en común del discernimiento personal

Publicado: Martes, 06 Noviembre 2018
1
2
socialshare
0
s2sdefault

Por: José Luis Serra Martínez, SJ

Cd. De México, 6 de octubre de 2018

 

[…] El discernimiento espiritual […] intenta reconocer la presencia del Espíritu de Dios en la realidad humana y cultural, la semilla ya plantada de su presencia en los acontecimientos, en las sensibilidades, en los deseos, en las tensiones profundas de los corazones y de los contextos sociales, culturales y espirituales.

Papa Francisco[1]

…al darnos el Espíritu Santo, Dios ha derramado su amor en nuestros corazones. 

Rom 5, 5

 

1. Introducción

En diversos países de América Latina se ha favorecido el compartir a un grupo el discernimiento personal. El grupo se convierte en acompañante espiritual de cada uno de sus miembros.  Este artículo, entresacado del libro “Encontrar a Dios en todas las cosas”[2] quiere presentar una experiencia práctica de como hacerlo.

Supone personas que son fieles a su discernimiento personal, primero día con día, luego, siguiendo distintas trayectorias de una época concreta de su vida, y donde buscan clarificar la tónica de la presencia del Espíritu Santo en este periodo determinado. El discernimiento personal, si no se comparte, tiene el riesgo de que se convierta en un proceso totalmente subjetivo. Por eso es importante compartirlo con alguien que nos conozca, que sepa ser imparcial con la persona, que pueda ayudarle a esclarecer la presencia del Espíritu —o del mal espíritu— en su vida. Por eso es bueno compartirlo con el acompañante espiritual. Sin embargo, en muchos casos es difícil tener un acompañante espiritual. En su lugar, hay un grupo, varias personas que me pueden ayudar a clarificar, a objetivar mi discernimiento. Para un grupo como éste la puesta en común del discernimiento personal puede ser un método para que entre varias personas se puedan ayudar en la objetivación de los discernimientos personales.

2. Precisiones de los términos utilizados

 

  1. Discernimiento: en cuanto a búsqueda de lo que agrada a Dios (Rom 12, 2; Fil 1, 18; 1 Jn 4, 1; etcétera) es una actitud espiritual constitutiva de toda la vida verdaderamente cristiana. “Buscar y hallar la voluntad de Dios”; “Que su majestad, por su infinita y suma bondad nos quiera dar su gracia cumplida, para que su santísima voluntad sintamos y aquella enteramente la cumplamos” (Ignacio de Loyola). El discernimiento toca más a la asunción de actitudes que, posteriormente, favorecerán el afrontar los hechos de la vida cotidiana desde el proyecto de Jesús.
  2. Deliberación: toma de decisiones de importancia, sea de una persona, sea de un grupo, en función de su proyecto de vida, su Principio y Fundamento, su misión. Por ejemplo, la deliberación de un estado de vida, la decisión de asumir o dejar algún apostolado o trabajo importante, de cerrar una obra… Toda deliberación supone un proceso de discernimiento.
  3. Personal: Es la persona quien busca en su vida, en su oración, en su contexto familiar, laboral, social como sumarse al proyecto de vida de Dios, esto es, ser consciente del influjo del Espíritu Santo en la persona, que desde el propio carisma edifica la comunidad desde el amor y la caridad.
  4. Puesta en común del discernimiento personal: es cuando una persona comunica a un grupo, a una comunidad de hermanas o hermanos su discernimiento personal, para que ayude a cada a uno a confirmar la manera de ir haciendo el discernimiento y los frutos que se van consiguiendo.

Para leer completo, haz clic aquí.

 

[1] Discurso del Santo Padre Francisco a la comunidad de los escritores de "La Civiltà Cattolica" (14 de junio de 2013).

[2]   José Luis Serra Martínez, SJ, “Encontrar a Dios en todas las cosas. Curso de Discernimiento”,  Buena Prensa (agosto, 2018), México.

+ Espiritualidad