Los Ejercicios Espirituales: Segunda Semana

Publicado: Martes, 29 Octubre 2019
1
2
socialshare
0
s2sdefault

 

Continuamos con las partes 3 y 4 de los comentarios que Josep M. Rambla, SJ hace sobre los Ejercicios Espirituales. En estos dos fascículos el autor comenta la segunda semana de los Ejercicios:

El ejercitante termina la primera semana sintiéndose salvado, experiencia de la misericordia. En este acontecimiento de su historia personal se ha desarrollado una reacción profunda, porque la salvación es haber experimentado una relación con el que ha venido no a condenar, sino a salvar, y la del que ha vivido el gozo de la salvación. Esta relación tan íntima y tan gratuita lleva de modo connatural a la gratitud. A partir de la segunda semana la experiencia espiritual es el desarrollo de esta respuesta a la cercanía bondadosa y gratuita de Dios. La respuesta, puesto que de relación amorosa se trata, ha de ser una respuesta existencial, desde lo profundo de la persona. Por esto el ejercitante deberá seguir en el camino de la liberación personal, de los afectos desordenados, para centrar su afectividad en Jesús, el Señor, y así ser capaz de hacer una elección evangélica.

1.1 Objetivo.

Este ejercicio ha de ayudar a vivir una experiencia de adhesión personal y plena a cristo, como lo único decisivo para un cristiano. Se trata de experimentar algo así como la reacción de Pedro ante la interpelación de Jesús: «Vosotros, ¿también os queréis ir?» Y la respuesta de Pedro: «Señor, ¿a quién iremos…?» el texto ignaciano insiste en «conmigo», porque no se trata de que el ejercitante se lance a una empresa más o menos seductora y con gran generosidad, sino que se deje arrastrar por el amor desmedido a una persona, a Jesús, quien desde luego le conducirá a la entrega generosa a su proyecto del reino de Dios. Probablemente en la composición de este ejercicio confluyeron de una parte los ideales caballerescos de Ignacio, que todavía estaban en su mente en el momento de su vigilia en Montserrat (cf. au 17,1-3), y de otra, su fe profunda aunque elemental en cristo como único Señor universal, alimentada por lecturas como la de la Vita Christi o por el impacto de la tradición cristiana que de forma viva, pero no literaria, iba asimilando.

Para leer completo, haz clic aquí.

+ Espiritualidad